Llamada de emergencia Kenia Abril – Septiembre 2020 – Kenia


Resumen de la crisis

Kenia informó su primer caso de COVID-19 el 12 de marzo de 2020 y, a partir del 7 de abril de 2020, se han confirmado 172 casos y se han reportado 6 muertes. El gobierno de Kenia ha tomado una serie de medidas para frenar la propagación del virus, incluido el establecimiento de un toque de queda, restricciones de viaje desde y hacia cuatro condados, incluido el Metropolitano de Nairobi, y el cierre de la mayoría de los mercados urbanos y rurales para imponer el distanciamiento social. Sin embargo, estas medidas, así como el shock económico global causado por la pandemia, deberían generar nuevas necesidades, que requieren una respuesta inmediata y urgente.

La pandemia de COVID-19, que ocurre en un contexto de mayores necesidades humanitarias debido a sequías consecutivas, inundaciones y un aumento de la langosta, exacerbará las vulnerabilidades existentes en Kenia, particularmente para pobres urbanos, migrantes, refugiados y solicitantes de asilo. Alrededor del 56% de la población urbana de Kenia vive en asentamientos informales y tiene un mayor riesgo de contraer COVID-19 debido al acceso insuficiente a los servicios y condiciones de agua y saneamiento. de la vida apretada. Casi 500,000 refugiados viven en campamentos en todo el país. En el caso de una posible propagación de COVID-19 a los campos de refugiados, incluidos Dadaab y Kakuma, es muy preocupante que las condiciones de vida hacinadas y el acceso deficiente a la salud, el agua y los servicios de agua El saneamiento podría conducir a altas tasas de infección. Hay aproximadamente 19.5 millones de personas pobres en Kenia (14 millones en áreas rurales, 1.3 millones de áreas periurbanas y 4.2 millones de asentamientos urbanos e informales).

Los hogares encabezados por mujeres, que representan el 30,2% de la población pobre, están particularmente expuestos. Del mismo modo, los trabajadores de la economía informal pueden no poder quedarse en casa cuando están enfermos sin una licencia por enfermedad remunerada. Las personas que viven en o cerca de la pobreza a menudo carecen de efectivo disponible y no pueden almacenar alimentos fácilmente durante una pandemia. El hambre, la desnutrición, la neumonía y otras formas de shock y estrés relacionados con la salud exacerban la vulnerabilidad a la pandemia de COVID-19.

Las mujeres, las personas con discapacidad, los ancianos y las personas que viven con el VIH enfrentan desafíos únicos como resultado de la epidemia, que requieren una acción inmediata que sea sensible al género y la edad. Las mujeres, que ya asumen la mayoría de la atención en Kenia, enfrentan mayores demandas a medida que más familias se quedan en sus hogares debido a las medidas de cuarentena y contención, incluidos los niños que han regresado a sus hogares. debido al cierre de escuelas. Si los miembros de la familia se enferman, es más probable que las mujeres se cuiden, exponiéndose a un mayor riesgo de exposición y sacrificando su tiempo. Las personas con discapacidad (especialmente las niñas y las mujeres) pueden tener un mayor riesgo de exposición al COVID-19, debido a la información inaccesible sobre prevención y asistencia, barreras para acceso a servicios de salud y dificultades para acceder a servicios de WASH para garantizar el uso de medidas preventivas como el lavado de manos. Además, las personas con discapacidad pueden verse desproporcionadamente afectadas por los impactos sociales y económicos debido a la dependencia de los proveedores de servicios para las tareas diarias, la falta de acceso a las opciones de acceso. aprendizaje a distancia / a distancia y aislamiento y marginación preexistentes. Las personas que viven con el VIH en Kenia pueden tener dificultades para acceder al tratamiento.

Se espera que la pandemia exacerbe las necesidades humanitarias existentes, incluida la inseguridad alimentaria, debido a la recesión económica y la pérdida de ingresos, especialmente para los más vulnerables. Según la evaluación, se estima que 1.3 millones de kenianos ya padecen inseguridad alimentaria grave (fase 3 o 4 de la CIP) y necesitan asistencia humanitaria inmediata. La seguridad alimentaria de Short Rains 2019 (SRA 2019) se llevó a cabo en febrero de 2020 en las 23 regiones áridas y semi-terrestres. Condados de tierras secas (ASAL).

De 7.22 millones de niños menores de 5 años en todo el país, casi 1.8 millones tienen retraso en el crecimiento (26%); 290,000 se desperdician (4%); y 794.200 (11%) están infraponderados. Nueve condados tienen una prevalencia de retraso en el crecimiento superior al 30%, mientras que los niños en Nairobi enfrentan desnutrición aguda significativa, con 44.237 niños en Nairobi identificados que sufren de desnutrición aguda (80% en asentamientos informales), según Encuesta SMART de marzo de 2020, y uno de cada tres niños menores de 5 años en asentamientos informales en Nairobi tienen retraso en el crecimiento. Es probable que las medidas adoptadas para contener la propagación de COVID-19 den como resultado la pérdida de ingresos y la interrupción del acceso a los alimentos, lo que afectará particularmente a las personas que viven en asentamientos informales. El cierre de mercados y negocios también ha tenido un impacto en la población rural y ha dificultado que las comunidades agropastorales tengan acceso a insumos agrícolas, como semillas y fertilizantes, en un momento muy crítico de siembra. Larga temporada de lluvias.

Es probable que los riesgos de protección aumenten a medida que las personas adopten mecanismos de afrontamiento negativos, como el sexo transaccional; Matrimonio precoz y trabajo infantil: debido a la pérdida de medios de vida. El cierre de escuelas como parte de la respuesta a la epidemia de COVID-19 podría conducir a un aumento de los incidentes de violencia sexual y de género (VSG), embarazo adolescente y matrimonio infantil, y podría conducir a tasas de deserción más permanentes, especialmente de las niñas. Ya se ha informado un aumento en la violencia doméstica y de género, con un aumento del 35.8% en los delitos sexuales registrados desde que el virus llegó al país.

Cerrar las escuelas por un período prolongado tendrá un impacto en el bienestar de los niños y tendrá un impacto a largo plazo en las desigualdades, ya que las familias más vulnerables corren el riesgo de no devolver a los niños (especialmente a las adolescentes) escuela Más de 15,2 millones de estudiantes se han visto afectados por el cierre de escuelas. Aunque se están probando mecanismos de aprendizaje a distancia, no llegarán a todos los niños y jóvenes, y aquellos que no tengan acceso a Internet o supervisión de un adulto serán desventajas. Los niños en movimiento ya se ven afectados de manera desproporcionada por las interrupciones del aprendizaje, y corren el riesgo de ser excluidos de las opciones de aprendizaje en línea u otras. A medida que cierran las escuelas, los almuerzos escolares y otros servicios de apoyo ya no están disponibles para los niños más pobres, con posibles consecuencias para su estado nutricional.

La situación y la respuesta de COVID-19 pueden exponer a las personas a violaciones de los derechos humanos y más daños. Existe el riesgo de que la aplicación estricta de las reglas y el incumplimiento de las necesidades básicas de la población, en particular alimentos y agua, puedan desencadenar manifestaciones, disturbios civiles y violencia Las estrategias y acciones de prevención y respuesta, por lo tanto, requieren un cumplimiento riguroso de los derechos humanos y las normas de igualdad de género, evitando el uso de fuerza excesiva por parte de las fuerzas de 39 y garantizar que se integran las necesidades de las poblaciones más vulnerables (personas con discapacidad, jóvenes y mujeres). en la planificación y respuesta a COVID-19 a nivel nacional y de condado.

El próximo período, que verá a Kenia enfrentando las consecuencias de COVID-19, un alto riesgo de inundaciones y la propagación de langostas, será precario y difícil. Junto con el aumento en los casos de COVID-19, el Departamento Meteorológico de Kenia pronostica lluvias superiores a la media hasta mayo, lo que podría causar inundaciones y deslizamientos de tierra, lo que aumenta aún más el riesgo de enfermedades. agua y vectores, además de afectar el acceso al agua potable, el saneamiento y la atención médica para los hogares afectados. Según la Cruz Roja de Kenia, más de 1.100 hogares ya se han visto afectados por las inundaciones en los condados de Kisumu, Homabay, Siaya y Busia y en partes de la región central. Las fuertes lluvias también han creado condiciones propicias para un aumento renovado de las langostas, lo que podría amenazar los medios de vida y la seguridad alimentaria de alrededor de 3,1 millones de personas vulnerables, especialmente si las langostas se propagan aún más en regiones clave de producción.

UNICEF proporciona suministros para combatir el COVID-19 y apoyar la respuesta integrada en Venezuela – Venezuela (República Bolivariana de)


CARACAS, 8 de abril de 2020 – Un envío gestionado por UNICEF de aproximadamente 90 toneladas de suministros vitales llegó hoy a Caracas en apoyo al combate contra el COVID-19 y la respuesta integral de UNICEF.

El envío incluye equipos de protección personal (PPE, por sus iniciales en inglés) para trabajadores de la salud de primera línea con la pandême, kits hospitalarios con medicamentos básicos, equipos de higiene y saneamiento, así como kits de educación y recreación para apoyar a los niños y niñas más vulnerables y la población en mayor riesgo.

"Esta es la primera carga aérea que UNICEF ha traído a Venezuela desde el comienzo del brote de COVID-19", dijo Hervé Ludovic de Lys, Representante de UNICEF en Venezuela. "Estamos agradecidos por el generoso apoyo de nuestros colaboradores humanitarios internacionales que nos ayudan a llegar a los niños y niñas venezolanos y sus familias con suministros esenciales".

Entre los insumos que llegaron encontramos 110 kits básicos de emergencia para llegar, tenemos 110,000 personas; concentradores de oxígeno, camas pediátricas y casi 1,000 kits de equipos de protección para trabajadores de la salud, que permiten identificar 28,000 pacientes sospechosos de COVID.

La pandemia de COVID-19 agravó la situación humanitaria en Venezuela, que también se vio recientemente afectada por el regreso de los venezolanos que emigraron a otros países.

El apoyo de UNICEF en salud, agua, saneamiento e higiene en 14 de los 46 hospitales centinela priorizados aumentó un cabo en el marco del plan de respuesta de las Naciones Unidas en Venezuela debido a la pandemia COVID-19.

El apoyo de UNICEF se está expandiendo a otras instalaciones, como centros ambulatorios y también escuelas priorizadas a actividades de alimentación escolar diaria para 27,000 niños y niñas.

Desde el comienzo del brote, UNICEF ha almacenado 700 kg de suministros médicos esenciales, así como suministros de limpieza y agua limpia a millas de personas. Se están distribuyendo materiales de Comunicación de Riesgos y Participación de la Comunidad para apoyar la prevención de COVID-19 en sitios públicos, incluidos hospitales e instalaciones de salud primaria, y está brindando apoyo a los socios nacionales que participan ela .

Como parte de una campaña de comunicación masiva dirigida a modificaciones los mensajes clave de prevención como "Quédate en casa", "Lávate las manos" y el distanciamiento social, UNICEF envía mensajes diarios a 9 millones de personas a servicios móviles en todo el paga

UNICEF continúa utilizando el sistema integrado para salvar vidas.

El llamado de UNICEF a la comunidad internacional para la respuesta COVID-19 es por US $ 161.9 millones, incluidos US $ 8.9 millones para apoyar a los niños, las niñas y las mujeres más vulnerables en Venezuela.

###

Nota para editores:

Materiales multimedia sobre la repuesta ante COVID-19 disponibles aquí: https://weshare.unicef.org/Package/2AM408W4AQSW

UNICEF Acerca

UNICEF trabaja en algunos de los lugares más difíciles para llegar a los niños y niñas más desfavorecidos del mundo. Para salvar sus vidas. Para-defensor sus derechos. Para ayudar a alcanzar su máximo potencial.

En 190 países y territorios, trabajamos para cada niño y niña, en todas las partes, cada día, para construir un mundo mejor para todos.

Y nunca nos rendimos.

Para obtener más información sobre UNICEF y arar, visite www.unicef.org/lac.

Siga tiene UNICEF en Twitter y Facebook

Contactos de prensa
Rocío Ortega
Jefa de Comunicación
UNICEF Venezuela
Teléfono: +58 4142306342
Email:
rortega@unicef.org

Laurent Duvillier
Jefe Regional de Comunicación
UNICEF para América Latina y el Caribe
Teléfono: + 507 3017393
Teléfono: + 507 6169 9886
Email:
lduvillier@unicef.org

Confíe en la preparación del ébola para luchar contra COVID-19 – República Unida de Tanzania


Dar es Salaam, 9 de abril de 2020 – Dado que muchos países africanos ahora están utilizando la preparación contra el ébola y la influenza para ampliar su respuesta al COVID-19, Tanzania está utilizando las habilidades de los trabajadores de la salud ya conocedores en la lucha contra enfermedades infecciosas, se estableció un sistema de vigilancia de la influenza centinela y se reasignaron instalaciones para combatir el nuevo virus. Cuando estalló la décima epidemia de Ébola en la República Democrática del Congo en 2018, Tanzania capacitó a 2.400 trabajadores de la salud. Las sesiones de capacitación planificadas originalmente para el Ébola se han revisado para incluir COVID-19. Más de 300 de ellos fueron reciclados para unirse a las filas de la batalla COVID-19 del país.

En áreas identificadas como de alto riesgo para el Ébola, se han reunido y capacitado equipos de respuesta rápida, y las autoridades han identificado áreas de aislamiento en instalaciones de salud específicas en cada distrito y trabajadores de salud capacitados para administrar estas unidades y manejar casos sospechosos. Los trabajadores y recursos de salud ahora son esenciales en la respuesta COVID-19.

Además, las estructuras como las unidades de aislamiento en las instalaciones de salud del distrito establecidas para la preparación del Ébola ahora se están transformando en unidades COVID-19. A las 26 regiones del país se les ha asignado la tarea de designar áreas de aislamiento para una posible infección por COVID-19, mientras que capacitar a los trabajadores de salud para clasificar a los pacientes para la preparación del Ébola es ahora una de las fortalezas para Verifique la propagación del nuevo coronavirus. "Es muy importante dar a los trabajadores de la salud la información correcta", dijo el Dr. Nemes Iriya, gerente de gestión de casos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Tanzania.

OMS Tanzania trabaja con los ministerios de salud de la parte continental de Tanzania y Zanzíbar para desarrollar la capacidad de los trabajadores de la salud en la atención clínica, mejorar la prevención de infecciones, pruebas de laboratorio y otros medidas preventivas Se han designado un total de 182 establecimientos para aislar y procesar COVID-19 en todos los consejos de distrito. El gobierno también ha identificado 26 centros de referencia regionales que estarán facultados para proporcionar cuidados intensivos. La mayoría de los centros de referencia ya cuentan con personal capacitado en atención avanzada para el Ébola, que incluía cuidados intensivos.

Angelina Malugu, una enfermera que recientemente recibió capacitación en el manejo de pacientes con COVID-19, dijo que era crucial conocer el tipo de equipo de protección personal necesario para COVID-19 . "Estaba preocupado porque no sabía cómo distinguir COVID-19 del ébola en términos de seguridad". "Todavía teníamos lagunas en nuestro conocimiento", dijo Said Mohamed, un joven médico del hospital principal de la isla de Pemba, durante una sesión de capacitación sobre la respuesta al nuevo virus. que se informó por primera vez en Tanzania el 16 de marzo. Se capacitó a más trabajadores de la salud mediante sesiones organizadas por el Ministerio de Salud en colaboración con organismos de las Naciones Unidas y organizaciones no gubernamentales.

Difunde los mensajes correctos

El gobierno también ha intensificado la educación en salud pública, en colaboración con la OMS, UNICEF, líderes religiosos y compañías de telecomunicaciones para proporcionar datos y refutar rumores sobre COVID-19 . La respuesta de COVID-19 fue llevada a un nivel superior, coordinado por los comités de desastres y el grupo de trabajo presidido por el Primer Ministro. Los comités de desastres tienen estructuras a nivel nacional, regional, de distrito y de aldea.

Funcionarios de salud pública y funcionarios gubernamentales clave, incluidos el Presidente y el Primer Ministro, así como líderes religiosos, han aparecido en la televisión nacional y en transmisiones de radio populares para hablar sobre la enfermedad. Se evitan los saludos de manos y multitudes tanto como sea posible: menos autobuses durante las horas pico hacen que sea difícil evitar las multitudes. "Hago todo lo posible para asegurarme de mantenerme a salvo de cualquier posibilidad de contraer la infección. Estaba preocupado … cuando escuché que había un caso en Tanzania ", dijo Ashura Magongo, residente de Dar es Salaam.

Columbus Masenga, un mecánico de Dar es Salaam, dijo que nunca había usado una máscara o desinfectante para manos en su vida hasta hace poco. "Sonó extraño escuchar que tengo que lavarme las manos con algo que no sé". Compré uno para que mi esposa lo guardara en su bolso, pero usamos agua y jabón en casa. Creo que esta nueva enfermedad ha obligado a todos a observar la higiene personal. Una vez en casa una noche, mi hijo de seis años no me abrazó. Él dijo: "Papá no me toques", dijo Masenga.

Tanzania también ha hecho la cuarentena obligatoria para las llegadas, tanto nacionales como extranjeras, con viajeros en cuarentena en hoteles designados durante 14 días. Las grandes reuniones públicas (reuniones comunitarias, manifestaciones, deportes y entretenimiento) fueron prohibidas por un mes el 17 de marzo. Las escuelas y universidades también han estado cerradas por un mes.

La OIM llama a la solidaridad europea y la acción de rescate en el Mediterráneo en el marco de COVID-19 – World


Ginebra – Los migrantes continúan intentando cruzar el Mediterráneo, huyendo de la violencia, el abuso y la pobreza en un contexto de creciente preocupación por la pandemia de COVID-19. La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) insta a todos los estados a respetar sus obligaciones internacionales y a adoptar un enfoque inclusivo y compartido para estos movimientos continuos.

Desde principios de abril, al menos seis barcos han salido de Libia con alrededor de 500 personas. 150 de ellos 150 han sido rescatados por un barco de una ONG y permanecen en el mar sin un puerto de seguridad asignado. Durante el mismo período, otros 177 inmigrantes llegaron a Italia, mientras que 248 llegaron a España. Informes anteriores sugieren que a los migrantes y barcos se les ha denegado la entrada a puertos en el Mediterráneo oriental.

El derecho marítimo internacional y las obligaciones de derechos humanos deben respetarse durante la emergencia COVID-19. La crisis debería fortalecer nuestra voluntad colectiva de preservar la vida, proteger los derechos y encontrar soluciones comunes y adaptables a los desafíos que nos conciernen a todos.

La Organización reafirma su convicción de que salvar vidas debe seguir siendo la prioridad número uno a medida que juntos enfrentamos los desafíos actuales en varios frentes. El apoyo y la solidaridad de Europa con los países que acogen a los migrantes son necesarios para garantizar que los rescatados en el mar sean desembarcados de forma rápida y segura. El mismo protocolo COVID-19 de salud y seguridad debe aplicarse a todos los desembarques, incluidos los buques de búsqueda y rescate de ONG.

Reconocemos que si bien muchos países han optado por reforzar los controles fronterizos para contener la propagación de la pandemia, es esencial que estas medidas se implementen de manera no discriminatoria, de conformidad con el derecho internacional, y den prioridad protegiendo a los más vulnerables.

Ningún país puede manejar la crisis de COVID-19 solo, y la OIM está lista para ayudar con los problemas de migración y movilidad. A medida que los migrantes continúan participando en cruces peligrosos en el Mediterráneo, ahora es más importante que nunca encontrar un enfoque común e integral, que incluya un mecanismo de desembarque seguro y rápido y mayores esfuerzos de rescate liderados por el estado También reafirmamos que los migrantes no deben ser devueltos a Libia.

La OIM hace un llamado a los estados para que respondan a las necesidades y vulnerabilidades de los migrantes, independientemente de su estatus legal, en el espíritu de la cobertura universal de salud. Es necesario adoptar un enfoque inclusivo para los migrantes que garantice que todos se tengan en cuenta en la planificación y respuesta de salud pública, incluida la prevención, las pruebas y el tratamiento.

Para más información contacte a:

Safa Msehli en OIM Ginebra, Tel: +41 79 403 5526. Correo electrónico: smsehli@iom.int

Ryan Schroeder en OIM Bruselas Tel + 32 492 25 02 34. Correo electrónico: rschroeder@iom.int

Flavio Di Giacomo en OIM Roma Tel: +39.347.089.89.96 Correo electrónico: fdigiacomo@iom.int

Los suministros de la ONU llegan hoy a Venezuela para apoyar la respuesta de COVID-19 y salvar vidas – Venezuela (República Bolivariana de)


CARACAS, 8 de abril de 2020. – Un avión que transporta 90 toneladas de equipos de salud, agua, higiene y saneamiento y útiles escolares llega hoy a Venezuela como parte de la respuesta de las Naciones Unidas al COVID-19.

"Este es el primer envío humanitario de las Naciones Unidas en apoyo de la epidemia COVID-19 en Venezuela. En un esfuerzo conjunto, UNICEF, OPS / OMS y UNFPA están trayendo suministros esenciales para distribuir a los centros de salud y comunidades más vulnerables ", dijo Peter Grohmann, Coordinador Residente y Coordinador Humanitario de las Naciones Unidas (ONU) en Venezuela ". Quisiera agradecer a UNICEF por coordinar este vuelo de rescate que salva vidas. "

La entrega incluye 28,000 kits de equipos de protección personal para trabajadores de salud de primera línea, concentradores de oxígeno, camas pediátricas, productos de control de calidad del agua y Kits de higiene, entre otros. Los suministros son financiados por la comunidad internacional de donantes, el Fondo Central de Respuesta a Emergencias de las Naciones Unidas y la equidad de los organismos de las Naciones Unidas.

"Estos suministros para niños, mujeres y familias vulnerables apoyarán 14 hospitales designados, 50 clínicas ambulatorias y centros de desarrollo infantil como parte de la primera fase de la respuesta COVID-19", dijo Hervé Ludovic de Lys, representante de UNICEF en Venezuela.

Para apoyar los esfuerzos nacionales para responder a la pandemia mundial, el sistema de las Naciones Unidas y sus socios están solicitando $ 61 millones para ampliar su respuesta humanitaria como parte del plan de prevención y respuesta COVID-19 en Venezuela. El plan apunta a fortalecer la capacidad del sistema de salud para identificar y tratar rápidamente a los pacientes con COVID-19; proporcionar agua, higiene y saneamiento en hospitales y comunidades prioritarias y proporcionar al público información confiable y oportuna para prevenir la propagación del virus. El plan también tiene como objetivo garantizar la continuación de otros programas humanitarios esenciales, en particular para la seguridad alimentaria, la nutrición, la protección y la educación.

La ONU llama a la solidaridad, el acceso y el aumento de fondos para ayudar a combatir la pandemia y salvar vidas, al tiempo que insta a los donantes a continuar financiando el plan de respuesta humanitaria existente.
El Secretario General ha pedido un alto el fuego mundial inmediato en todos los rincones del mundo y en todos los sectores para dejar de lado los conflictos y unir fuerzas para centrarse juntos en la lucha real contra la pandemia mundial. La ONU trabaja sobre la base de los principios humanitarios de humanidad, neutralidad, imparcialidad e independencia y hace un llamamiento a todos los actores para que no politicen la acción humanitaria.

Contactos con los medios: UNICEF: Rocío Ortega, rortega@unicef.org OPS / OMS: Sabina Rodríguez, rodrigusab@paho.org ONU: Carmen Morales, Carmen.moraleshernandez@un.org. OCHA: Gema Cortes, cortesg@un.org

COVID-19 y los derechos del niño – Mundo


El impacto devastador de COVID-19 en los niños

Los gobiernos deberían mitigar los daños y proteger a los más vulnerables.

(Nueva York) – La crisis COVID-19 tiene un impacto negativo a largo plazo en los niños de todo el mundo, dijo Human Rights Watch en un informe publicado hoy. Es probable que el impacto sea devastador, aunque los niños que adquieren COVID-19 parecen tener síntomas menos graves y tasas de mortalidad más bajas que los de otros grupos de edad.

Más de 1.500 millones de estudiantes no van a la escuela. Es probable que la pérdida generalizada de empleos e ingresos y la inseguridad económica entre las familias aumenten las tasas de trabajo infantil, explotación sexual, embarazo adolescente y matrimonio. de niños La presión sobre las familias, particularmente las que viven en áreas de cuarentena y aislamiento, aumenta la incidencia de violencia doméstica. A medida que aumenta el número de muertes en todo el mundo causadas por COVID-19, un gran número de niños quedarán huérfanos y serán vulnerables a la explotación y el abuso.

"Los riesgos que plantea la crisis COVID-19 para los niños son enormes", dijo Jo Becker, directora de defensa de los derechos del niño en Human Rights Watch. "Los gobiernos deben actuar con urgencia para proteger a los niños durante la pandemia, pero también para pensar en cómo sus decisiones garantizarán mejor los derechos de los niños después de que termine la crisis".

Para muchos niños, la crisis de COVID-19 dará como resultado poca o ninguna educación, o más demoras que sus pares. Más del 91% de los estudiantes del mundo no van a la escuela, debido al cierre de escuelas en al menos 188 países. La crisis ha revelado grandes disparidades en la preparación para emergencias en los países, el acceso a Internet para niños y la disponibilidad de materiales educativos. Aunque el enfoque se ha centrado en las plataformas de aprendizaje en línea, muchas escuelas públicas no están creadas para usarlas o no tienen la tecnología y el equipo para entregarlas. educación en línea Casi la mitad del mundo no tiene acceso a Internet.

El estrés familiar adicional relacionado con la crisis de COVID-19, incluida la pérdida de empleo, el aislamiento, el aislamiento excesivo y las preocupaciones financieras y de salud, aumenta el riesgo de violencia en casa, incluso entre parejas y cuidadores contra niños. El secretario general de las Naciones Unidas ha informado de un brote global "horrible" de violencia doméstica relacionado con COVID-19, y las llamadas a las líneas directas en algunos países se han duplicado. Es menos probable que se detecte el abuso infantil durante la crisis de COVID-19, ya que las agencias de protección infantil redujeron la vigilancia para evitar la propagación del virus y los maestros tienen menos capacidad para hacerlo. detectar signos de abuso cuando las escuelas están cerradas.

Los expertos estiman que el total global de muertes por COVID-19 podría llegar a 10 a 40 millones, lo que inevitablemente dejará a muchos niños sin uno o ambos padres u otros tutores. Los niños huérfanos son particularmente vulnerables a la trata y otras formas de explotación, incluida la explotación sexual, la mendicidad forzada, la venta de productos en la calle y otros trabajos infantiles. niños Los niños mayores a menudo abandonan la escuela para tratar de mantener a sus hermanos menores.

Es probable que la desaceleración económica mundial causada por la crisis de COVID-19, incluidas las pérdidas masivas de empleos en todo el mundo, aumente las tasas de trabajo infantil y matrimonio infantil. A nivel mundial, aproximadamente 152 millones de niños ya estaban involucrados en trabajo infantil antes de la pandemia de COVID-19, de los cuales 73 millones estaban involucrados en trabajos peligrosos. La investigación ha demostrado que el trabajo infantil está fuertemente asociado con crisis financieras para una familia, como enfermedad, discapacidad o pérdida del trabajo de los padres.

La crisis de COVID-19 también aumenta el riesgo de explotación sexual en línea de niños. Europol informó que los socios encargados de hacer cumplir la ley informan "un aumento en la actividad en línea de aquellos que buscan pornografía infantil", después de COVID-19. Los niños pasan más tiempo en línea debido al cierre de escuelas y pueden estar ansiosos o solos debido al aislamiento y al aislamiento, lo que los hace más vulnerables a los depredadores en línea.

Millones de niños están detenidos en el sistema de justicia, en centros de detención de inmigrantes o confinados en orfanatos y otras instituciones. En muchas de estas instalaciones, los niños son detenidos cerca de otros niños, con acceso limitado al agua y al saneamiento, lo que puede facilitar la propagación de enfermedades infecciosas, como COVID-19. El acceso a los servicios médicos básicos también es a menudo deficiente o inexistente en estos entornos, lo que pone en riesgo la salud de los niños si se enferman.

Del mismo modo, millones de niños refugiados, migrantes o desplazados internos viven en campamentos superpoblados, refugios informales o colonias de ocupantes ilegales, donde las medidas básicas de prevención de COVID-19, como el lavado mano frecuente y « distanciamiento social '' Son casi imposibles.

Con los sistemas de salud abrumadores de la pandemia COVID-19, los niños corren el riesgo de no recibir más vacunas o de acceder a una atención médica básica vital. La reducción del acceso al tratamiento durante la epidemia de ébola 2014-2015 en África occidental ha provocado un aumento dramático en las muertes por malaria, VIH / SIDA y tuberculosis. , incluso en niños.

Human Rights Watch insta a los gobiernos a tomar medidas urgentes para proteger los derechos de los niños, que incluyen:

  • Priorizar los esfuerzos para continuar la educación de todos los niños, utilizando todas las tecnologías disponibles;
  • Brindar asistencia económica, incluidas transferencias de efectivo, a las familias de bajos ingresos que serán las primeras y las más afectadas, para ayudarlas a satisfacer las necesidades básicas sin recurrir al trabajo infantil o el matrimonio infantil;
  • Minimizar la interrupción en el acceso de los niños a servicios de salud esenciales y vitales;
  • Redoblar los esfuerzos para identificar a los niños huérfanos por COVID-19 y expandir las redes de familias extendidas y familias de acogida;
  • Ampliar la educación pública, campañas de sensibilización, líneas directas y otros servicios para niños expuestos a la violencia en el hogar o la explotación sexual en línea;
  • Transfiera a los niños privados de libertad a la atención familiar y proporcione vivienda y saneamiento adecuados para los niños refugiados, migrantes y desplazados.

Una respuesta basada en los derechos a la crisis de COVID-19 no solo ayudará a mitigar los daños potencialmente significativos durante la pandemia, sino que también puede beneficiar a los niños a largo plazo, dijo Human Rights Watch. La expansión del acceso a Internet para niños generalmente aumentará el acceso de los niños a la información y su capacidad para organizarse y expresarse.

La crisis económica vinculada a COVID-19 podría impulsar a los gobiernos a fortalecer las garantías de los derechos económicos y sociales y las protecciones sociales para las comunidades pobres y las familias vulnerables. Dichas medidas pueden, a la larga, mejorar la seguridad alimentaria y reducir las tasas de pobreza infantil, trabajo infantil y matrimonio infantil.

"La pandemia de COVID-19 ha expuesto serias debilidades en la protección de los niños en muchos países, incluidos sistemas inadecuados de atención médica y bienestar social, centros de detención superpoblados y la falta de planes para urgencia para el cierre de escuelas a gran escala ", dijo Becker. "Las elecciones que hacen los gobiernos ahora son cruciales, no solo para mitigar el peor daño de la pandemia, sino también para beneficiar a los niños a largo plazo".

La FAO continúa combatiendo el resurgimiento de la langosta del desierto en África oriental y Yemen a pesar de las limitaciones relacionadas con COVID-19 – Yemen


Más de 240,000 hectáreas tratadas y 740 empleados capacitados en los países afectados desde enero de 2020

9 de abril de 2020, Roma – La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación continúa los esfuerzos para contener el aumento de la langosta del desierto en África Oriental a pesar de las restricciones de movimiento de personal y equipo resultante de la pandemia de COVID-19.

El resurgimiento de la langosta del desierto sigue siendo alarmante, especialmente en Etiopía, Kenia y Somalia, donde representa una amenaza sin precedentes para la seguridad alimentaria y los medios de vida. En los seis países de África oriental más afectados o amenazados por la langosta del desierto (Etiopía, Kenia, Somalia, Sudán del Sur, Uganda y Tanzania), alrededor de 20 millones de personas ya están experimentando una inseguridad alimentaria aguda. y 15 millones en Yemen, que también se ve afectada por la plaga.

Se espera que las lluvias generalizadas en marzo causen un aumento dramático en el número de langostas en África Oriental en los próximos meses, y se espera que nuevos enjambres se trasladen de Kenia a Sudán del Sur y Uganda. La situación también es preocupante en la República Islámica de Irán y Yemen, donde está surgiendo una nueva generación de langostas.

Las restricciones de COVID-19 sobre el movimiento de personal y equipo han creado desafíos, pero la FAO continúa trabajando con gobiernos nacionales, agricultores y productores agrícolas para contener la epidemia.

"No hay una desaceleración significativa ya que todos los países afectados que trabajan con la FAO consideran la langosta del desierto como una prioridad nacional", dijo Cyril Ferrand, líder del equipo de resiliencia de la FAO para África del Este

"A medida que el bloqueo se hace realidad, los que participan en la lucha contra el aumento aún están autorizados a llevar a cabo operaciones de vigilancia y control aéreo y terrestre".

La FAO está intensificando sus esfuerzos nacionales al proporcionar apoyo de vigilancia, fumigación aérea y terrestre en 10 países afectados.

Hasta la fecha, más de 240,000 hectáreas han sido tratadas con pesticidas químicos o bioplaguicidas en la región y 740 personas han sido capacitadas para llevar a cabo operaciones de control de langostas. Pero COVID-19 tuvo un impacto en el suministro de rociadores motorizados y pesticidas.

"El mayor desafío que enfrentamos en este momento es el suministro de pesticidas y estamos atrasados ​​porque la carga aérea global se ha reducido drásticamente", dijo Ferrand.

"Nuestra principal prioridad es evitar la escasez de existencias de pesticidas en cada país. Sería dramático para la población rural cuyos medios de vida y seguridad alimentaria dependen del éxito de nuestra campaña de control".

Como COVID-19 restringe el movimiento de personal en el campo, la FAO está intensificando la recopilación remota de datos y la red de socios, la sociedad civil, los extensionistas y las organizaciones de campo es esencial para proporcionar información a desde lugares remotos, particularmente en Etiopía, Kenia, Somalia y el Sur. Sudán

La FAO alienta a todos los países a utilizar eLocust3, una aplicación y tableta portátil robusta, que registra y transmite datos en tiempo real por satélite a los centros nacionales de langosta y al Servicio de Información de la Langosta del Desierto (DLIS) con sede en Sede de la FAO en Roma.

Desde 2015, más de 450 de estos dispositivos portátiles se han distribuido a equipos en el norte de África, Medio Oriente y Sudoeste de Asia, lo que permite la transferencia de datos en tiempo real desde el medio del desierto directamente a la oficina nacional de langostas. y en la sede de la FAO. Más recientemente, la FAO ha desarrollado una versión de eLocust3 que puede utilizarse en teléfonos móviles y dispositivos GPS para ampliar el uso y la cobertura.

"Tenemos que confiar en una red de socios en el campo para recopilar información vital porque no podemos ir a todas partes debido a COVID-19", dijo Ferrand.

La Langosta del Desierto se considera la plaga migratoria más destructiva del mundo y un enjambre único que cubre un kilómetro cuadrado contiene hasta 80 millones de langostas. La FAO estima que el número de langostas podría aumentar otras 20 veces durante la próxima temporada de lluvias a menos que se intensifiquen las actividades de control.

La situación actual representa una amenaza sin precedentes para la seguridad alimentaria y los medios de subsistencia que podría generar más sufrimiento, desplazamiento y tensiones potenciales.

La FAO aumentó recientemente su llamamiento a la langosta del desierto a $ 153.2 millones y hasta la fecha, se han prometido o recibido $ 111.1 millones.

Se han recibido fondos de Bélgica, Canadá, China, Dinamarca, Francia, Alemania, Italia, Países Bajos, Arabia Saudita, de Suecia y Suiza, así como de la Autoridad de Seguridad Alimentaria y Agrícola de Abu Dhabi, el Banco Africano de Desarrollo, el Fondo Fiduciario de Solidaridad de África, el & # 39; Operación Europea de Protección Civil y Ayuda Humanitaria (ECHO), la Unión Europea, la Fundación Bill y Melinda Gates, la Fundación Mastercard, el Departamento de Desarrollo Internacional del Reino Unido (DFID), el Fondo Central Equipo de Respuesta a Emergencias de las Naciones Unidas (CERF) y USAID.

Monitorear, pronosticar y controlar la langosta del desierto es el núcleo del mandato de la FAO. El servicio de información ItsDesert Locust ha estado en funcionamiento durante casi 50 años. La presencia bien establecida de la FAO en el campo, su capacidad para conectar a las autoridades de diferentes países y su experiencia en el manejo de la langosta del desierto, lo convierten en un jugador clave para responder a brotes como el que actualmente afecta a África del este

Nota para los editores: un comunicado de prensa en video sobre los esfuerzos de la FAO para contener el aumento de la langosta del desierto en Kenia a pesar de las restricciones impuestas por la pandemia COVID-19 está disponible en la Bóveda de Medios de la FAO en: http: // tv.fao.org/

Suministros de las Naciones Unidas nos comunicaremos hoy a Venezuela para apoyar la respuesta a la COVID-19 y salvar vidas – Venezuela (República Bolivariana de)


CARACAS, 8 de abril de 2020. – Un avión con 90 toneladas de suministros sanitarios, agua, higiene y
educación llega hoy al país como parte de la respuesta de las Naciones Unidas contra la COVID-19 es
Venezuela

"Este es el primer envío humanitario de las Naciones Unidas en apoyo a la respuesta del brote de COVID19 en Venezuela.
vitales para ser distribuidos en los centros de salud y en las comunidades más vulnerables ", dijo Peter
Grohmann, coordinador residente de la ONU y coordinador humanitario en Venezuela. "Quiero
agradecer a UNICEF por su gestión para logar este envío que ayudará a salvar vidas ".

El envío incluye 28,000 equipos de protección personal para los trabajadores sanitarios de primera línea,
concentradores de oxígeno, camas pediátricas, productos para el control de la calidad del agua y kits de
higiene, entre otros. Los suministros son financiados por la Comunidad internacional de empleados, el
Fondo Central de Respuesta a Emergencia de las Naciones Unidas (CERF en inglés) y fondos propios de las
Agencias de la ONU.

"Estos suministros para niños, mujeres y familias apoyarán en una fase inicial a 14 hospitales designados
para la respuesta a la COVID-19, así como 50 clínicas ambulatorias y centros de desarrollo infantil ", dijo
Hervé Ludovic de Lys, Representante de UNICEF en Venezuela.

En apoyo a los esfuerzos nacionales para responder a la pandemia mundial, el Sistema de las Naciones
Unidos y sus socios están solicitando 61 millones de dólares para ampliar su respuesta humanitaria en el
marco del Plan de prevención y atención al COVID-19 en Venezuela. El Plan centrado en el fortalecimiento
de la capacidad del sistema de salud para identificar y tratar rápidamente a los pacientes; abastecimiento
de agua, higiene y saneamiento en los hospitales y comunidades priorizadas y el suministro de
información oportuna y confiable al público para evitar la transmisión del virus. El Plan también procura
ensamblar qué otros programas humanitarios fundamentales pueden continuar, entre ellos los relacionados a
inocuidad alimentaria, nutrición, protección y la educación.

Las Naciones Unidas hacen un llamado a la solidaridad, al acceso y al aumento de las contribuciones
financas para ayudar a combatir la pandemia y salvar vidas, al tiempo que instan a los destructores a
mantener la financiación al Plan de Respuesta Humanitaria existe.

El Secretario General ha pedido un alto al fuego mundial inmediato en todos los rincones del mundo y ha
llamado a todos los actores a poner en encierro los conflictos y unir fuerzas para centrarnos juntos en la
verdadera lucha contra la pandemia mundial. Las Naciones Unidas trabajan sobre la base de los principios
humanitarios de humanidad, neutralidad, imparcialidad e independencia y apelan a todos los sectores a
no politizar la acción humanitaria.

Más de 200,000 libios desplazados en medio de combates a medida que aumenta la amenaza COVID-19 – Libia


Trípoli – Más de 200,000 personas han sido desplazadas durante el año desde la reanudación del conflicto en Libia según los nuevos datos recopilados por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). Trípoli representa alrededor de 150,000 de los nuevos desplazamientos registrados, pero las personas también se han visto obligadas a abandonar sus hogares en otras áreas del país afectadas por conflictos, incluidos Murzuq, Sirt y Abu Gurayn.

Las hostilidades continúan sin cesar en la capital, Trípoli, esta semana, dañando la infraestructura civil, incluido uno de los pocos centros de salud activos en la ciudad, el Hospital Al Khadra, donde pacientes con COVID-19 son tratados Un trabajador de la salud también resultó herido en el ataque del lunes.

"Un año después de que comenzó el conflicto, la situación humanitaria en Libia nunca ha sido tan mala", dijo Federico Soda, jefe de misión de la OIM en Libia. "Las necesidades nunca han sido mayores y las condiciones nunca han sido más difíciles. A pesar de los llamamientos para un alto el fuego humanitario, la lucha continúa en medio de serios temores de una epidemia de COVID-19. "

Desde abril de 2019, el conflicto ha dañado gravemente las instalaciones de salud y otras infraestructuras en la capital, dejando a decenas de miles de familias libias y migrantes desplazados internamente, algunos de los cuales están detenidos, en condiciones Vidas muy difíciles. La mayoría de estas personas vulnerables viven en viviendas superpobladas con acceso limitado a servicios de salud, en constante riesgo de bombardeo.

La situación de seguridad aumenta las necesidades humanitarias y dificulta que los trabajadores humanitarios lleguen a las poblaciones vulnerables. Las preocupaciones de seguridad ahora están asociadas con serias preocupaciones de salud planteadas por la posible propagación del virus COVID-19, particularmente en los centros de detención. Libia registró su primer caso confirmado de COVID-19 el 24 de marzo. Veinte personas hasta ahora han dado positivo.

Mientras que al menos 1.500 personas están detenidas en Libia, miles más permanecen en manos de traficantes y traficantes en condiciones aún peores donde no se puede proporcionar ayuda humanitaria.

La OIM reafirma que las vidas de los civiles deben estar protegidas y que deben proporcionarse pasajes seguros a los que huyen de los conflictos, y permitir que los trabajadores de ayuda tengan acceso, particularmente en el contexto de una pandemia mundial en Expansión rápida.

Todas las poblaciones vulnerables deben incluirse en la respuesta de salud y las medidas tomadas para frenar la propagación de COVID-19, incluida la prevención, las pruebas y el tratamiento.

La OIM lleva a cabo regularmente campañas de desinfección y fumigación en centros de detención y puntos de desembarque y proporciona artículos de higiene a los migrantes detenidos. Estos esfuerzos se combinan con sesiones de sensibilización y educación sanitaria para migrantes y personas desplazadas. A través de su clínica móvil, los equipos médicos de la OIM continúan brindando atención de salud primaria y de emergencia, incluida la detección de síntomas de COVID-19.

Para obtener más información, comuníquese con Safa Msehli en OIM Ginebra: Tel: +41794035526, correo electrónico: smsehli@iom.int

Estimaciones del impacto de COVID-19 en la pobreza mundial – World


Comunicado de prensa: las consecuencias de COVID-19 podrían sumir a 500 millones de personas en la pobreza en los países en desarrollo

Una nueva investigación publicada por UNU-WIDER advierte hoy que las consecuencias económicas de la pandemia global podrían aumentar la pobreza mundial en 500 millones de personas, o el 8% de la población humana total. Seria el primera vez que la pobreza ha aumentado en el mundo en treinta años, desde 1990.

Los autores del estudio UNU-WIDER – Andy Sumner y Eduardo Ortiz-Juárez del King's College de Londres y Chris Hoy de la Universidad Nacional de Australia – encuentran que una disminución de esta magnitud revertiría una década de progreso global en la reducción de la pobreza

Este estudio muestra que el logro de la Agenda 2030, y en particular los ODS sobre la ausencia de pobreza y hambre cero, se encuentra bajo una amenaza considerable. La necesidad de hoy es reunir a las agencias de desarrollo, los gobiernos nacionales, la sociedad civil y el sector privado en un esfuerzo global para proteger los medios de vida y las vidas de los más pobres de los pobres del Sur. – Kunal Sen, director de UNU-WIDER.

Los resultados del estudio han despertado la preocupación por las comunidades vulnerables de todo el mundo. Oxfam Internacional los cita hoy en su llamado a los líderes mundiales para implementar "un paquete de rescate económico para todos, para mantener a flote a los países y comunidades pobres", antes de las reuniones principales de El Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI). ) y la próxima semana para los ministros de finanzas del G20.

Oxfam hace un llamado a los líderes mundiales para que acuerden un paquete de rescate de emergencia de USD 2.5 billones pagado por la cancelación inmediata o la postergación de 1 billón en pagos de deuda, uno 1 billón de aumento en los derechos especiales de giro del FMI (reservas financieras internacionales) y 500 000 millones adicionales en ayuda.

El documento de trabajo WIDER estima el resultado de un aumento de 400 a 600 millones de personas en la pobreza mundial, dado un escenario en el que el consumo per cápita se contrae en un 20%. El estudio también estima aumentos en la pobreza para contracciones atenuadas de 10% y 5% y muestra los impactos en la pobreza por región, así como a nivel mundial.

Andy Sumner, profesor de desarrollo internacional en King’s College London e investigador principal no residente de UNU-WIDER, dijo sobre la investigación:

"Nos sorprendió la magnitud del potencial tsunami de pobreza que podría seguir a COVID-19 en los países en desarrollo. Nuestros resultados subrayan la importancia de ampliar drásticamente las redes de seguridad social en los países en desarrollo lo antes posible y, en términos más generales, prestar mucha más atención al impacto de COVID en los países en desarrollo. desarrollo y lo que la comunidad internacional puede hacer para ayudar".

CONTACTAR

Timothy shipp

A %d blogueros les gusta esto: