El aprendizaje seguro y continuo debería ser una parte integral de la respuesta global a la pandemia de COVID -19 – World


La pandemia de COVID-19 ha resultado en una interrupción sin precedentes en la educación con cierres de escuelas que afectan a más del 90% de los estudiantes en todo el mundo. En el apogeo de la pandemia, las escuelas, universidades y otras instituciones educativas se cerraron en más de 160 países, afectando a 1.600 millones de estudiantes. La crisis expuso vulnerabilidades y amplificó las desigualdades sociales, de género, de aprendizaje y digitales.

Reconociendo la importancia crítica de reafirmar la centralidad de la educación en los esfuerzos mundiales para reconstruir mejor e involucrar a los Estados Miembros con los principales interesados ​​en la educación en la respuesta educativa a la COVID-19, el Grupo de Amigos de la Educación y el Aprendizaje a lo Largo de Toda la Vida y la UNESCO organizaron la reunión de alto nivel 'Educación interrumpida, educación transformada' el 30 de junio 2020

La discusión reunió las voces de los Estados Miembros, los representantes principales del sistema de las Naciones Unidas y los principales interesados ​​en la educación, incluidos la UNESCO, el UNICEF, la Asociación Mundial para Education and Education International, así como representantes del sector privado, docentes y sociedad civil. El panel, moderado por Borhene Chakroun, Director de la División de Políticas y Sistemas de Aprendizaje Permanente, UNESCO, destacó las lecciones aprendidas de la crisis de COVID-19, desde la aplicación de modelos alternativos innovadores de la provisión de aprendizaje hasta las estrategias implementadas para llegar a los más desfavorecidos, así como recomendaciones sobre cómo Hacer que los sistemas educativos sean más resistentes e inclusivos.

En nombre de los copresidentes del grupo de amigos de aprendizaje permanente, ÉL. Lazarus Ombai Amayo, Embajador y Representante Permanente de Kenia ante las Naciones Unidas y Copresidente del Grupo de Amigos, subrayó la importancia del compromiso de los Estados miembros para garantizar el derecho a la educación para todos durante la pandemia y más allá. El Embajador Amayo señaló que los Estados miembros están en condiciones de marcar una diferencia cuando sus respuestas nacionales a la educación se basan en la inclusión y la equidad, el enfoque multilateral, solidaria y una asociación viable, incluso con el sector privado. El Grupo de Amigos pidió una mayor inversión financiera en educación a través de fondos nacionales sostenidos y cooperación internacional para garantizar el acceso a la tecnología y la educación durante la pandemia de COVID. 19 y sus consecuencias. Además, el Grupo alentó a los miembros de las Naciones Unidas a comprometerse a promover la centralidad del derecho a la educación y la continuidad del aprendizaje como clave para el éxito de COVID 19 respuesta y recuperación en varios procesos de toma de decisiones en la Sede de las Naciones Unidas.

De parte de UNESCO, Stefania Giannini, Subdirectora General de Educación, informó a los participantes sobre la respuesta educativa a la crisis mundial en el mundo. Señaló que sin una acción oportuna, 17 millones de niños y jóvenes corren el riesgo de no volver a la escuela el próximo año, refiriéndose también a los hallazgos del último Informe de Monitoreo Global. educación que estima que alrededor del 40% de los países más pobres apoyan a los estudiantes en riesgo durante la crisis COVID-19. El Jefe de Educación de la UNESCO hizo un fuerte llamamiento a los Estados Miembros para que apoyen la provisión de educación, que es crucial para todos Agenda 2030, y reafirmamos el compromiso colectivo de garantizar que nadie se quede atrás.

La educación es la base del desarrollo sostenible y la paz. Debería estar en el centro de la agenda política de los gobiernos para una recuperación sostenible e inclusiva: Stefania Giannini, Subdirectora General de Educación, UNESCO.

Teniendo la educación como una de sus principales prioridades, la Presidente de la 74ª sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas, Excmo. Sr. Tijani Mohammed Bande, señaló que la interrupción de la educación causada por la pandemia no solo había afectado los logros básicos de alfabetización de los estudiantes, sino que también había amenazado sus habilidades analíticas y habilidades de pensamiento crítico. permitiendo practicar el diálogo intercultural y la tolerancia hacia diferentes creencias, culturas y valores. Instó a los donantes a cerrar la brecha anual de financiación de la educación e integrar la educación en su respuesta para aliviar el conflicto, el hambre, la pobreza y la inestabilidad, lo que debilita la capacidad de los niños para aprender. El Presidente de la Asamblea General alentó a los países a reasignar al menos el 4% del PIB o al menos el 15% del gasto público a la educación, y a los donantes a cumplir el objetivo de las Naciones Unidas de 0.7% del ingreso nacional bruto a ayuda extranjera y asignar 10% a ayuda para educación primaria y secundaria.

Amina Mohammed, Vicesecretaria General de las Naciones Unidas y Presidenta del Grupo de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible, informó a los Estados Miembros sobre los esfuerzos del sistema de las Naciones Unidas para abordar los efectos adversos de la pandemia. En particular, elogió a todos los socios educativos por movilizarse durante esta crisis y unirse a la Coalición Global para la Educación COVID-19 convocada por la UNESCO para proporcionar mejores datos, políticas, prácticas y consejos prácticos para los gobiernos. El Secretario General Adjunto subrayó la necesidad de reinventar la educación y garantizar que esté a la vanguardia y en el centro de los esfuerzos globales de respuesta y recuperación de COVID-19 para poder ; acelerar la acción hacia nuestros objetivos para 2030 y equipar a los jóvenes con las habilidades del siglo XXI.

Robert Jenkins, Jefe Global de Educación, UNICEF, destacó el enfoque en llegar a los más marginados. A medida que las escuelas en muchos países comienzan a reabrir, llamó la atención sobre el Marco de Reapertura Escolar, desarrollado por la UNESCO, UNICEF, el Programa Mundial de Alimentos y el Banco Mundial. Este marco ya está siendo utilizado por muchos países para guiar las discusiones de reapertura en todo el mundo. El Sr. Jenkins también destacó la necesidad de mejorar las habilidades y los resultados de aprendizaje de todos los alumnos a través de una mejor pedagogía y apoyo docente. Finalmente, el representante de UNICEF destacó la importancia de un enfoque integral, que tenga en cuenta el bienestar socioemocional de los niños, las escuelas seguras y la higiene.

Alice Albright, Directora Ejecutiva, Alianza Global para la Educación, centró su intervención en el aspecto importante de movilizar apoyo para la continuidad del aprendizaje para todos los niños y jóvenes, especialmente aquellos de los entornos más vulnerables. Instó a los Estados miembros y socios a mantener la educación en un lugar destacado en la agenda de financiamiento, invirtiendo en educación, asociaciones, reduciendo la brecha digital y integrando instrumentos financieros innovadores.

Traer el punto de vista de maestros y educadores, Haldis Margrete Holst, Vicesecretaria General, Internacional de la Educación, pidió que se invite a los profesionales de la educación a sentarse con los responsables políticos y los encargados de tomar decisiones para dar forma a la respuesta educativa. Hizo hincapié en la importancia de confiar y apoyar a los profesionales de la educación en el campo con las herramientas y la tecnología necesarias, y subrayó que esta última es una herramienta, pero no un reemplazo para los maestros.

Los participantes también escucharon una presentación de Salman Khan, fundador de la Academia Khan., uno de los líderes mundiales en educación a distancia y un socio importante de la Global Education Coalition. Al enfatizar la importancia de los docentes, reveló el potencial de soluciones tecnológicas innovadoras para servir a docentes, socios y estudiantes. En el futuro, dijo que es esencial hacer que la educación y el aprendizaje permanente sean lo más interactivos y humanos posible.

Traer la perspectiva del sector privado, Thierry Coilhac, director de educación electrónica, Orange Group, explicó cómo la compañía apoya a los países en desarrollo al proporcionar soluciones de bajo costo para el aprendizaje permanente. Más de 1000 escuelas en 50 países han sido equipadas con tabletas, proyectores y servidores.

Tras las intervenciones de los panelistas, los Estados miembros entablaron un debate interactivo con los oradores. Los participantes compartieron lecciones clave aprendidas de la crisis, experiencias nacionales en la aplicación de modelos nuevos y alternativos de entrega de aprendizaje, y subrayaron el papel esencial de las alianzas en el desarrollo de soluciones inclusivas. Un acuerdo clave sigue siendo que el financiamiento para la educación debería ser parte de las medidas de recuperación después de la pandemia de COVID-19, dado que la educación es un bien público global y un imperativo para el desarrollo.

————————————–

el Grupo de amigos para la educación y el aprendizaje permanente., copresidido por las Misiones Permanentes de Argentina, República Checa, Japón, Kenia y Noruega, proporciona una plataforma informal para las delegaciones de los Estados Miembros y los socios educativos clave para entregar los mensajes acordados sobre educación, especialmente aquellos sobre el poder transformador de la educación como parte de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

La educación no puede esperar anuncia una nueva respuesta educativa a COVID-19 para refugiados y personas desplazadas internamente en 10 países afectados por crisis – ECW Las inversiones aprobadas por COVID-19 ahora suman un total de $ 43.5 millones – Bangladesh


Las primeras asignaciones de respuesta de emergencia de ECW se centran en los niños y jóvenes refugiados, desplazados y de la comunidad de acogida.

22 de julio de 2020, Nueva York – La educación no puede esperar hoy anunció un financiamiento adicional de US $ 19 millones para la educación en respuesta a la pandemia de COVID-19 en 10 países afectados por la crisis Con este nuevo financiamiento, la respuesta total de ECW a COVID-19 ahora cubre 33 países y contextos afectados por la crisis, con un financiamiento de US $ 43.5 millones aprobado hasta la fecha.

“Ha llegado el momento de tomar medidas decisivas y revolucionarias para garantizar que todos los niños refugiados tengan acceso a una educación de calidad. La educación no puede esperar está tomando tales medidas y debemos aumentar nuestro apoyo a este esfuerzo ", dijo el Rt. Hon. Gordon Brown, Enviado Especial de las Naciones Unidas para la Educación Mundial y Presidente del Grupo Directivo de Educación de Alto Nivel no puede esperar.

Esta nueva financiación se proporcionará en asociación con gobiernos nacionales, agencias de las Naciones Unidas y un número significativo de organizaciones de la sociedad civil en Bangladesh, República Democrática del Congo, Etiopía, Irak, Kenia, Líbano , Libia, Sudán del Sur, Tanzania y Zambia.

Estas subvenciones de First Emergency Response (FER) se centran en niños y jóvenes en refugiados, desplazados internos y comunidades de acogida: 876.392 en total, de los cuales 461.706 son niñas y 405.886 niños. En total, 25 becarios implementarán la segunda fase de la educación COVID-19 de ECW en respuesta a emergencias. En la mayoría de los países, esta respuesta es coordinada por los respectivos gobiernos y el ACNUR.

“Los niños y jóvenes desplazados por conflictos armados y desastres climáticos están particularmente expuestos y doblemente afectados por COVID-19. Esta inversión está dedicada a ellos, pero aún queda mucho por hacer. Hacemos un llamado a los socios para que proporcionen recursos financieros sustanciales para las personas más abandonadas como resultado de conflictos brutales y crisis punitivas ", dijo Yasmine Sherif, Directora de Educación No puede esperar.

El 68% de los niños y jóvenes objetivo de las inversiones son refugiados, el 32% son desplazados internos y niños y jóvenes de las comunidades de acogida. Con la continuidad de la educación interrumpida por la pandemia global, la educación de respuesta a emergencias de ECW cubre todo el espectro de edades de 3 a 18 años con un paquete integral de apoyo. El 23 por ciento de los beneficiarios están en el nivel secundario para garantizar que su aprendizaje continúe. En el otro extremo del grupo de edad, el 19% de los beneficiarios se beneficiarán de las actividades integrales de desarrollo de la primera infancia. Además del acceso al aprendizaje, las inversiones incluyen protección infantil, salud mental y servicios de apoyo psicosocial, así como un mayor acceso a los servicios de aprendizaje. Agua vital y saneamiento.

Estas nuevas subvenciones se basan en la rápida respuesta de ECW y sus socios a la pandemia mundial, que ha llevado a más de mil millones de niños a quedarse fuera de la escuela. Escuela y tiene vastos impactos sociales y económicos negativos a escala global. Antes de la pandemia, 75 millones de niños y jóvenes afectados por emergencias y crisis prolongadas carecían de acceso a la seguridad, la esperanza y las oportunidades para ;una educación. La pandemia ahora está poniendo en riesgo a más niños y jóvenes, y ECW y sus socios han lanzado un llamamiento global urgente para movilizar US $ 310 millones para llegar a las niñas y niños vulnerables que corren el mayor riesgo de dejarlo atras.

ECW Segundo tramo COVID-19 Primera respuesta de emergencia

  • Bangladesh: US $ 600,000 asignados. Beneficiarios: Consejo Noruego para Refugiados ($ 300,000), Plan Internacional ($ 300,000)
  • República Democrática del Congo: $ 2.3 millones asignados. Beneficiarios: AVSI con AIDES ($ 900,000), Terre Sans Frontières (TSF), con Frères de l'Instruction Chrétienne-Dungu ($ 1.4 millones)
  • Etiopía: US $ 2,8 millones asignados. Beneficiarios: ACNUR ($ 1.86 millones), Plan International ($ 440,000), Save the Children ($ 500,000)
  • Iraq: US $ 2,3 millones asignados. Beneficiarios: Save the Children ($ 580,000), People in Need ($ 430,000), Public Aid Organization ($ 430,000), Intersos ($ 430,000), Norwegian Refugee Council ($ 430,000)
  • Kenia: USD 2,3 millones asignados. Beneficiarios: ACNUR ($ 1.84 millones), Save the Children ($ 460,000)
  • Líbano: USD 2,8 millones asignados. Becarios: Save the Children ($ 715,000), AVSI ($ 695,000), NRC ($ 695,000), IRC ($ 695,000)
  • Libia: US $ 1,5 millones asignados. Beneficiarios: UNICEF ($ 750,000), Consejo Noruego para Refugiados ($ 750,000)
  • Sudán del Sur: USD 2,32 millones asignados. Destinatarios: La Federación Luterana Mundial ($ 1.5 millones), World Vision International ($ 345,000), en todas partes ($ 487,000)
  • Tanzania: US $ 1,5 millones asignados. Destinatario: Comité Internacional de Rescate ($ 1.5 millones)
  • Zambia: USD 600,000 asignados. Destinatario: ACNUR ($ 600,000)

Notas para los editores:

  • Las subvenciones de ECW First Emergency Response se anunciaron el 2 de abril (más información aquí)
  • Las subvenciones de ECW First Emergency Response se anunciaron el 20 de mayo (más información aquí)

Actualización del mensaje clave de Sudán del Sur: Resultados de emergencia (Fase 4 del IPC) generalizados en el pico de julio / agosto de la temporada de carestía, julio de 2020 – Sudán del Sur


Mensajes clave

El alcance y la gravedad de la inseguridad alimentaria aguda continúa aumentando en el pico de julio / agosto de la temporada de carestía en Sudán del Sur. Los resultados de emergencia (Fase 4 del IPC) están muy extendidos, lo que indica que una alta proporción de la población experimenta grandes brechas en el consumo de alimentos o se involucra en estrategias de acción. Adaptación severa en un intento de aliviar las diferencias en el consumo de alimentos. La escalada de conflictos intercomunitarios y los recientes choques económicos asociados con COVID-19 y la disminución de los ingresos del petróleo, respaldados por la producción agrícola deficitaria, las condiciones macroeconómicas aún pobres y el conflicto político prolongado, continúan limitando las fuentes de alimentos. e ingresos del hogar.

La necesidad de asistencia alimentaria humanitaria sostenida ya gran escala sigue siendo alta en todo el país. La inseguridad alimentaria es más grave en las zonas afectadas por el conflicto de Jonglei, Lagos y Warrap, así como en partes del Alto Nilo, la Unidad, el norte de Bahr el Ghazal y Ecuatoria Oriental y Ecuatoria Central. FEWS NET predice que el desastre (IPC Fase 5) es probable en áreas de mayor preocupación durante la temporada de carestía, particularmente en partes de Jonglei y el Alto Nilo donde los resultados ya son severos y la capacidad la adaptación del hogar se ha erosionado debido a las inundaciones de 2019 y / o al conflicto reciente. En estas áreas, hay grupos de hogares en riesgo, con pocos activos productivos y acceso limitado o nulo a un mercado en funcionamiento, que puede experimentar un rápido deterioro de la inseguridad alimentaria. agudo entre ciclos de distribución de ayuda alimentaria.

Los niveles de conflicto intercomunal siguen siendo altos en la región fronteriza de Warrap y Lakes y en Twic East, Duk y Pibor de Jonglei. La mayor preocupación es Pibor, donde el conflicto ha provocado desplazamientos a gran escala, interrumpió la entrega de ayuda alimentaria y llevó a los trabajadores humanitarios a evacuar. Según OCHA, 60.850 personas han sido desplazadas internamente dentro de Pibor desde junio. Además, un IRNA realizado en junio confirmó que 37.200 personas habían sido desplazadas de Uror a Nyirol y Akobo West. Informantes clave informan el saqueo de ayuda alimentaria preposicionada en Gumuruk, Lekuangole y Verteth payams en Pibor, mientras que mujeres, niños y ancianos han huido a áreas remotas con acceso limitado o nulo a los mercados o ayuda alimentaria. El conflicto durante la temporada de lluvias principal, cuando se espera que la siembra esté en marcha y se espere que el acceso a productos ganaderos aumente estacionalmente, aumenta la probabilidad de resultados de seguridad. los alimentos seguirán siendo inusualmente severos durante el período poscosecha. Se necesita asistencia alimentaria urgente y sostenida durante la temporada de carestía y los períodos posteriores a la cosecha para salvar vidas.

Al 31 de julio, el ministerio de salud había confirmado 2,322 casos de COVID-19 en Sudán del Sur, con una tasa de letalidad de 1.98 por ciento. La mayoría de los casos confirmados se encuentran en el estado de Juba y en Ecuatoria oriental, aunque los casos en áreas rurales son probablemente más altos de lo que se conoce debido al número limitado de pruebas. Si bien las restricciones de movimiento no se han restablecido en Sudán del Sur, los flujos comerciales internos y la actividad comercial permanecen por debajo de lo normal. En las zonas urbanas, los ingresos de los hogares pobres por el trabajo diario ocasional y el comercio minorista siguen siendo atípicamente bajos. Los socios de seguridad alimentaria en el Alto Nilo, Unity, Warrap y Western Bahr el Ghazal también informan que las medidas preventivas continúan disminuyendo su capacidad de proporcionar asistencia planificada, incluida la distribución de alimentos. insumos agrícolas, alimentos en especie y vacunas y tratamientos para el ganado. Externamente, Etiopía ha intensificado la aplicación de las restricciones al movimiento transfronterizo en la frontera de Akobo-Gambella debido al aumento de los casos de COVID-19 entre los refugiados en Gambella. Informantes clave informaron a fines de julio que los refugiados sudaneses del sur que huían del conflicto intercomunal todavía cruzan informalmente a Etiopía, pero la situación requiere un monitoreo continuo.

La depreciación de la moneda local, la dependencia de las importaciones de alimentos y el aumento de los costos de transporte durante la temporada de lluvias conducen a precios de los alimentos altos y en aumento, a pesar de mejorar la comercio transfronterizo en comparación con el año pasado. Según los datos semanales de vigilancia transfronteriza de FEWS NET, los volúmenes de comercio de sorgo de Uganda a Sudán del Sur en el segundo trimestre de 2020 fueron un 9% superiores al primer trimestre de 2020 y un 9% superiores al primer trimestre de 2020. 45 por ciento por encima del segundo trimestre de 2019. Los volúmenes de comercio de sorgo de Sudán del Sur a Sudán del Sur cayeron 68 por ciento del primer al segundo trimestre de 2020, pero fueron 18 por ciento más altos que 39; en el segundo trimestre de 2019. No obstante, los datos de precios de mercado disponibles muestran que el precio minorista de una malwa (3,5 kg) de sorgo blanco en junio osciló entre 57 y 115% por encima Junio ​​de 2019 en mercados de referencia clave como Juba, Wau, Aweil. Aunque los precios fueron similares o inferiores a los de junio de 2019 en Rumbek Center y Torit, los precios fueron 74-88% superiores al promedio de cinco años. Es probable que los precios del sorgo aumenten aún más hasta que la cosecha principal comience en septiembre. Sin embargo, la asistencia alimentaria y las cosechas de la primera temporada en Greater Equatoria probablemente estabilizarán los precios de los alimentos en mercados vecinos como Juba y Torit.

Según los informes del PMA, el PMA tenía previsto llegar a 2,8 millones de personas con doble distribución de raciones y 1 millón de personas con una sola ración durante el ciclo de distribución de junio / julio. La ayuda alimentaria humanitaria sigue siendo esencial para evitar resultados de seguridad alimentaria más extremos a nivel de condado. Hasta el 10 de julio, el PMA también había colocado el 83 por ciento de su asistencia planificada durante un período de seis meses en áreas que generalmente son inaccesibles durante la temporada de lluvias. Debido a múltiples conmociones, incluidas las necesidades asociadas con COVID-19, el Fondo Humanitario de Sudán del Sur (SSHF) ha asignado USD 1,8 millones al Grupo de Seguridad Alimentaria y Medios de Vida para apuntar a 273,000 beneficiarios, en particularmente en áreas urbanas o lugares donde se alojan personas desplazadas internamente o refugiados recién retornados, donde el riesgo de propagación de COVID-19 y sus impactos directos o indirectos son más altos.

En Bimodal Greater Equatoria, la recolección de la cosecha de maíz de la primera temporada de junio / julio está en marcha. En general, se espera que la cosecha sea inferior a 2019, pero similar al promedio reciente de cinco años debido al menor acceso a las semillas, lo que ha reducido el área sembrada y el daño de las langostas del desierto en algunos. partes de Magwi y Torit en Ecuatoria Oriental. Un estudio de impacto realizado por la FAO en junio reveló un grado variable de incidencia y daño de la langosta. En Magwi, la langosta del desierto dañó más del 60 por ciento de los campos de cultivo evaluados, mientras que en Torit, solo el 12 por ciento de los campos de cultivo evaluados fueron dañados. En Ikotos, no hubo daños notables en los cultivos. La información disponible de la FAO indica que la amenaza de la langosta persistirá hasta agosto, ya que se espera que los enjambres del noroeste de Kenia migren hacia el norte a través del este de Sudán del Sur a las zonas de cría de verano en Sudán.

La principal temporada de lluvias de junio a septiembre es de 5 a 45 por ciento por encima del promedio en la mayor parte del este de Sudán del Sur y de 5 a 30 por ciento por debajo del promedio en noroeste, sudoeste y noreste del sur de Sudán. En Fashoda y Manyo, en el estado del Alto Nilo, los déficits de lluvia han obligado a algunos agricultores a replantar sus cultivos de sorgo. En el resto del país, a pesar de las cantidades en exceso y en déficit en comparación con el promedio, la precipitación acumulativa generalmente apoya el desarrollo normal de los cultivos en zonas de lluvia unimodal. Basado en un menor acceso a las semillas esta temporada debido a los altos costos de las semillas vinculados con COVID-19, y los continuos conflictos e inundaciones entre comunidades en algunas áreas, la cosecha de la temporada principal probablemente será menor hasta 2019, aunque similar a los últimos cinco promedios anuales.

Con el pronóstico prevaleciente de precipitaciones superiores a la media en el este de Sudán del Sur, el monitoreo cercano de las inundaciones sigue siendo esencial. A finales de julio, breves períodos de fuertes lluvias causaron un desbordamiento estacional del Nilo en las zonas bajas e inundables de Bor, Duk y Twic East en Jonglei. Las inundaciones desplazaron a aproximadamente 1.800 hogares en Bor South y sumergieron los cultivos en Duk. El sistema global de pronóstico de conjunto NOAA / NCEP muestra una probabilidad sostenida de fuertes precipitaciones hasta el 10 de agosto de 2020 en el este de Sudán del Sur. Aunque el alcance de las inundaciones es menor en 2020 en comparación con 2019 hasta ahora, un año consecutivo de pérdidas de cultivos y ganado inducidas por inundaciones en áreas bajas a lo largo de la cuenca del Nilo y Pibor -Akobo-Sobat empeoraría la inseguridad alimentaria -tiempo de cosecha. Además, el riesgo de fiebre del Valle del Rift en julio de 2020 es alto, especialmente en el este de Sudán del Sur, que se cree que afecta tanto a la salud del ganado como a la humana.

Realidad de las niñas y adolescentes migrantes durante la pandemia COVID-19 – Venezuela (República Bolivariana de)


Los impactos socio-económicos, las restricciones de movimiento y el cierre de fronteras, consecuencia de la pandemia COVID-19, han exacerbado la violación de los derechos de la población migrante, especialmente las niñas y adolescentes.

(PANAMÁ – 3 de agosto de 2020): La región de las Américas es testigo de dos las peores crisis migratoria del mundo: el flujo de personas venezolanas, mayoritariamente asentadas en Colombia, Brasil, Ecuador y Perú; y la población del Triángulo Norte (Honduras, Guatemala y El Salvador) que migra hacia México y Estados Unidos.

La situación además de países, sumadas a políticas migratorias cada vez más restrictivas, implica a la mayoría regularizar su estatuto migratorio, viéndose desprovistos del acceso a servicios básicos, como la salud. En el contexto de la pandemia de COVID-19, las condiciones de vida empeoran siendo las niñas, niños y adolescentes migrantes, alrededor de siete millones, los más afectados. De hecho, por encima de los fundamentos, contales como el derecho a vivir con sus familias, libre de violencia, para acceder a la educación se han visto altamente Vulados, sin que se vislumbren respuestas.

“Aunque las condiciones de los dos flujos migratorios son diferentes, en ambos contextos, las circunstancias representan el riesgo de violencia contra la niñez. Hay muchos casos de niñez no acompañada, sobrio todo en el Triángulo Norte tiene las principales motivaciones es la reunión familiar. Los medios de supervivencia están restringidos. No hay acceso a heno en oportunidades laborales. En los países hay miles de migrantes en circunstancias difíciles, en albergues improvisados ​​pequeños, atrapados y sin poder recibir la atención adecuada. Las medidas sanitarias impuestas por los países hacen que muchos migantes se queden detenidos en las fronteras o en las ciudades durante el tránsito de sus registradores ", explica Nicolás Rodríguez, Gerente Regional de Gestión del Riesgo de Desastres en Plan International.

Regresar o seguir: el dilema de millones

Victoria *, una adolescente venezolana de 14 años, relata como su madre vendió su propio cabello en la frontera de Venezuela con Colombia para lograr llegar a Ecuador, en principios de este año. Desde su llegada, se esforzaron por asentarse, proveyendo servicios de limpieza en la capital. Para ese entonces, Victoria no consideraba todavía la posibilidad de retomar sus estudios. “Por ahora tenemos comida y un poco de ahorros. Recibimos ayuda financiera por parte de Plan Internacional y eso nos permite estar tranquilas unas semanas. Nuestra idea siempre ha sido quedarnos, pero no sabemos qué puede pasar, no sabemos si tendremos que regresar a Venezuela … ", explicó Alba *, la Madre de Victoria, quien no ha producido productos en semanas debido a la emergencia sanitaria.

Regresar tiene un país, que puede recibir en su mayoría servicios permanentes de agua y electricidad y cuya infraestructura sanitaria está prácticamente colapsada, representa para muchos y el fin de toda esperanza. Sin embargo, ante la falta de empleo, de recursos económicos, los desalojos ilegales y las extorsiones, más de 81,000 inmigrantes Venezolanos han decidido volver han conocido el país natal. En el contexto del Triángulo Norte, el debate no es más sencillo siendo las principales causas de migración, violencia y reunificación familiar. Así mismo, quienes han regresado a sus comunidades denuncian haber sido víctimas de discriminación y amenazas, al ser acusados ​​de portar obtienen el COVID-19.

En la uncertidumbre suman los riesgos del camino y de asentarse nuevamente. Plan International, una ONG internacional que trabaja por los derechos de la niñez y la igualdad de las niñas, alerta sobre los riesgos de abandono, agresiones a su salud física, abuso, violencia, explotación sexual, discriminación y reclutamiento forzado infrentan todos que dos de niñas y niños migrantes.

“Las niñas y adolescentes mujeres son sus vulnerabilidades particulares, vivir una doble discriminación por su género y edad. En este sentido, están más propensas a ser sujetos de la explotación sexual, sin que se reconozca su calidad de víctimas, debido a estereotipos y creencias que naturalizan el pago por sexo con mujeres y niñas y las respuestas. Así mismo, al ser menores de edad, sufren por la negligencia de las autoridades locales ”, explica Amalia Alarcón, Gerente Regional de Programas de Influencia de Plan Internacional.

Desde 2018, Plan International ha cancelado un Programa de Respuesta Regional a la Crisis Venezolana, implementado con acuerdos en Ecuador, Colombia, Perú y Venezuela, que se ha beneficiado de menos de 300,000 personas. Así mismo, se han realizado acciones conjuntas entre las oficinas de El Salvador, Honduras y Guatemala para dar soporte a la comunidad migrante y de acogida. Ambas respuestas contempla entre las principales acciones la protección integral de la niñez y adolescencia, incluyendo la prevención de violencias basada en Género y las violencias sexuales, el acceso y permanencia en la educación de calidad y el empoderamiento económico y social a las personas por más recientes la crisis, principalmente las niñas y jóvenes mujeres.

En el contexto de la pandemia de COVID-19, Plan International está implementando un programa de respuesta regional en países trece, que tiene como objetivo apoyar a las niñas, los niños, las familias y las comunidades para hacer frente a los problemas de la pandemia; así como apoyar los programas de respuesta de los gobiernos nacionales y locales para limitar la propagación y el impacto de COVID-19.

“Es urgente que se facilen corredores humanitarios en las zonas de frontera para que se autorice el paso y se proteja a los migrantes, refugiados y personas en condición de movilidad forzada. Especialmente se presentan flujos de migrantes represados ​​en las fronteras de Guatemala y México en Centroamérica y en las fronteras de Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú y Brasil, Suramérica. Los migrantes han perdido atrapados, sin medios de subsistencia y sin acceso a servicios básicos, dado el impacto generador por la pandemia del COVID-19 ", asegura Rodríguez, quien enfatiza sobre la importancia de abordar la Emergencia migratoria y sanitaria desde una perspectiva de respuesta a corto y largo plazo.

Planifique las fotos de respuesta internacional en Colombia: https://bit.ly/migracion-plan

Acerca de Plan International: https://plan-international.org/es/latin-america

Para solicitar una entrevista o para obtener más información, póngase en contacto con:

Horacio Garcete
Gerente Regional de Comunicaciones para América Latina y el Caribe
Correo electrónico: horacio.garcete@plan-international.org
Celular: +595974634513

Acerca del Plan Internacional:

Somos una organización humanitaria y de desarrollo que promueve los derechos de la niñez y la adolescencia, y la igualdad para las niñas. Sin política filiación, religiosa ni gubernamental.

Plan International fue desarrollado en 1937 y desarrolla sus acciones en más de 70 países de todo el mundo.

En Latinoamérica y El Caribe trabajamos con niñas, niños, jóvenes y familias en 13 países, a través de programas y proyectos comunitarios para el empoderamiento de los derechos y la promoción de la igualdad de género.

Niños de América Central y el Caribe que enfrentan la doble amenaza de una temporada de huracanes más fuerte y COVID-19 – World


El desplazamiento y las interrupciones del servicio causadas por las tormentas podrían hacer que los niños y las familias sean más vulnerables al virus, advierte UNICEF

CIUDAD DE PANAMÁ / NUEVA YORK, 3 de agosto de 2020 – En toda América Central y el Caribe, más de 70 millones de niños se ven afectados directa o indirectamente por la pandemia COVID-19. Muchos de estos niños que viven en las zonas costeras de América Central y el Caribe podrían enfrentar la amenaza adicional de tormentas catastróficas a medida que la temporada de huracanes 2020 entre en una fase más activa, advirtió UNICEF hoy. # 39; hui. El desplazamiento, el daño a la infraestructura y las interrupciones del servicio causadas por las tormentas, especialmente en las zonas costeras, podrían hacer que los niños y las familias sean más vulnerables a la enfermedad y sus efectos.

La agencia de niños está particularmente preocupada de que una tormenta severa pueda socavar seriamente los esfuerzos en curso para detener la transmisión de la enfermedad. El virus podría propagarse fácilmente en refugios de emergencia abarrotados o sitios de desplazamiento donde la distancia física sería difícil de asegurar. Al mismo tiempo, las medidas de control existentes, como el lavado de manos y la gestión eficaz de casos, podrían fallar si el agua esencial, el saneamiento y la infraestructura sanitaria se dañaran o destruyeran.

La pandemia ya está agotando los sistemas de salud nacionales y locales de la región, lo que plantea serias dudas sobre cómo les iría después de un huracán catastrófico. Mientras tanto, las restricciones de movimiento y el déficit presupuestario relacionados con la pandemia pueden obstaculizar los esfuerzos nacionales de preparación para huracanes.

"En los días y semanas venideros, los niños y las familias corren el riesgo de ser golpeados simultáneamente por dos desastres, COVID-19 y huracanes", dijo Bernt Aasen, director regional de UNICEF para América Latina y el Caribe. “Esta es la tormenta perfecta que tememos para el Caribe y América Central. A medida que seguimos tomando precauciones para proteger a las familias de COVID-19, los esfuerzos para prepararse para el huracán ahora son vitales para mitigar la propagación del virus entre las comunidades más vulnerables.

Como informó UNICEF en una reciente alerta infantil, se espera que la región del Caribe en particular experimente un aumento en la intensidad de las tormentas y el consiguiente desplazamiento de personas en los próximos años. La Administración Nacional de Océanos y Atmósferas había proyectado previamente que hay un 60% de posibilidades de que la temporada de huracanes de 2020 vea una actividad de huracanes superior a la normal, con un promedio de 15 tormentas nombrado, incluidos 8 huracanes y 4 huracanes principales.

A fines de mayo, la tormenta tropical Amanda causó inundaciones y deslizamientos de tierra en partes de El Salvador, Guatemala y Honduras. Al menos 33 personas han muerto en la zona, incluido un niño, y miles han sido desplazadas. Los tres países han confirmado casos de COVID-19.

En solo 10 años, de 2010 a 2019, las tormentas causaron 895,000 nuevos desplazamientos de niños en el Caribe y 297,000 en Centroamérica.

En toda la región, UNICEF está trabajando para apoyar los esfuerzos de preparación para huracanes y las respuestas de salud pública al COVID-19 a través de la educación, la divulgación comunitaria y el apoyo técnico a los gobiernos. . UNICEF también está alentando a las autoridades locales y nacionales a garantizar que los planes de respuesta a huracanes se adapten para tener en cuenta los riesgos asociados con la pandemia y para ampliar el acceso. servicios esenciales que incluyen salud, protección, agua y saneamiento para niños y familias vulnerables.

Trabajando con gobiernos, ONG y socios del sector privado, UNICEF está trabajando para desarrollar la resiliencia ante los desastres entre las comunidades del Caribe y América Central. Estos esfuerzos incluyen:

Trabajar con los gobiernos para ajustar los planes de preparación y respuesta ante huracanes para reflejar los riesgos de COVID-19, centrándose en grupos vulnerables de niños, mujeres embarazadas y lactantes, familias de Mujeres monoparentales y niños discapacitados. UNICEF también está trabajando para mejorar los mecanismos y herramientas de coordinación para una evaluación oportuna de las necesidades y una respuesta basada en la evidencia.

Apoyar el trabajo de coordinación de los organismos regionales, incluida la Agencia de Manejo de Emergencias por Desastres del Caribe (CDEMA), la Comunidad del Caribe-CARICOM y el Centro de Coordinación de Prevención desastres naturales en América Central (CEPREDENAC): para mejorar la coordinación intersectorial y los vínculos con las políticas de gestión del riesgo de desastres a más largo plazo;

Apoyar la iniciativa de Escuelas Seguras en 18 países del Caribe para desarrollar la resiliencia, la capacidad y proteger a los estudiantes, educadores e infraestructura crítica de los peligros naturales como los huracanes;

Preinstale suministros vitales, incluidos más de 18,500 tanques de agua plegables, 7,500 mesas de purificación de agua, 130 carpas, cientos de artículos de higiene críticos, kits educativos y recreación: para llegar a miles de niños en áreas de riesgo de Barbados, Antigua, Trinidad y Tobago y América Central;

Trabajar con los gobiernos en sus políticas de adaptación al cambio climático para que sean sensibles a los niños y estén informados por las perspectivas a largo plazo de los jóvenes y adolescentes.

Contactos de medios

Marisol Quintero
Oficina Regional de UNICEF para América Latina y el Caribe
Tel: +507 3017485 Tel: +507 65692718
Correo electrónico: mquintero@unicef.org

Alfonso Fernández Reca
Oficina Regional de UNICEF para América Latina y el Caribe, Panamá
Teléfono: + 507 6941 2277
Correo electrónico: afernandezreca@unicef.org

Impacto de COVID-19 en los medios de vida, la seguridad alimentaria y la nutrición en África oriental: enfoque urbano, agosto de 2020 – Etiopía


PUNTOS FUERTES

Las poblaciones urbanas en África Oriental son altamente vulnerables a la pandemia de COVID-19, particularmente 35 millones de personas, o el 58% de las poblaciones urbanas que viven en asentamientos informales que están en alto riesgo debido a de su impacto.

Los medios de subsistencia y los ingresos de estas poblaciones urbanas se ven gravemente afectados, especialmente los pobres urbanos que dependen del sector informal, con graves consecuencias para su seguridad alimentaria y nutrición.

Se estima que la cantidad de personas con inseguridad alimentaria en África Oriental aumentará este año a más de 41 millones de personas debido a COVID-19, incluidos 14 millones que viven en áreas urbanas.

Resumen de COVID-19

PANORAMA GENERAL

COVID-19, una pandemia mundial, ha causado más de 18 millones de casos en todo el mundo y contribuyó a 690,000 muertes hasta el 2 de agosto. Las cargas más altas se encuentran en los Estados Unidos (4.8 millones de casos y 158,000 muertes), Brasil (2.7 millones de casos, 94,000 muertes) e India (1.8 millones de casos , 38,000 muertes) (Johns Hopkins, 2020).

El epicentro de la pandemia se ha desplazado de China a Europa y América del Norte, y ahora al sur del mundo, particularmente América del Sur y El sur de Asia y los países de bajos ingresos están viendo cada vez más casos (Mahler y Wadhwa, 2020). Aunque los países de Asia, Europa y Oceanía tomaron el control de la propagación y lentamente comenzaron a abrir sociedades, muchos países comenzaron a experimentar una nueva ola de aumento de casos, lo que lleva a algunos países y ciudades a volver a implementar bloqueos parciales (OMS, 2020).

RESUMEN DE ÁFRICA ORIENTAL

Con 53,000 casos confirmados y 821 muertes al 1 de agosto, la región se encuentra en un nivel relativamente modesto en comparación con otras regiones del mundo, aunque el número de casos nuevos aumenta más rápido que antes. A nivel mundial, la tasa de mortalidad se estima entre 0.6% y 3.5%, pero hasta ahora parece estar en el extremo inferior de la escala en África Oriental (1) (Kissler et al., 2020).

Filipinas COVID-19 Plan de respuesta humanitaria (revisión de agosto de 2020) – Filipinas


Prefacio

Nos hemos encontrado en una batalla global, con toda la humanidad enfrentando un enemigo común, la nueva enfermedad del coronavirus. En la actualidad, la pandemia se ha cobrado trágicamente cientos de miles de vidas, ha infectado a millones de personas e interrumpido la economía mundial. El impacto para todos nosotros es de gran alcance y las consecuencias repercutirán en el futuro.

Más que nunca, las Naciones Unidas deben escuchar las complejas necesidades de los países y reconocer que este momento exige una acción coordinada, decisiva e innovadora por parte de todos los sectores de la sociedad. La ONU en Filipinas y sus socios humanitarios se han movilizado de manera rápida e integral, apoyando al gobierno en la respuesta de salud, mientras continúan y amplían la entrega de asistencia humanitaria para salvar vidas y poner en marcha instrumentos para respuestas rápidas al impacto socioeconómico.

La revisión de agosto del plan de respuesta COVID-19 del Equipo Humanitario de País (HCT) se centra en proporcionar intervenciones críticas de salud y asistencia humanitaria multisectorial a 5, 4 millones de los filipinos más pobres y marginados que viven en zonas sensibles a la epidemia, especialmente en zonas pobres y densamente pobladas. en entornos urbanos, y en particular haciendo hincapié en la seguridad y el bienestar de las mujeres y las niñas.

La naturaleza evolutiva de este documento refleja cómo la comunidad humanitaria en Filipinas se movilizó rápidamente y se unió de manera coordinada e inclusiva para apoyar los esfuerzos dirigidos por el gobierno en respuesta a la pandemia de COVID. 19, así como para ayudar a abordar los problemas socioeconómicos. necesidades emergentes de la contracción de la economía y niveles de desempleo sin precedentes. El plan también es un trampolín hacia el apoyo de la ONU a mediano y largo plazo para la recuperación de COVID-19, que se desarrollará en el próximo marco socioeconómico y de consolidación de la paz de la ONU.

Con requisitos financieros de $ 122 millones, este es el mayor plan internacional de respuesta humanitaria para la comunidad humanitaria con sede en Filipinas desde el tifón Haiyan / Yolanda en 2013. Filipinas también se ha incluido en El Plan Global de Respuesta Humanitaria, con un total de $ 10 mil millones, que reúne planes de respuesta de los 63 países más vulnerables.

Las actividades de casi 50 socios de la ONU y no gubernamentales con sede en los países que contribuyen a la respuesta reúnen a ONG nacionales e internacionales y sus redes, organizaciones religiosas y el sector privado. El plan de respuesta tiene como objetivo ayudar al gobierno a abordar los desafíos más inmediatos relacionados con la salud, la seguridad alimentaria, el agua y el saneamiento, la protección y comunicación de riesgos, entre otros. Las intervenciones se adaptan al contexto de una economía de ingresos medios caracterizada por desigualdades persistentes, comunidades marginadas y desplazamientos debido a peligros naturales y conflictos.

A medida que trabajamos juntos para apoyar los esfuerzos del gobierno para contener el virus contra la demanda de restaurar la economía, debemos tratar de aprovechar las oportunidades para construir resiliencia, equidad e inclusión. , en resumen, para mejorar el progreso.
El plan de respuesta HCT COVID-19 se extiende hasta el final del año, pero reconociendo la naturaleza única y cambiante de esta crisis, el documento continuará siendo actualizado periódicamente

Gustavo Gonzalez
Coordinador Residente y Humanitario de las Naciones Unidas

ACNUR indignado por el ataque al campo de desplazados internos de Camerún, al menos 18 muertos – Camerún


Este es un resumen de lo que dijo el portavoz del ACNUR, Babar Baloch, a quien se puede atribuir el texto citado, durante la conferencia de prensa de hoy en el Palacio de las Naciones en Ginebra. .

ACNUR, la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados, condena enérgicamente un ataque brutal y no provocado contra un sitio que alberga a 800 desplazados internos (PDI) cerca de la aldea de Nguetchewe, en la región. del extremo norte de Camerún.

Al menos 18 personas murieron y 11 resultaron heridas en el incidente en las primeras horas del domingo 2 de agosto cuando los atacantes arrojaron un dispositivo explosivo, que se cree que era una granada, en el campamento improvisado durante que la gente estaba durmiendo

Algunos de los heridos fueron evacuados al Hospital del Distrito de Mokolo, a una hora en automóvil de Nguetchewe.

Unas 1.500 personas, incluidos residentes aterrorizados de la aldea anfitriona, huyeron a la cercana ciudad de Mozogo por razones de seguridad.

El ACNUR está desplegando una misión de emergencia para evaluar la situación y evaluar las necesidades de protección y salud de los afectados.

Las comunidades locales en esta región empobrecida son a menudo las primeras en responder a quienes huyen de la creciente inseguridad y violencia en la región que cubre el lago Chad y el noreste de Nigeria. A veces están vinculados y comparten con ellos los pocos recursos a su disposición.

En medio de la creciente inseguridad, el ACNUR predice que se necesitará protección comunitaria, vivienda, agua y saneamiento a medida que el país responda a la pandemia de COVID-19.

El ACNUR hace un llamamiento a todos los actores para que respeten el carácter civil y humanitario de los campamentos de desplazados internos y respondan rápidamente a las necesidades urgentes de las personas que huyeron de la violencia y sufrieron desplazamientos múltiples.

Este ataque sigue a un aumento significativo de incidentes violentos en la región del Lejano Norte de Camerún en julio, incluidos los saqueos y secuestros de Boko Haram y otros grupos armados activos en la región. La región del extremo norte, ubicada entre los estados nigerianos de Borno y Adamawa y el lago Chad, actualmente alberga a 321,886 desplazados internos y 115,000 refugiados nigerianos.

El incidente también es un triste recordatorio de la intensidad y brutalidad de la violencia en la región de la cuenca del lago Chad, que ha obligado a huir a más de 3 millones de personas: 2 , 7 millones de personas están desplazadas en el noreste de Nigeria, Camerún, Chad y Níger, mientras que 292,682 refugiados nigerianos han huido a países vecinos.

Camerún informa que desde enero de este año, ha registrado 87 ataques de Boko Haram en su frontera norte con Nigeria. Veintidós de ellos estaban en el distrito norte de Mozogo solo.

Los violentos ataques se cobraron la vida de 30,000 personas y desplazaron a más de 3 millones en Nigeria, Camerún, Níger y Chad.

** Para obtener más información sobre este tema, comuníquese con: **

  • En Camerún, Melvis Lu-uh Kimbi, kimbi@unhcr.org, +237691142788
  • En Dakar, Romain Desclous, desclous@unhcr.org, +221 786 396 385
  • En Ginebra, Babar Baloch, baloch@unhcr.org, +41 79513 9549
  • En Nueva York, Kathryn Mahoney, mahoney@unhcr.org, +1 347 443 7646

Sudán: Actualización Flash de inundación # 1 – Sudán


PUNTOS FUERTES

  • Las fuertes lluvias la semana pasada causaron inundaciones repentinas e inundaciones de ríos en diferentes partes de Sudán, con Jartum, el Nilo Azul y los estados del Nilo entre los más afectados.

  • Las tormentas han destruido hogares y personas desplazadas, especialmente en el Nilo Azul, donde varias hectáreas de cultivos se inundaron a mediados de la temporada de siembra. Otras infraestructuras críticas, incluidos los puntos de agua, las letrinas y las escuelas, se han dañado, lo que aumenta la necesidad de asistencia humanitaria.

  • El gobierno y las organizaciones humanitarias ya están ayudando a los afectados, y la Fuerza de Tarea contra Inundaciones, dirigida por la Comisión de Ayuda Humanitaria, se ha activado a nivel federal para coordinar la operación.
    Los socios enfrentan algunos desafíos, especialmente en el Nilo Azul, donde varios caminos son intransitables, lo que dificulta el acceso a la población.

  • El Departamento de Meteorología de Sudán predice precipitaciones superiores a la media durante agosto en al menos las tres cuartas partes del país, lo que podría provocar nuevas inundaciones.

RESUMEN DE LA SITUACIÓN

Las intensas lluvias en Sudán se han intensificado durante la última semana, causando inundaciones, destrucción de infraestructura, viviendas y medios de subsistencia, y provocando desplazamientos en varias partes del país. Jartum, el Nilo Azul y el Nilo se encuentran entre los estados más afectados. Las inundaciones también causaron daños y afectaron a personas en otras áreas, como El Gezira, West Kordofan y Darfur del Sur.

En el estado del Nilo Azul, el estado con el mayor número de personas afectadas hasta la fecha, la presa Bout Earth en la localidad de Tadamon excedió su capacidad y colapsó. tras las fuertes lluvias recibidas el 29 de julio. Al menos 12 vecindarios río abajo de Bout Town se inundaron como resultado del incidente, afectando a unas 3.900 personas. La mayoría de ellos quedaron sin hogar y ahora se quedan con familias de acogida, ya que casi 190 casas fueron destruidas y 590 dañadas, según la Comisión de Ayuda Humanitaria (HAC) del gobierno. Se espera que más casas colapsen a medida que continúan las lluvias en un área donde la tierra ya está extremadamente húmeda.

Las inundaciones también dañaron al menos una escuela, 14 pozos y 218 letrinas. Según la información preliminar de las autoridades locales, podrían haberse perdido varias hectáreas de cultivos y llevarse más de 150 animales, lo que aumenta el riesgo de una mayor inseguridad alimentaria en los próximos meses. El colapso de la presa Bout Earth probablemente comprometerá el acceso al agua para las más de 84,000 personas que viven en el área, según HAC.

También en el Nilo Azul, las fuertes lluvias también afectaron a más de 650 personas en el pueblo de Wad Abok, en la localidad de Bau, a 15 km al este de Bout Town. Varios caminos son intransitables y el acceso a las áreas de Wad Abok y Bout solo es posible en helicóptero, lo que dificulta la capacidad de respuesta del Gobierno y las organizaciones humanitarias.

En el estado del Nilo, algunas localidades, incluida la ciudad de Abu Hamad, recibieron más de 44 mm de precipitación el 28 de julio, casi tres veces el promedio diario de la temporada de lluvias. de la región, según la Autoridad Meteorológica de Sudán. Según los datos iniciales de HAC y los trabajadores de ayuda en el terreno, unas 75 casas colapsaron, más de 260 resultaron dañadas y cientos de alimentos y pertenencias fueron arrastrados por inundaciones repentinas. Las familias afectadas necesitan comida, refugio y otros artículos de emergencia, como tapetes, bidones, utensilios de cocina y mosquiteros.

En el estado de Jartum, más de 180 viviendas fueron severamente dañadas o destruidas en la localidad de Sharg Al-Neel, luego de una tormenta que azotó la capital el 31 de julio. Umm Dhawan Ban, el pueblo de Al-Nazyla, Abu Qrun Garib, las áreas de Abu Qron ـ Janoub y Jabareen, así como Omdurman, son los más afectados, dejando a decenas de familias en el que necesitan alimentos y refugio de emergencia, según las autoridades estatales.

Las fuertes lluvias también afectaron a los residentes de los estados de El Gezira, West Kordofan y Darfur del Sur. En el estado de El Gezira, se cree que seis personas murieron como resultado de una fuerte tormenta el 28 de julio en la región de Kogeila, al este de la ciudad de El Managil, según informes de los medios. Anteriormente, a mediados de julio, las fuertes lluvias e inundaciones repentinas afectaron a casi 16,000 desplazados internos (IDP) en los campamentos de Otash (15,000 personas), Dereige (casi 700) y Mosey (más de 320 personas) en la ciudad de Nyala, Darfur del Sur. Al menos dos personas murieron en Otash, varias casas y otras infraestructuras, incluidas las letrinas, fueron destruidas.

Las fuertes lluvias continuas están obstaculizando la producción agrícola, aumentando el riesgo de brotes de enfermedades y planteando nuevos obstáculos a los esfuerzos del gobierno y sus socios para contener la pandemia de COVID-19. La mayoría de las personas desplazadas por las inundaciones viven con familias de acogida, expuestas a congestión, saneamiento deficiente y alimentos inadecuados y otros elementos esenciales, como medicamentos, mosquiteros y como servicios de protección y maternidad.

La Autoridad Meteorológica de Sudán advirtió que se esperan lluvias más intensas en agosto y septiembre en la mayor parte del país, lo que puede provocar más inundaciones y desplazamientos. Sin embargo, algunas áreas del estado del Mar del Norte, Mar Rojo y Kassala esperan lluvias por debajo del promedio, una situación que puede afectar la producción de alimentos en estas áreas. .

RESPUESTA

El Gobierno y los socios humanitarios ya están respondiendo y apoyando a las familias con asistencia vital, mientras que las evaluaciones están en curso en todas las áreas afectadas. Antes del inicio de la temporada de lluvias, se desarrolló un plan de preparación y respuesta y los socios ofrecieron suministros de emergencia en todo el país. Con el comienzo de la temporada, la Fuerza de Tarea de Inundación, dirigida por HAC, se ha activado y está coordinando la respuesta. Actualmente, los socios están utilizando los suministros propuestos e identificando posibles lagunas, así como la necesidad de reponer el equipo desplegado para la respuesta.

La logística es el desafío más crítico para satisfacer las necesidades inmediatas de la gente del Estado del Nilo Azul, según los socios humanitarios. Como las carreteras son intransitables, solo se puede acceder al área en helicóptero. A medida que el sector logístico moviliza apoyo adicional, al menos tres vuelos ya han llegado al área con suministros de emergencia, incluidos medicamentos, kits de higiene y productos de purificación de agua. , mosquiteros y otros artículos no alimentarios. Alimentos, refugio de emergencia y otros artículos, incluidos utensilios de cocina, se encuentran entre los artículos que aún deben transportarse al área afectada.

En el Nilo, 75 familias cuyas casas fueron destruidas en la localidad de Abu Hamid recibieron asistencia alimentaria. Cada familia recibió 5 kg de arroz, 5 kg de lentejas, 5 kg de aceite de cocina y 5 kg de azúcar. También se distribuyeron casi 400 láminas de plástico para refugios temporales y 20 carpas a cerca de 330 familias afectadas. Los humanitarios están liderando nuevas evaluaciones en el área, pero ya han identificado la necesidad de mosquiteros, esteras, bidones y utensilios agrícolas. HAC y sus socios están evaluando cualquier brecha en el stock actual para satisfacer estas necesidades.

En Jartum, las autoridades locales y los socios ya han movilizado ayuda alimentaria, que incluye arroz, lentejas, aceite de cocina y harina de trigo, así como 600 piezas de láminas de plástico para la población afectada. . Actualmente se identifican posibles lagunas.

En Darfur del Sur, OCHA y HAC dirigieron una misión de evaluación interinstitucional realizada del 22 al 26 de julio a Dereige y Mosey, y aún se deben realizar evaluaciones adicionales en Otash para determinar el alcance de las necesidades. emergente La respuesta humanitaria continuó en los campos de desplazados internos afectados, pero las láminas de plástico y la rehabilitación de las letrinas familiares se encuentran entre las principales brechas. Los grupos relevantes están trabajando para movilizar suministros y evaluar las brechas en la respuesta.

Para obtener más información, comuníquese con OCHA Sudán: Saviano Abreu, deabreuisidoro@un.org

Seis años después de la masacre de Sinjar, el apoyo es vital para el regreso de los yazidíes – Iraq


Sinjar es un distrito de la gobernación de Ninewa, en el norte de Irak; alguna vez fue el hogar de unas 420,000 personas que representan diversos orígenes étnicos y religiosos. Es ampliamente conocida como la patria de los yazidíes, miembros de un grupo minoritario etnoreligioso cuyas comunidades se extienden por Irak, Siria y Turquía.

El 3 de agosto de 2014, el Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIL) lanzó un asalto mortal a Sinjar. El EIIL invadió la ciudad de Sinjar y sus alrededores y cometió terribles atrocidades contra la población civil, incluidos asesinatos en masa, conversiones religiosas forzadas, secuestros y esclavitud forzada de miles. personas, especialmente mujeres y niñas. Miles de personas han huido de la región y han sido desplazadas a través de Iraq, algunas se mudan al extranjero. El Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas ha reconocido oficialmente que este reino de terror constituye un genocidio contra los yazidíes y que el EIIL ha cometido crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad en Sinjar y otras partes de Iraq.

Seis años después, hasta 200,000 yazidíes siguen desplazados. Algunos aún enfrentan condiciones difíciles en el Monte Sinjar, donde huyeron para escapar, mientras que la mayoría vive en campamentos para desplazados internos en la región del Kurdistán iraquí. El regreso a Sinjar ha sido lento desde el fin formalmente declarado del conflicto ISIL en 2017, en gran parte debido al nivel de destrucción causado en 2014. Además de la catástrofe humana, ISIL destruyó hasta el 80% de la infraestructura pública y el 70% de los civiles. casas en la ciudad de Sinjar y sus alrededores, así como muchos sitios religiosos importantes.

Jalal Khalaf Piso y su familia huyeron a la región del Kurdistán después de que el EIIL ingresara a Sinjar; Primero fueron a Baadre, luego a Duhok. La familia vivió en edificios sin terminar en Duhok hasta la liberación de Sinjar en 2015.

“Fuimos la primera familia en regresar”, explicó Jalal en octubre de 2018. “No me gusta que la gente diga que estoy fuera de lugar. Mi casa está aquí, y también mi trabajo. "

El caso de Jalal es bastante notable en los años posteriores a la derrota de ISIS; La destrucción de los servicios esenciales y la persistente inseguridad en la región inicialmente disuadieron a los yazidíes de regresar a Sinjar. Pero junio de 2020 marcó el comienzo de un marcado aumento en los retornos de las familias desplazadas. Según una evaluación reciente realizada por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) en Iraq, 10.165 personas (1.694 familias) regresaron a Sinjar entre el 8 de junio y el 16 de julio. Este es un marcado aumento con respecto a años anteriores; En mayo y junio de 2019, la OIM en Iraq registró solo 1.512 personas que regresaron a Sinjar y Baaj, el distrito vecino de la gobernación de Ninewa. Los programas de estabilización en Sinjar deben ampliarse para apoyar a los repatriados.

Las autoridades locales, las ONG y las agencias de las Naciones Unidas, incluida la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y el PNUD, están trabajando para ayudar al gobierno iraquí a proporcionar servicios que salvan vidas a los recién retornados y poblaciones vulnerables de Sinjar.

La OIM ha estado activa en Sinjar desde 2017. Los programas de estabilización se centran en eliminar algunas de las principales barreras para el retorno: la organización está invirtiendo en medios de vida y mejorando el acceso servicios básicos y vivienda en Sinjar y las comunidades a las que regresan los hogares. La OIM monitorea e informa continuamente sobre los movimientos de población de retorno a Sinjar y los hogares que actualmente se encuentran en desplazamiento secundario o que regresan a sus áreas de origen. Esto apoya la programación basada en evidencia, creando conciencia en la comunidad internacional sobre los movimientos en curso, sus puntos de partida y llegada, y las condiciones en las áreas de retorno.

La OIM también brinda servicios de salud mental y psicosocial, servicios legales relacionados con la vivienda, la tierra y la propiedad, y apoyo a organizaciones de la sociedad civil que trabajan en iniciativas de consolidación de la paz. Se brindan servicios de protección en el campamento de Sardashti, donde muchos yazidíes siguen desplazados.

Los esfuerzos de estabilización del PNUD, bajo su Mecanismo de Financiación de la Estabilización, tienen como objetivo apoyar los retornos y sentar las bases para la recuperación de Iraq mediante la restauración de servicios esenciales y la reconstrucción de la infraestructura dañada. conflicto de ISIL, trabajando en estrecha colaboración con el Gobierno de Iraq y la comunidad internacional.

En Sinjar, donde el PNUD ha estado activo desde 2016, esto abarca la rehabilitación de escuelas, casas, redes de agua, redes de electricidad, centros de salud, estaciones de policía y escuelas. una serie de edificios municipales, incluida la Dirección de Agricultura para apoyar una de las industrias clave de Sinjar. Brindar oportunidades de empleo a corto plazo a través de programas de medios de vida ayuda a los repatriados a aliviar las cargas financieras acumuladas como resultado del conflicto por el alquiler, la comida, los útiles escolares y otros artículos. .

El apoyo del PNUD a los repatriados también se está expandiendo a las regiones vecinas de Sinuni, Baaj, Tel Afar y Rabia en una serie de sectores críticos, como salud, educación, agua y electricidad. Para 2020 y más allá, toda esta área sigue siendo una prioridad estratégica clave para la programación de estabilización del PNUD, que, en asociación con la gobernación de Nínive, verá mayores esfuerzos e incluirá nuevas áreas de trabajo basadas en las necesidades únicas del PNUD. la región, como las actividades de cohesión social.

"Espero que las organizaciones y agencias de las Naciones Unidas se queden y brinden ayuda continuamente, ya que las personas necesitan ayuda para renovar sus vidas. Es difícil renovar sin el apoyo de las organizaciones ", dijo Saher Saeed, profesora de inglés.

"Como comunidad, queremos tener un lugar seguro para vivir con las principales instalaciones básicas para salvar vidas para que podamos vivir y asegurarnos de que tales ataques bárbaros no se repitan para las generaciones futuras", agregó Waleed Saydo, un estudiante. en farmacia Sinjar.

Este y cada 3 de agosto, la OIM y el PNUD se solidarizan con las comunidades de Sinjar para honrar a las víctimas de la masacre. Se necesita una defensa continua con el Gobierno de Iraq para abordar los problemas pendientes de administración de seguridad y gobernanza, y la asistencia dedicada es vital para aquellos que ahora regresan a la región. Para que la ayuda humanitaria continúe para los yazidíes que todavía están en movimiento, para aquellos que no están dispuestos o no pueden regresar a sus hogares, se deben explorar otras formas de soluciones duraderas.

La OIM y el PNUD en Iraq también exigen un fuerte énfasis en la restauración de escuelas, hospitales e instalaciones sanitarias; mejorar el acceso a la educación; mejorar la seguridad; y fortalecimiento de la gobernanza local; camino a la paz duradera en Sinjar.

Las dos organizaciones continuarán trabajando en Sinjar para restaurar servicios vitales, reconstruir infraestructura clave, apoyar la reintegración y proporcionar protección, salud mental y apoyo psicosocial y apoyo para los medios de vida.

Historia escrita por Vanessa Okoth-Obbo para IOM Iraq, con aportes del PNUD Iraq.

A %d blogueros les gusta esto: