Etiopía: 1 de cada 4 niños refugiados en Pagak sufre de desnutrición peligrosa – Etiopía


Acción contra el Hambre advierte sobre una creciente emergencia nutricional a medida que el COVID-19 deja a miles de refugiados sursudaneses varados en la frontera

Action Against Hunger, el especialista mundial en el hambre sin fines de lucro, advirtió hoy sobre una creciente crisis alimentaria en Etiopía. Los datos publicados recientemente revelan que casi uno de cada cuatro niños refugiados de Sudán del Sur recién llegados a Gambella sufre de desnutrición potencialmente mortal. Los casos de COVID-19 en el país se han más que triplicado en el último mes, lo que complica los esfuerzos para combatir el hambre.

Action Against Hunger realizó una evaluación masiva de niños refugiados menores de cinco años en 1955 en el centro de recepción de Pagak del 13 al 17 de julio de 2020, y los datos publicados hoy muestran que 23.6 % sufría de desnutrición aguda, incluido el 5% de desnutrición aguda severa, la forma más mortal de hambre. Esta prevalencia es más del doble de lo que la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados considera una emergencia de salud pública grave.

Después de que estalló el conflicto en algunas partes de Sudán del Sur en mayo, más de 8.200 personas buscaron refugio en la vecina Etiopía y llegaron al centro de recepción de Pagak, una estación temporal instalada en mayo antes del cierre de la frontera. debido a COVID-19. Normalmente, el proceso de reasentamiento de refugiados transferiría a los recién llegados del centro de recepción temporal a campamentos más establecidos en un plazo de dos a tres semanas. Actualmente, el proceso de reubicación se ha retrasado durante varios meses debido a las restricciones de COVID-19 y la falta de kits de prueba.

Action Against Hunger está proporcionando tratamientos nutricionales que salvan vidas a los niños de Pagak, pero el centro de acogida no tiene instalaciones hospitalarias, servicios de agua y saneamiento deficientes y no tiene instalaciones de saneamiento. Una capacidad limitada para proporcionar otros apoyos esenciales. Muchos refugiados necesitan tratamiento médico adicional por desnutrición, COVID-19 u otros problemas de salud, pero el centro de salud más cercano está a 56 km de distancia, sin un sistema de transporte confiable. La desnutrición puede complicar la enfermedad, y los niños desnutridos tienen 12 veces más probabilidades de morir que sus compañeros bien alimentados.

“Estamos profundamente preocupados por la salud de estos niños”, dijo Beza Abebe, directora del programa de Etiopía Acción contra el Hambre. “Esta población vulnerable no tiene acceso a suficientes alimentos, agua potable y los servicios de salud necesarios para prevenir la desnutrición. Además de esta crisis, COVID-19 representa una amenaza real para los refugiados, las comunidades de acogida y los trabajadores humanitarios. La gente está desesperada y asustada. Estamos ante una verdadera emergencia.

Las altas tasas de desnutrición en Pagak están relacionadas con la baja disponibilidad de alimentos nutritivos, el acceso limitado al agua, el saneamiento y la higiene, y malas prácticas de alimentación de lactantes y niños. En abril, la falta de financiación del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas redujo las raciones de alimentos para los refugiados en Etiopía en un 30 por ciento, otro factor que contribuye a las tasas de hambre en Pagak y la región de Gambella en general, que alberga más de 750.000 refugiados.

Los asentamientos superpoblados y el acceso limitado a los servicios de agua, saneamiento e higiene hacen que la prevención del COVID-19 sea extremadamente difícil en Gambella, que está experimentando una mayor transmisión comunitaria. Con 595 casos confirmados actualmente en Gambella, los expertos de Action Against Hunger creen que la tasa de infección real podría ser mucho mayor.

“Si bien ahora todos los nuevos refugiados deben someterse a pruebas del virus, los suministros de prueba y el EPP son limitados. Sospechamos que muchas personas están evitando hacerse las pruebas debido al severo estigma y al miedo que acompañan al COVID-19 ”, dijo Abebe. “Estamos brindando educación sanitaria para detener la propagación del COVID-19 y la desnutrición, así como apoyo de salud mental para refugiados y trabajadores de primera línea. En las últimas semanas hemos visto un fuerte aumento en las admisiones a nuestros centros de salud en otras partes de la región de Gambella. "

“Desafortunadamente, Pagak no está solo. En toda la región, millones de personas pasan hambre ”, dijo Hajir Maalim, director regional de Acción contra el Hambre para el Cuerno y África Oriental. “Aunque se necesitarán meses para que se publiquen los datos oficiales sobre desnutrición, los primeros indicadores son claros. La comunidad mundial debe unirse para librar esta guerra en dos frentes, el hambre y la pandemia. "

Acción contra el hambre en Etiopía

En funcionamiento desde 1985, los equipos de Acción contra el hambre en Etiopía brindan nutrición, seguridad alimentaria, salud mental, agua, saneamiento e higiene vitales a las comunidades más necesitadas. En 2019, sus 615 empleados llegaron a más de 950.000 personas con programas sensibles al género para promover la seguridad alimentaria y los medios de vida; tratamiento de la desnutrición; y servicios de agua, saneamiento e higiene que promuevan la resiliencia a largo plazo.

Action Against Hunger es el experto mundial en hambre y el líder de un movimiento mundial para poner fin al hambre del bien que amenaza la vida en nuestras vidas. Durante más de 40 años, la organización humanitaria y de desarrollo ha estado en primera línea, tratando y previniendo el hambre en casi 50 países. Sirvió a más de 21 millones de personas solo en 2018.

ACNUR intensifica su apoyo a Beirut después de una explosión masiva – Líbano


Este es un resumen de lo que dijo el portavoz del ACNUR, Charlie Yaxley, a quien se puede atribuir el texto citado, en la conferencia de prensa de hoy en el Palacio de las Naciones en Ginebra. .

El ACNUR, la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados y otros socios humanitarios en el Líbano se apresuran a apoyar la respuesta dirigida por el gobierno luego de la explosión mortal y devastadora que devastó Beirut este martes 4 de agosto.

Dado el impacto de la explosión masiva, nos preocupa que las víctimas y los heridos también incluyan refugiados que viven en Beirut. Algunas de las áreas severamente afectadas por la poderosa explosión incluyeron vecindarios que albergaban refugiados y, aunque seguimos evaluando la situación, hemos recibido informes iniciales, pero no confirmados, de varias muertes entre los refugiados en Beirut. Estamos trabajando con equipos de ayuda y otros trabajadores de ayuda para ayudar a identificar y apoyar a las familias en duelo.

Se cuenta todo el personal del ACNUR.

Nuestros esfuerzos humanitarios inmediatos se centran en tres áreas clave: vivienda, salud y protección.

Cientos de miles de personas vieron sus casas dañadas total o parcialmente por la explosión. La necesidad de refugio es enorme. El ACNUR está haciendo existencias nacionales de kits de refugio, láminas de plástico, salas de roce y decenas de miles de otros artículos esenciales, incluidas mantas y colchones, disponibles para su distribución. y uso inmediato.

La continua respuesta de salud del ACNUR al COVID-19 continúa en esta última emergencia. La semana pasada se completó una primera fase de expansión de la capacidad de camas de hospital y unidades de cuidados intensivos, incluso con suministros y equipos médicos, ventiladores y camas de pacientes. Una segunda fase se está acelerando debido a la saturación de los hospitales. Este apoyo ayudará a reducir la presión sobre los hospitales actualmente abrumados y permitirá que más pacientes sean tratados rápidamente. Estas capacidades adicionales están disponibles para cualquiera que las necesite.

La protección es otra área crítica de intervención en la respuesta de emergencia actual, particularmente la salud mental y el apoyo psicosocial. Los centros de acogida del ACNUR en todo el país, incluso en Beirut, están abiertos para casos críticos / de emergencia, con todas las medidas de distanciamiento social relacionadas con COVID, y el Centro d & # 39; Las llamadas nacionales y las líneas telefónicas regionales en todo el país han sido totalmente equipadas para responder a las solicitudes de asistencia. .

La explosión masiva se suma a la ya severa crisis económica que ha empujado a muchos libaneses y refugiados a la pobreza, lo que ha empeorado aún más por la pandemia de COVID-19. El ACNUR hace un llamado a la comunidad internacional a apoyar al Líbano, mostrar solidaridad y brindar un apoyo oportuno y significativo al Líbano y a los libaneses que han recibido generosamente a los refugiados.

Para obtener más información sobre este tema, comuníquese con:

  • En Beirut, Lisa Abou Khaled, aboukhal@unhcr.org, +961 7188070
  • En Amman, Rula Amin, aminr@unhcr.org, +962 790 04 58 49
  • En Amman, Andreas Kirchhof, kirchhof@unhcr.org, +962 791 825 473
  • En Ginebra, Andrej Mahecic, mahecic@unhcr.org, +41 79642 97 09
  • En Nueva York, Kathryn Mahoney, mahoney@unhcr.org, +1 347 443 7646

Expertos de la ONU: las sanciones resultan mortales durante la pandemia de COVID, las exenciones humanitarias no funcionan – World


Ginebra (7 de agosto de 2020) – Los residentes de países bajo sanciones no pueden protegerse contra COVID-19 o recibir un tratamiento que les salve la vida si enferman porque las exenciones humanitarias de las sanciones no funcionan, dijo hoy Hoy de los expertos en derechos humanos de la ONU *.

"Las sanciones son una fuente de sufrimiento y muerte en países como Cuba, Irán, Sudán, Siria, Venezuela y Yemen", dijo Alena Douhan, relatora especial sobre el impacto negativo de medidas coercitivas unilaterales sobre el disfrute de los derechos humanos. "Las sanciones deben levantarse, o al menos aligerarse, para que las personas puedan pagar artículos básicos como jabón y desinfectantes para mantenerse saludables, y para que los hospitales puedan pagar ventiladores y desinfectantes". otro equipo para mantener viva a la gente.

Dijo que nada ha mejorado desde que pidió en abril que se levantaran todas las sanciones unilaterales que impiden que los estados sancionados aborden adecuadamente la pandemia de COVID. 19, o desde que las Sociedades Internacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja lanzaron un llamamiento similar.

"Las sanciones que se impusieron en nombre de la defensa de los derechos humanos de hecho están matando a las personas y privándolas de sus derechos básicos, incluidos los derechos a la salud, la alimentación y la vida misma". , dijeron Douhan y otros expertos de la ONU. El agua, el jabón y la electricidad que necesitan los hospitales, el combustible para la entrega de bienes vitales y los alimentos son escasos debido a las sanciones.

"Renovamos nuestro llamado a los países para que sancionen urgentemente el levantamiento, la suspensión o la minimización de sus sanciones para que las drogas, el equipo médico, los alimentos y el combustible puedan pasar", dijeron los expertos.

Elogiaron los esfuerzos de muchos estados, organizaciones intergubernamentales y organizaciones no gubernamentales para tratar de ayudar a los países sancionados a luchar contra COVID-19. "Damos la bienvenida especialmente a la voluntad de la Unión Europea, Reino Unido, Suiza, Rusia, China, Estados Unidos y otros donantes de enviar suministros médicos esenciales ".

Sin embargo, en lugar de procedimientos largos y a menudo costosos para obtener exenciones humanitarias de las sanciones, los expertos de la ONU dijeron que las exenciones deberían otorgarse bajo la presunción de que el propósito declarado es de hecho humanitario, con la carga de la prueba puesta. otros para mostrar que no lo es. .

"Para garantizar los derechos humanos y la solidaridad durante la pandemia, las licencias para la entrega de ayuda humanitaria deben proporcionarse de la manera más simple, preferiblemente de forma automática a pedido. "Dijo Douhan. "Las personas y las organizaciones humanitarias involucradas en la entrega de dicha ayuda no deben en ningún caso estar sujetas a sanciones secundarias".

Termina

Los expertos: Sra. Alena Douhan, Relatora Especial sobre el impacto negativo de las medidas coercitivas unilaterales en el disfrute de los derechos humanos; Obiora Okafor, experto independiente en derechos humanos y solidaridad internacional; Sra. Tlaleng Mofokeng, Relatora Especial sobre el derecho a la salud física y mental; Sr. Michael Fakhri, Relator Especial sobre el derecho a la alimentación; Sra. Agnès Callamard, Relatora Especial sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias.

Los relatores especiales son parte de lo que se conoce como *Procedimientos especiales del Consejo de Derechos Humanos. Procedimientos especiales, el mayor cuerpo de expertos independientes en el sistema de derechos humanos de las Naciones Unidas, es el nombre general de los mecanismos independientes de investigación y monitoreo del Consejo que se ocupan de situaciones nacionales específicas, o temas temáticos en todas las regiones del mundo. Los expertos en procedimientos especiales trabajan de forma voluntaria; no son personal de las Naciones Unidas y no reciben un salario por su trabajo. Son independientes de cualquier gobierno u organización y sirven a título individual. * *

Para obtener más información y **** consultas de medios ****, comuníquese con Sharof Azizov (+41 22917 9748 / *sazizov@ohchr.org) *

Para consultas de los medios con respecto a otros expertos independientes de las Naciones Unidas, comuníquese con Ms.Kitty McKinsey (kmckinsey@ohchr.org)

Siga las últimas noticias de los expertos independientes de derechos humanos de la ONU en Twitter@UN_SPExperts.

Las inundaciones expulsan a más de 650,000 somalíes de sus hogares en 2020 – Somalia


Este es un resumen de lo que dijo el portavoz del ACNUR, Charlie Yaxley, a quien se puede atribuir el texto citado, en la conferencia de prensa de hoy en el Palacio de las Naciones en Ginebra. .

Más de 150,000 somalíes se han visto obligados a huir de sus hogares desde finales de junio, incluidos unos 23,000 la semana pasada, debido a inundaciones repentinas y ríos en partes del sur de Somalia. Las evaluaciones rápidas indican que las comunidades de Hirshabelle y los estados del suroeste están entre las más afectadas. El año ha estado marcado por inundaciones extremas, que han desplazado a más de 650,000 personas en todo el país desde el comienzo del año.

Muchos de los recién desplazados ahora viven en refugios improvisados ​​superpoblados construidos con ropa vieja, bolsas de plástico, cartones y palos en sitios de desplazados internos que ya son terribles. Tal refugio ofrece poca protección contra los elementos y pone a las familias en mayor riesgo de delitos como robo y violación.

La comida es escasa y muchos pasan hambre con el aumento de la desnutrición infantil que los pone en riesgo de morir de hambre. En algunas áreas, los precios de los alimentos básicos, especialmente la leche y las verduras, han aumentado entre un 20 y un 50 por ciento.

Las condiciones sanitarias son malas y el acceso a la atención médica es limitado. Los socios de salud advierten sobre el riesgo de diarrea, enfermedades transmitidas por vectores, infecciones del tracto respiratorio y otras enfermedades transmisibles que se están extendiendo rápidamente entre la población desplazada. Aunque no se han informado brotes importantes de COVID-19, las pruebas siguen siendo extremadamente limitadas y la congestión y las condiciones insalubres son riesgos de transmisión a gran escala. El ACNUR, la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados, proporcionó elementos esenciales como mantas, bidones y láminas de plástico, así como refugio y dinero en efectivo a miles de personas. familias afectadas Las distribuciones continuarán en los próximos días y semanas, llegando a un total de unas 70,000 personas que enfrentan mayores vulnerabilidades, incluidas mujeres, mujeres, niños, personas con discapacidades, ancianos y miembros enfermos y vulnerables. de la comunidad de acogida.

La asistencia del ACNUR llega a algunas de las áreas más afectadas en Banaadir, el suroeste, Hirshabelle, Jubbaland, Puntland y Galmaduug. El gobierno federal de Somalia también ha respondido a las inundaciones, incluso en las últimas semanas destinando $ 500,000 para hacer frente a las inundaciones en el estado del suroeste. Sin embargo, a pesar de estas intervenciones, se necesita más apoyo humanitario para abordar las inseguridades en las áreas de alimentos, agua y saneamiento, refugios de emergencia y servicios de salud.

Más personas corren el riesgo de ser desplazadas ya que es probable que continúen las inundaciones en algunas áreas. Según el último informe de aviso de inundación de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, los niveles de agua en el río Shabelle continuarán aumentando debido a las fuertes lluvias.

Las últimas inundaciones indican un patrón perturbador donde las condiciones climáticas extremas están aumentando en frecuencia e intensidad. Para junio de 2020, las inundaciones repentinas y las inundaciones fluviales causadas por las lluvias estacionales desplazaron a más de 450,000 personas en el país. Con las inundaciones de 2018 y 2019 desplazando a 281,000 y 416,000 personas respectivamente, las cifras de desplazamiento de inundaciones muestran una tendencia creciente año tras año. Las emergencias climáticas recurrentes en Somalia tienen efectos devastadores en las comunidades que dependen en gran medida de la agricultura y el pastoreo para su subsistencia.

Las inundaciones y el aumento del desplazamiento se producen en el contexto de la lucha en curso de Somalia para frenar la propagación de Covid-19, que tiene un impacto desproporcionado en los más vulnerables, incluidos los desplazados. El gobierno somalí, el ACNUR y los socios humanitarios continúan trabajando en los campamentos de desplazados internos en todo el país para proporcionar suministros médicos, equipo de protección personal (EPP) a las comunidades de acogida desplazadas y vulnerables. apoyo de higiene y saneamiento y asistencia en efectivo. El ACNUR insta a los propietarios de tierras en todo el país a mantener una moratoria sobre los desalojos en estas circunstancias extremadamente difíciles.

Se necesita el apoyo urgente de la comunidad internacional para mantener los esfuerzos de ayuda. Hasta la fecha, ACNUR ha recibido solo el 33% de los $ 154.4 millones necesarios para sus esfuerzos humanitarios en Somalia, incluso para aproximadamente 2.6 millones de desplazados internos y 30,000 refugiados y buscadores. Asilo alojado en el país.

Para obtener más información sobre este tema, comuníquese con:

  • En Nairobi, Njoki Mwangi, mwangin@unhcr.org, +254720134103
  • En Nairobi, Dana Hughes, hughes@unhcr.org, +254733440536
  • En Ginebra, Charlie Yaxley, yaxley@unhcr.org, +41 79580 8702
  • En Ginebra, Babar Baloch, baloch@unhcr.org, +41 79513 9549
  • En Nueva York, Kathryn Mahoney, mahoney@unhcr.org, +1 347 443 7646

Directora de la OPS advierte sobre interrupciones en servicios de salud esenciales debido a COVID-19 – World


La vacunación de rutina, la atención para la diabetes, la hipertensión y el VIH, así como la salud materna se han visto afectadas. Los países deben y la continuidad de los servicios de salud esenciales junto con la respuesta a la pandemia

Washington DC, 4 de agosto de 2020 (OPS) – Los servicios de salud están siendo interrumpidos en los países de las Américas a medida que los trabajadores de salud son redirigidos para atender pacientes con COVID-19, las personas dudan en buscar atención de rutina debido al temor a infectarse con el nuevo coronavirus, y las cadenas de suministro mundiales de medicamentos y equipos se tensan, dijo hoy la Directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa F. Etienne.

“Sin médicos y encleras disponibles para ofrecer otros servicios esenciales en el primer nivel de atención, incluida la atención relacionada con el embarazo y el manejo de afecciones crónicas como diabetes o enfermedades infecciosas como el VIH, la tuberculosis y la malaria severa, estos servicios afectados o peor aún, se detienen por completo ", explicó Etienne en una conferencia de prensa.

La región "permanencia bajo la fuerte presión de esta pandemia. Al 3 de agosto, las Américas precisaron más de 9.7 millones de casos y más de 365,000 muertes, y estos números continuaron aumentando", reconocieron.

"Más de una cuarta parte de los países que han suspendido las campañas de vacunación de rutina", y "semanas o meses de interrupción aumentarán el riesgo de brotes de enfermedades prevenibles por vacunación, revirtiendo nuestras tendencias de larga data en la Región directa", de la OPS.

En 27 países, la mitad de los programas de diabetes e hipertensión a nivel de atención primaria, según una encuesta, y las visitas relacionadas con el embarazo se reducirán al 40%. Hoy, 11 países de las Américas tienen menos de tres meses de suministro de antirretrovirales. “Si no se vuelve a colocar pronto, las personas que viven con el VIH pueden tener que interrumpir su tratamiento. Quedarse sin estos suministros simplemente no es una opción ", afirmó Etienne.

Una respuesta prolongada a esta pandemia debe incluir la provisión de otros servicios esenciales para salvar vidas. "Los países deben evitar pensar que deben elegir entre restaurar los protocolos y proteger la salud y el bienestar de sus pueblos", especificados.

El OPS hace un llamado a los países a cambiar a esta nueva situación para "rediseñar cómo se brinda la atención esencial e invertir en el primer nivel de atención", usar la telemedicina, las visitas domiciliarias y los programas de extensión comunitaria po Vulnerable ". Al mismo tiempo, también deben mitigar los efectos de COVID-19". Esta no es una opción o la otra, sino que los gobiernos deben lograr ese equilibrio cuidadoso para la salud pública ", instó el Director de la OPS.

“Los países pueden responder a COVID-19 con pruebas y seguimiento de contactos, al tiempo que ofrecen otros servicios esenciales como vacunas y apoyo de salud mental. Un enfoque integrado ahorra tiempo y recursos a los pacientes al tiempo que mejora la calidad de la atención que reciben ", sostuvo. Las inversiones en atención primaria de salud también mejoran la eficiencia, reducen los costos de atención médica permitidos que las hola su capacidad en otras áreas de atención.

"A medida que continuamos en este camino hacia la salud universal, debemos asegurarnos de que nuestros sistemas de salud sean resistentes y que tengan los recursos, los suministros y el personal de salud que necesitan para combatir una pandemia, al tiempo que sufren a las personas sanas y protegidas de otras enfermedades, concluyó Etienne.

17,5 millones de personas afectadas por inundaciones y en riesgo de enfermedad en el sur de Asia – India


Kuala Lumpur / Dhaka / Ginebra, 6 de agosto de 2020 – Las inundaciones del monzón roban a millones de personas de sus hogares y medios de vida, con un riesgo creciente de brotes de enfermedades más mortales cuando se agotan los recursos de salud en el país. punto de quiebre por COVID-19.

Hasta la fecha, casi 17.5 millones de personas han sido afectadas y más de 630 muertas por las grandes inundaciones en India, Bangladesh y Nepal, según cifras del gobierno. La mitad de los distritos de Bangladesh están bajo el agua, dejando a casi un millón de familias varadas en sus aldeas. Las inundaciones y los deslizamientos de tierra en Nepal han dejado casi 200 muertos o desaparecidos. En India, las inundaciones afectaron a casi 12 millones de personas, principalmente en los estados del norte de Assam y Bihar.

Feroz Salah Uddin, Secretario General de la Sociedad de la Media Luna Roja de Bangladesh, dijo: "Esta es una de las mayores inundaciones del monzón que hemos enfrentado en muchos años y lo peor es posiblemente -por venir a medida que enfrentamos riesgos crecientes de malaria, dengue, diarrea, etc. empeoramiento de la pandemia de COVID-19. "

Las inundaciones de la temporada del monzón significan que una alta proporción de la población en el sudeste asiático es vulnerable a enfermedades como el dengue, la malaria, la leptospirosis y el cólera. En 2019, Bangladesh experimentó su epidemia de dengue más mortal con más de 101,000 casos y casi 180 muertes. India ha informado que 136,000 personas han sido infectadas con la enfermedad y muchas han sido hospitalizadas.

Los años anteriores muestran cuán devastadoras pueden ser estas enfermedades para las comunidades del sur de Asia, por lo que los equipos de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja en la región intensifican urgentemente sus actividades de divulgación. respuesta a las inundaciones, que incluye distribuir mosquiteros y trabajar con las comunidades para reducir su exposición a enfermedades como la malaria y el dengue.

Las restricciones de COVID-19 han obstaculizado los esfuerzos para destruir los criaderos de mosquitos y educar a las comunidades sobre cómo prevenir la propagación de enfermedades como el dengue y la malaria, antes de la temporada de monzones de este año. Al mismo tiempo, las restricciones en el movimiento de personas y el aumento de las pruebas para COVID-19 pueden ayudar a evitar que otras enfermedades exploten por ahora.

El Dr. Abhishek Rimal, Coordinador Regional de Salud de Emergencia, Asia-Pacífico, Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR) dijo: “Los vastos mares interiores de agua El crecimiento estancado crea un caldo de cultivo ideal para los mosquitos, con un riesgo creciente de enfermedades como el dengue y la malaria. . Millones de personas también se reúnen en espacios confinados o duermen en refugios temporales con acceso limitado a alimentos, agua limpia y protección contra mosquitos, creando la tormenta perfecta para la propagación de mosquitos y enfermedades de transmisión por agua.

La mayoría de las camas de hospital, los médicos y los recursos de salud limitados se han redirigido para centrarse en la respuesta COVID-19, ya que India trata más de 50,000 casos registrados por día. Bangladesh y Nepal superaron los 240,000 y 20,700 casos confirmados, respectivamente. El sur de Asia ahora tiene más de 2.2 millones de casos de COVID-19 con temor de que el número total de infecciones sea mucho mayor.

El Dr. Rimal dijo: 'El enfoque crítico en salvar vidas en esta pandemia y prevenir la propagación de COVID-19 ha desviado sus recursos de actividades de prevención como el dengue y la malaria. No se procesan. Estamos viendo evidencia de que las personas son reacias a ir a los centros de salud porque temen que puedan atrapar COVID-19 y enfermarse.

Para más información:

En Dacca: Sajid Hasan, +880 1673 019617, sajid.hasan@ifrc.org

En Kuala Lumpur: Antony Balmain, +60 12 230 8451, antony.balmain@ifrc.org

Ellie van Baaren, +64 21 774 831, ellie.vanbaaren@ifrc.org

El aprendizaje seguro y continuo debería ser una parte integral de la respuesta global a la pandemia de COVID -19 – World


La pandemia de COVID-19 ha resultado en una interrupción sin precedentes en la educación con cierres de escuelas que afectan a más del 90% de los estudiantes en todo el mundo. En el apogeo de la pandemia, las escuelas, universidades y otras instituciones educativas se cerraron en más de 160 países, afectando a 1.600 millones de estudiantes. La crisis expuso vulnerabilidades y amplificó las desigualdades sociales, de género, de aprendizaje y digitales.

Reconociendo la importancia crítica de reafirmar la centralidad de la educación en los esfuerzos mundiales para reconstruir mejor e involucrar a los Estados Miembros con los principales interesados ​​en la educación en la respuesta educativa a la COVID-19, el Grupo de Amigos de la Educación y el Aprendizaje a lo Largo de Toda la Vida y la UNESCO organizaron la reunión de alto nivel 'Educación interrumpida, educación transformada' el 30 de junio 2020

La discusión reunió las voces de los Estados Miembros, los representantes principales del sistema de las Naciones Unidas y los principales interesados ​​en la educación, incluidos la UNESCO, el UNICEF, la Asociación Mundial para Education and Education International, así como representantes del sector privado, docentes y sociedad civil. El panel, moderado por Borhene Chakroun, Director de la División de Políticas y Sistemas de Aprendizaje Permanente, UNESCO, destacó las lecciones aprendidas de la crisis de COVID-19, desde la aplicación de modelos alternativos innovadores de la provisión de aprendizaje hasta las estrategias implementadas para llegar a los más desfavorecidos, así como recomendaciones sobre cómo Hacer que los sistemas educativos sean más resistentes e inclusivos.

En nombre de los copresidentes del grupo de amigos de aprendizaje permanente, ÉL. Lazarus Ombai Amayo, Embajador y Representante Permanente de Kenia ante las Naciones Unidas y Copresidente del Grupo de Amigos, subrayó la importancia del compromiso de los Estados miembros para garantizar el derecho a la educación para todos durante la pandemia y más allá. El Embajador Amayo señaló que los Estados miembros están en condiciones de marcar una diferencia cuando sus respuestas nacionales a la educación se basan en la inclusión y la equidad, el enfoque multilateral, solidaria y una asociación viable, incluso con el sector privado. El Grupo de Amigos pidió una mayor inversión financiera en educación a través de fondos nacionales sostenidos y cooperación internacional para garantizar el acceso a la tecnología y la educación durante la pandemia de COVID. 19 y sus consecuencias. Además, el Grupo alentó a los miembros de las Naciones Unidas a comprometerse a promover la centralidad del derecho a la educación y la continuidad del aprendizaje como clave para el éxito de COVID 19 respuesta y recuperación en varios procesos de toma de decisiones en la Sede de las Naciones Unidas.

De parte de UNESCO, Stefania Giannini, Subdirectora General de Educación, informó a los participantes sobre la respuesta educativa a la crisis mundial en el mundo. Señaló que sin una acción oportuna, 17 millones de niños y jóvenes corren el riesgo de no volver a la escuela el próximo año, refiriéndose también a los hallazgos del último Informe de Monitoreo Global. educación que estima que alrededor del 40% de los países más pobres apoyan a los estudiantes en riesgo durante la crisis COVID-19. El Jefe de Educación de la UNESCO hizo un fuerte llamamiento a los Estados Miembros para que apoyen la provisión de educación, que es crucial para todos Agenda 2030, y reafirmamos el compromiso colectivo de garantizar que nadie se quede atrás.

La educación es la base del desarrollo sostenible y la paz. Debería estar en el centro de la agenda política de los gobiernos para una recuperación sostenible e inclusiva: Stefania Giannini, Subdirectora General de Educación, UNESCO.

Teniendo la educación como una de sus principales prioridades, la Presidente de la 74ª sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas, Excmo. Sr. Tijani Mohammed Bande, señaló que la interrupción de la educación causada por la pandemia no solo había afectado los logros básicos de alfabetización de los estudiantes, sino que también había amenazado sus habilidades analíticas y habilidades de pensamiento crítico. permitiendo practicar el diálogo intercultural y la tolerancia hacia diferentes creencias, culturas y valores. Instó a los donantes a cerrar la brecha anual de financiación de la educación e integrar la educación en su respuesta para aliviar el conflicto, el hambre, la pobreza y la inestabilidad, lo que debilita la capacidad de los niños para aprender. El Presidente de la Asamblea General alentó a los países a reasignar al menos el 4% del PIB o al menos el 15% del gasto público a la educación, y a los donantes a cumplir el objetivo de las Naciones Unidas de 0.7% del ingreso nacional bruto a ayuda extranjera y asignar 10% a ayuda para educación primaria y secundaria.

Amina Mohammed, Vicesecretaria General de las Naciones Unidas y Presidenta del Grupo de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible, informó a los Estados Miembros sobre los esfuerzos del sistema de las Naciones Unidas para abordar los efectos adversos de la pandemia. En particular, elogió a todos los socios educativos por movilizarse durante esta crisis y unirse a la Coalición Global para la Educación COVID-19 convocada por la UNESCO para proporcionar mejores datos, políticas, prácticas y consejos prácticos para los gobiernos. El Secretario General Adjunto subrayó la necesidad de reinventar la educación y garantizar que esté a la vanguardia y en el centro de los esfuerzos globales de respuesta y recuperación de COVID-19 para poder ; acelerar la acción hacia nuestros objetivos para 2030 y equipar a los jóvenes con las habilidades del siglo XXI.

Robert Jenkins, Jefe Global de Educación, UNICEF, destacó el enfoque en llegar a los más marginados. A medida que las escuelas en muchos países comienzan a reabrir, llamó la atención sobre el Marco de Reapertura Escolar, desarrollado por la UNESCO, UNICEF, el Programa Mundial de Alimentos y el Banco Mundial. Este marco ya está siendo utilizado por muchos países para guiar las discusiones de reapertura en todo el mundo. El Sr. Jenkins también destacó la necesidad de mejorar las habilidades y los resultados de aprendizaje de todos los alumnos a través de una mejor pedagogía y apoyo docente. Finalmente, el representante de UNICEF destacó la importancia de un enfoque integral, que tenga en cuenta el bienestar socioemocional de los niños, las escuelas seguras y la higiene.

Alice Albright, Directora Ejecutiva, Alianza Global para la Educación, centró su intervención en el aspecto importante de movilizar apoyo para la continuidad del aprendizaje para todos los niños y jóvenes, especialmente aquellos de los entornos más vulnerables. Instó a los Estados miembros y socios a mantener la educación en un lugar destacado en la agenda de financiamiento, invirtiendo en educación, asociaciones, reduciendo la brecha digital y integrando instrumentos financieros innovadores.

Traer el punto de vista de maestros y educadores, Haldis Margrete Holst, Vicesecretaria General, Internacional de la Educación, pidió que se invite a los profesionales de la educación a sentarse con los responsables políticos y los encargados de tomar decisiones para dar forma a la respuesta educativa. Hizo hincapié en la importancia de confiar y apoyar a los profesionales de la educación en el campo con las herramientas y la tecnología necesarias, y subrayó que esta última es una herramienta, pero no un reemplazo para los maestros.

Los participantes también escucharon una presentación de Salman Khan, fundador de la Academia Khan., uno de los líderes mundiales en educación a distancia y un socio importante de la Global Education Coalition. Al enfatizar la importancia de los docentes, reveló el potencial de soluciones tecnológicas innovadoras para servir a docentes, socios y estudiantes. En el futuro, dijo que es esencial hacer que la educación y el aprendizaje permanente sean lo más interactivos y humanos posible.

Traer la perspectiva del sector privado, Thierry Coilhac, director de educación electrónica, Orange Group, explicó cómo la compañía apoya a los países en desarrollo al proporcionar soluciones de bajo costo para el aprendizaje permanente. Más de 1000 escuelas en 50 países han sido equipadas con tabletas, proyectores y servidores.

Tras las intervenciones de los panelistas, los Estados miembros entablaron un debate interactivo con los oradores. Los participantes compartieron lecciones clave aprendidas de la crisis, experiencias nacionales en la aplicación de modelos nuevos y alternativos de entrega de aprendizaje, y subrayaron el papel esencial de las alianzas en el desarrollo de soluciones inclusivas. Un acuerdo clave sigue siendo que el financiamiento para la educación debería ser parte de las medidas de recuperación después de la pandemia de COVID-19, dado que la educación es un bien público global y un imperativo para el desarrollo.

————————————–

el Grupo de amigos para la educación y el aprendizaje permanente., copresidido por las Misiones Permanentes de Argentina, República Checa, Japón, Kenia y Noruega, proporciona una plataforma informal para las delegaciones de los Estados Miembros y los socios educativos clave para entregar los mensajes acordados sobre educación, especialmente aquellos sobre el poder transformador de la educación como parte de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

La educación no puede esperar anuncia una nueva respuesta educativa a COVID-19 para refugiados y personas desplazadas internamente en 10 países afectados por crisis – ECW Las inversiones aprobadas por COVID-19 ahora suman un total de $ 43.5 millones – Bangladesh


Las primeras asignaciones de respuesta de emergencia de ECW se centran en los niños y jóvenes refugiados, desplazados y de la comunidad de acogida.

22 de julio de 2020, Nueva York – La educación no puede esperar hoy anunció un financiamiento adicional de US $ 19 millones para la educación en respuesta a la pandemia de COVID-19 en 10 países afectados por la crisis Con este nuevo financiamiento, la respuesta total de ECW a COVID-19 ahora cubre 33 países y contextos afectados por la crisis, con un financiamiento de US $ 43.5 millones aprobado hasta la fecha.

“Ha llegado el momento de tomar medidas decisivas y revolucionarias para garantizar que todos los niños refugiados tengan acceso a una educación de calidad. La educación no puede esperar está tomando tales medidas y debemos aumentar nuestro apoyo a este esfuerzo ", dijo el Rt. Hon. Gordon Brown, Enviado Especial de las Naciones Unidas para la Educación Mundial y Presidente del Grupo Directivo de Educación de Alto Nivel no puede esperar.

Esta nueva financiación se proporcionará en asociación con gobiernos nacionales, agencias de las Naciones Unidas y un número significativo de organizaciones de la sociedad civil en Bangladesh, República Democrática del Congo, Etiopía, Irak, Kenia, Líbano , Libia, Sudán del Sur, Tanzania y Zambia.

Estas subvenciones de First Emergency Response (FER) se centran en niños y jóvenes en refugiados, desplazados internos y comunidades de acogida: 876.392 en total, de los cuales 461.706 son niñas y 405.886 niños. En total, 25 becarios implementarán la segunda fase de la educación COVID-19 de ECW en respuesta a emergencias. En la mayoría de los países, esta respuesta es coordinada por los respectivos gobiernos y el ACNUR.

“Los niños y jóvenes desplazados por conflictos armados y desastres climáticos están particularmente expuestos y doblemente afectados por COVID-19. Esta inversión está dedicada a ellos, pero aún queda mucho por hacer. Hacemos un llamado a los socios para que proporcionen recursos financieros sustanciales para las personas más abandonadas como resultado de conflictos brutales y crisis punitivas ", dijo Yasmine Sherif, Directora de Educación No puede esperar.

El 68% de los niños y jóvenes objetivo de las inversiones son refugiados, el 32% son desplazados internos y niños y jóvenes de las comunidades de acogida. Con la continuidad de la educación interrumpida por la pandemia global, la educación de respuesta a emergencias de ECW cubre todo el espectro de edades de 3 a 18 años con un paquete integral de apoyo. El 23 por ciento de los beneficiarios están en el nivel secundario para garantizar que su aprendizaje continúe. En el otro extremo del grupo de edad, el 19% de los beneficiarios se beneficiarán de las actividades integrales de desarrollo de la primera infancia. Además del acceso al aprendizaje, las inversiones incluyen protección infantil, salud mental y servicios de apoyo psicosocial, así como un mayor acceso a los servicios de aprendizaje. Agua vital y saneamiento.

Estas nuevas subvenciones se basan en la rápida respuesta de ECW y sus socios a la pandemia mundial, que ha llevado a más de mil millones de niños a quedarse fuera de la escuela. Escuela y tiene vastos impactos sociales y económicos negativos a escala global. Antes de la pandemia, 75 millones de niños y jóvenes afectados por emergencias y crisis prolongadas carecían de acceso a la seguridad, la esperanza y las oportunidades para ;una educación. La pandemia ahora está poniendo en riesgo a más niños y jóvenes, y ECW y sus socios han lanzado un llamamiento global urgente para movilizar US $ 310 millones para llegar a las niñas y niños vulnerables que corren el mayor riesgo de dejarlo atras.

ECW Segundo tramo COVID-19 Primera respuesta de emergencia

  • Bangladesh: US $ 600,000 asignados. Beneficiarios: Consejo Noruego para Refugiados ($ 300,000), Plan Internacional ($ 300,000)
  • República Democrática del Congo: $ 2.3 millones asignados. Beneficiarios: AVSI con AIDES ($ 900,000), Terre Sans Frontières (TSF), con Frères de l'Instruction Chrétienne-Dungu ($ 1.4 millones)
  • Etiopía: US $ 2,8 millones asignados. Beneficiarios: ACNUR ($ 1.86 millones), Plan International ($ 440,000), Save the Children ($ 500,000)
  • Iraq: US $ 2,3 millones asignados. Beneficiarios: Save the Children ($ 580,000), People in Need ($ 430,000), Public Aid Organization ($ 430,000), Intersos ($ 430,000), Norwegian Refugee Council ($ 430,000)
  • Kenia: USD 2,3 millones asignados. Beneficiarios: ACNUR ($ 1.84 millones), Save the Children ($ 460,000)
  • Líbano: USD 2,8 millones asignados. Becarios: Save the Children ($ 715,000), AVSI ($ 695,000), NRC ($ 695,000), IRC ($ 695,000)
  • Libia: US $ 1,5 millones asignados. Beneficiarios: UNICEF ($ 750,000), Consejo Noruego para Refugiados ($ 750,000)
  • Sudán del Sur: USD 2,32 millones asignados. Destinatarios: La Federación Luterana Mundial ($ 1.5 millones), World Vision International ($ 345,000), en todas partes ($ 487,000)
  • Tanzania: US $ 1,5 millones asignados. Destinatario: Comité Internacional de Rescate ($ 1.5 millones)
  • Zambia: USD 600,000 asignados. Destinatario: ACNUR ($ 600,000)

Notas para los editores:

  • Las subvenciones de ECW First Emergency Response se anunciaron el 2 de abril (más información aquí)
  • Las subvenciones de ECW First Emergency Response se anunciaron el 20 de mayo (más información aquí)

Actualización del mensaje clave de Sudán del Sur: Resultados de emergencia (Fase 4 del IPC) generalizados en el pico de julio / agosto de la temporada de carestía, julio de 2020 – Sudán del Sur


Mensajes clave

El alcance y la gravedad de la inseguridad alimentaria aguda continúa aumentando en el pico de julio / agosto de la temporada de carestía en Sudán del Sur. Los resultados de emergencia (Fase 4 del IPC) están muy extendidos, lo que indica que una alta proporción de la población experimenta grandes brechas en el consumo de alimentos o se involucra en estrategias de acción. Adaptación severa en un intento de aliviar las diferencias en el consumo de alimentos. La escalada de conflictos intercomunitarios y los recientes choques económicos asociados con COVID-19 y la disminución de los ingresos del petróleo, respaldados por la producción agrícola deficitaria, las condiciones macroeconómicas aún pobres y el conflicto político prolongado, continúan limitando las fuentes de alimentos. e ingresos del hogar.

La necesidad de asistencia alimentaria humanitaria sostenida ya gran escala sigue siendo alta en todo el país. La inseguridad alimentaria es más grave en las zonas afectadas por el conflicto de Jonglei, Lagos y Warrap, así como en partes del Alto Nilo, la Unidad, el norte de Bahr el Ghazal y Ecuatoria Oriental y Ecuatoria Central. FEWS NET predice que el desastre (IPC Fase 5) es probable en áreas de mayor preocupación durante la temporada de carestía, particularmente en partes de Jonglei y el Alto Nilo donde los resultados ya son severos y la capacidad la adaptación del hogar se ha erosionado debido a las inundaciones de 2019 y / o al conflicto reciente. En estas áreas, hay grupos de hogares en riesgo, con pocos activos productivos y acceso limitado o nulo a un mercado en funcionamiento, que puede experimentar un rápido deterioro de la inseguridad alimentaria. agudo entre ciclos de distribución de ayuda alimentaria.

Los niveles de conflicto intercomunal siguen siendo altos en la región fronteriza de Warrap y Lakes y en Twic East, Duk y Pibor de Jonglei. La mayor preocupación es Pibor, donde el conflicto ha provocado desplazamientos a gran escala, interrumpió la entrega de ayuda alimentaria y llevó a los trabajadores humanitarios a evacuar. Según OCHA, 60.850 personas han sido desplazadas internamente dentro de Pibor desde junio. Además, un IRNA realizado en junio confirmó que 37.200 personas habían sido desplazadas de Uror a Nyirol y Akobo West. Informantes clave informan el saqueo de ayuda alimentaria preposicionada en Gumuruk, Lekuangole y Verteth payams en Pibor, mientras que mujeres, niños y ancianos han huido a áreas remotas con acceso limitado o nulo a los mercados o ayuda alimentaria. El conflicto durante la temporada de lluvias principal, cuando se espera que la siembra esté en marcha y se espere que el acceso a productos ganaderos aumente estacionalmente, aumenta la probabilidad de resultados de seguridad. los alimentos seguirán siendo inusualmente severos durante el período poscosecha. Se necesita asistencia alimentaria urgente y sostenida durante la temporada de carestía y los períodos posteriores a la cosecha para salvar vidas.

Al 31 de julio, el ministerio de salud había confirmado 2,322 casos de COVID-19 en Sudán del Sur, con una tasa de letalidad de 1.98 por ciento. La mayoría de los casos confirmados se encuentran en el estado de Juba y en Ecuatoria oriental, aunque los casos en áreas rurales son probablemente más altos de lo que se conoce debido al número limitado de pruebas. Si bien las restricciones de movimiento no se han restablecido en Sudán del Sur, los flujos comerciales internos y la actividad comercial permanecen por debajo de lo normal. En las zonas urbanas, los ingresos de los hogares pobres por el trabajo diario ocasional y el comercio minorista siguen siendo atípicamente bajos. Los socios de seguridad alimentaria en el Alto Nilo, Unity, Warrap y Western Bahr el Ghazal también informan que las medidas preventivas continúan disminuyendo su capacidad de proporcionar asistencia planificada, incluida la distribución de alimentos. insumos agrícolas, alimentos en especie y vacunas y tratamientos para el ganado. Externamente, Etiopía ha intensificado la aplicación de las restricciones al movimiento transfronterizo en la frontera de Akobo-Gambella debido al aumento de los casos de COVID-19 entre los refugiados en Gambella. Informantes clave informaron a fines de julio que los refugiados sudaneses del sur que huían del conflicto intercomunal todavía cruzan informalmente a Etiopía, pero la situación requiere un monitoreo continuo.

La depreciación de la moneda local, la dependencia de las importaciones de alimentos y el aumento de los costos de transporte durante la temporada de lluvias conducen a precios de los alimentos altos y en aumento, a pesar de mejorar la comercio transfronterizo en comparación con el año pasado. Según los datos semanales de vigilancia transfronteriza de FEWS NET, los volúmenes de comercio de sorgo de Uganda a Sudán del Sur en el segundo trimestre de 2020 fueron un 9% superiores al primer trimestre de 2020 y un 9% superiores al primer trimestre de 2020. 45 por ciento por encima del segundo trimestre de 2019. Los volúmenes de comercio de sorgo de Sudán del Sur a Sudán del Sur cayeron 68 por ciento del primer al segundo trimestre de 2020, pero fueron 18 por ciento más altos que 39; en el segundo trimestre de 2019. No obstante, los datos de precios de mercado disponibles muestran que el precio minorista de una malwa (3,5 kg) de sorgo blanco en junio osciló entre 57 y 115% por encima Junio ​​de 2019 en mercados de referencia clave como Juba, Wau, Aweil. Aunque los precios fueron similares o inferiores a los de junio de 2019 en Rumbek Center y Torit, los precios fueron 74-88% superiores al promedio de cinco años. Es probable que los precios del sorgo aumenten aún más hasta que la cosecha principal comience en septiembre. Sin embargo, la asistencia alimentaria y las cosechas de la primera temporada en Greater Equatoria probablemente estabilizarán los precios de los alimentos en mercados vecinos como Juba y Torit.

Según los informes del PMA, el PMA tenía previsto llegar a 2,8 millones de personas con doble distribución de raciones y 1 millón de personas con una sola ración durante el ciclo de distribución de junio / julio. La ayuda alimentaria humanitaria sigue siendo esencial para evitar resultados de seguridad alimentaria más extremos a nivel de condado. Hasta el 10 de julio, el PMA también había colocado el 83 por ciento de su asistencia planificada durante un período de seis meses en áreas que generalmente son inaccesibles durante la temporada de lluvias. Debido a múltiples conmociones, incluidas las necesidades asociadas con COVID-19, el Fondo Humanitario de Sudán del Sur (SSHF) ha asignado USD 1,8 millones al Grupo de Seguridad Alimentaria y Medios de Vida para apuntar a 273,000 beneficiarios, en particularmente en áreas urbanas o lugares donde se alojan personas desplazadas internamente o refugiados recién retornados, donde el riesgo de propagación de COVID-19 y sus impactos directos o indirectos son más altos.

En Bimodal Greater Equatoria, la recolección de la cosecha de maíz de la primera temporada de junio / julio está en marcha. En general, se espera que la cosecha sea inferior a 2019, pero similar al promedio reciente de cinco años debido al menor acceso a las semillas, lo que ha reducido el área sembrada y el daño de las langostas del desierto en algunos. partes de Magwi y Torit en Ecuatoria Oriental. Un estudio de impacto realizado por la FAO en junio reveló un grado variable de incidencia y daño de la langosta. En Magwi, la langosta del desierto dañó más del 60 por ciento de los campos de cultivo evaluados, mientras que en Torit, solo el 12 por ciento de los campos de cultivo evaluados fueron dañados. En Ikotos, no hubo daños notables en los cultivos. La información disponible de la FAO indica que la amenaza de la langosta persistirá hasta agosto, ya que se espera que los enjambres del noroeste de Kenia migren hacia el norte a través del este de Sudán del Sur a las zonas de cría de verano en Sudán.

La principal temporada de lluvias de junio a septiembre es de 5 a 45 por ciento por encima del promedio en la mayor parte del este de Sudán del Sur y de 5 a 30 por ciento por debajo del promedio en noroeste, sudoeste y noreste del sur de Sudán. En Fashoda y Manyo, en el estado del Alto Nilo, los déficits de lluvia han obligado a algunos agricultores a replantar sus cultivos de sorgo. En el resto del país, a pesar de las cantidades en exceso y en déficit en comparación con el promedio, la precipitación acumulativa generalmente apoya el desarrollo normal de los cultivos en zonas de lluvia unimodal. Basado en un menor acceso a las semillas esta temporada debido a los altos costos de las semillas vinculados con COVID-19, y los continuos conflictos e inundaciones entre comunidades en algunas áreas, la cosecha de la temporada principal probablemente será menor hasta 2019, aunque similar a los últimos cinco promedios anuales.

Con el pronóstico prevaleciente de precipitaciones superiores a la media en el este de Sudán del Sur, el monitoreo cercano de las inundaciones sigue siendo esencial. A finales de julio, breves períodos de fuertes lluvias causaron un desbordamiento estacional del Nilo en las zonas bajas e inundables de Bor, Duk y Twic East en Jonglei. Las inundaciones desplazaron a aproximadamente 1.800 hogares en Bor South y sumergieron los cultivos en Duk. El sistema global de pronóstico de conjunto NOAA / NCEP muestra una probabilidad sostenida de fuertes precipitaciones hasta el 10 de agosto de 2020 en el este de Sudán del Sur. Aunque el alcance de las inundaciones es menor en 2020 en comparación con 2019 hasta ahora, un año consecutivo de pérdidas de cultivos y ganado inducidas por inundaciones en áreas bajas a lo largo de la cuenca del Nilo y Pibor -Akobo-Sobat empeoraría la inseguridad alimentaria -tiempo de cosecha. Además, el riesgo de fiebre del Valle del Rift en julio de 2020 es alto, especialmente en el este de Sudán del Sur, que se cree que afecta tanto a la salud del ganado como a la humana.

Realidad de las niñas y adolescentes migrantes durante la pandemia COVID-19 – Venezuela (República Bolivariana de)


Los impactos socio-económicos, las restricciones de movimiento y el cierre de fronteras, consecuencia de la pandemia COVID-19, han exacerbado la violación de los derechos de la población migrante, especialmente las niñas y adolescentes.

(PANAMÁ – 3 de agosto de 2020): La región de las Américas es testigo de dos las peores crisis migratoria del mundo: el flujo de personas venezolanas, mayoritariamente asentadas en Colombia, Brasil, Ecuador y Perú; y la población del Triángulo Norte (Honduras, Guatemala y El Salvador) que migra hacia México y Estados Unidos.

La situación además de países, sumadas a políticas migratorias cada vez más restrictivas, implica a la mayoría regularizar su estatuto migratorio, viéndose desprovistos del acceso a servicios básicos, como la salud. En el contexto de la pandemia de COVID-19, las condiciones de vida empeoran siendo las niñas, niños y adolescentes migrantes, alrededor de siete millones, los más afectados. De hecho, por encima de los fundamentos, contales como el derecho a vivir con sus familias, libre de violencia, para acceder a la educación se han visto altamente Vulados, sin que se vislumbren respuestas.

“Aunque las condiciones de los dos flujos migratorios son diferentes, en ambos contextos, las circunstancias representan el riesgo de violencia contra la niñez. Hay muchos casos de niñez no acompañada, sobrio todo en el Triángulo Norte tiene las principales motivaciones es la reunión familiar. Los medios de supervivencia están restringidos. No hay acceso a heno en oportunidades laborales. En los países hay miles de migrantes en circunstancias difíciles, en albergues improvisados ​​pequeños, atrapados y sin poder recibir la atención adecuada. Las medidas sanitarias impuestas por los países hacen que muchos migantes se queden detenidos en las fronteras o en las ciudades durante el tránsito de sus registradores ", explica Nicolás Rodríguez, Gerente Regional de Gestión del Riesgo de Desastres en Plan International.

Regresar o seguir: el dilema de millones

Victoria *, una adolescente venezolana de 14 años, relata como su madre vendió su propio cabello en la frontera de Venezuela con Colombia para lograr llegar a Ecuador, en principios de este año. Desde su llegada, se esforzaron por asentarse, proveyendo servicios de limpieza en la capital. Para ese entonces, Victoria no consideraba todavía la posibilidad de retomar sus estudios. “Por ahora tenemos comida y un poco de ahorros. Recibimos ayuda financiera por parte de Plan Internacional y eso nos permite estar tranquilas unas semanas. Nuestra idea siempre ha sido quedarnos, pero no sabemos qué puede pasar, no sabemos si tendremos que regresar a Venezuela … ", explicó Alba *, la Madre de Victoria, quien no ha producido productos en semanas debido a la emergencia sanitaria.

Regresar tiene un país, que puede recibir en su mayoría servicios permanentes de agua y electricidad y cuya infraestructura sanitaria está prácticamente colapsada, representa para muchos y el fin de toda esperanza. Sin embargo, ante la falta de empleo, de recursos económicos, los desalojos ilegales y las extorsiones, más de 81,000 inmigrantes Venezolanos han decidido volver han conocido el país natal. En el contexto del Triángulo Norte, el debate no es más sencillo siendo las principales causas de migración, violencia y reunificación familiar. Así mismo, quienes han regresado a sus comunidades denuncian haber sido víctimas de discriminación y amenazas, al ser acusados ​​de portar obtienen el COVID-19.

En la uncertidumbre suman los riesgos del camino y de asentarse nuevamente. Plan International, una ONG internacional que trabaja por los derechos de la niñez y la igualdad de las niñas, alerta sobre los riesgos de abandono, agresiones a su salud física, abuso, violencia, explotación sexual, discriminación y reclutamiento forzado infrentan todos que dos de niñas y niños migrantes.

“Las niñas y adolescentes mujeres son sus vulnerabilidades particulares, vivir una doble discriminación por su género y edad. En este sentido, están más propensas a ser sujetos de la explotación sexual, sin que se reconozca su calidad de víctimas, debido a estereotipos y creencias que naturalizan el pago por sexo con mujeres y niñas y las respuestas. Así mismo, al ser menores de edad, sufren por la negligencia de las autoridades locales ”, explica Amalia Alarcón, Gerente Regional de Programas de Influencia de Plan Internacional.

Desde 2018, Plan International ha cancelado un Programa de Respuesta Regional a la Crisis Venezolana, implementado con acuerdos en Ecuador, Colombia, Perú y Venezuela, que se ha beneficiado de menos de 300,000 personas. Así mismo, se han realizado acciones conjuntas entre las oficinas de El Salvador, Honduras y Guatemala para dar soporte a la comunidad migrante y de acogida. Ambas respuestas contempla entre las principales acciones la protección integral de la niñez y adolescencia, incluyendo la prevención de violencias basada en Género y las violencias sexuales, el acceso y permanencia en la educación de calidad y el empoderamiento económico y social a las personas por más recientes la crisis, principalmente las niñas y jóvenes mujeres.

En el contexto de la pandemia de COVID-19, Plan International está implementando un programa de respuesta regional en países trece, que tiene como objetivo apoyar a las niñas, los niños, las familias y las comunidades para hacer frente a los problemas de la pandemia; así como apoyar los programas de respuesta de los gobiernos nacionales y locales para limitar la propagación y el impacto de COVID-19.

“Es urgente que se facilen corredores humanitarios en las zonas de frontera para que se autorice el paso y se proteja a los migrantes, refugiados y personas en condición de movilidad forzada. Especialmente se presentan flujos de migrantes represados ​​en las fronteras de Guatemala y México en Centroamérica y en las fronteras de Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú y Brasil, Suramérica. Los migrantes han perdido atrapados, sin medios de subsistencia y sin acceso a servicios básicos, dado el impacto generador por la pandemia del COVID-19 ", asegura Rodríguez, quien enfatiza sobre la importancia de abordar la Emergencia migratoria y sanitaria desde una perspectiva de respuesta a corto y largo plazo.

Planifique las fotos de respuesta internacional en Colombia: https://bit.ly/migracion-plan

Acerca de Plan International: https://plan-international.org/es/latin-america

Para solicitar una entrevista o para obtener más información, póngase en contacto con:

Horacio Garcete
Gerente Regional de Comunicaciones para América Latina y el Caribe
Correo electrónico: horacio.garcete@plan-international.org
Celular: +595974634513

Acerca del Plan Internacional:

Somos una organización humanitaria y de desarrollo que promueve los derechos de la niñez y la adolescencia, y la igualdad para las niñas. Sin política filiación, religiosa ni gubernamental.

Plan International fue desarrollado en 1937 y desarrolla sus acciones en más de 70 países de todo el mundo.

En Latinoamérica y El Caribe trabajamos con niñas, niños, jóvenes y familias en 13 países, a través de programas y proyectos comunitarios para el empoderamiento de los derechos y la promoción de la igualdad de género.

A %d blogueros les gusta esto: