OIM, ACNUR: Naufragio frente a Libia se cobra más de 40 vidas – Libia


Ginebra – La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y el ACNUR, la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados, están profundamente entristecidos por un trágico naufragio frente a las costas libias ayer (19/01), el primero de 2021 en el Mediterráneo central, que se cobró la vida. de al menos 43 personas. Según la OIM y el Comité Internacional de Rescate (IRC), socio del ACNUR en el terreno, 10 supervivientes fueron rescatados y llevados a tierra por Coastal Security en Zwara.

El barco, que se embarcó el martes en la madrugada de la ciudad de Zawya, se habría hundido debido a las malas condiciones del mar cuando se detuvo el motor, pocas horas después de la salida. Los sobrevivientes, principalmente de Costa de Marfil, Nigeria, Ghana y Gambia, dijeron que los que murieron eran todos hombres de países de África Occidental.

El personal de la OIM y el IRC, socio del ACNUR, les brindaron asistencia de emergencia, incluidos alimentos, agua y exámenes médicos, antes de que salieran del puerto.

Cientos de personas perdieron la vida el año pasado al intentar cruzar el Mediterráneo central, donde se ha producido el mayor número de muertes en un solo viaje migratorio mundial. La OIM y el ACNUR temen que debido a la limitada capacidad para monitorear rutas, el número real de personas que perecieron en el Mediterráneo central en 2020 podría ser mucho mayor.

Estas pérdidas de vidas subrayan una vez más la necesidad de reactivar las operaciones de búsqueda y rescate dirigidas por el estado, un vacío que las ONG y los buques comerciales están tratando de llenar a pesar de sus recursos limitados.

La OIM y el ACNUR reiteran su llamado a la comunidad internacional para un cambio urgente y mensurable en el enfoque de la situación en el Mediterráneo. Esto incluye el fin de los retornos a puertos peligrosos, el establecimiento de un mecanismo de desembarco seguro y predecible seguido de una demostración tangible de solidaridad de los estados europeos con los países que reciben un alto número de desembarques.

La situación de los migrantes y refugiados en Libia sigue siendo extremadamente precaria. Continúan los arrestos arbitrarios y las detenciones en las peores condiciones. Muchos son víctimas y explotados por traficantes y contrabandistas, detenidos para pedir rescate, torturados y maltratados.

La OIM y el ACNUR reconocen los esfuerzos de las autoridades libias para combatir el tráfico ilícito y la trata de personas y piden mayores esfuerzos para enjuiciar y responsabilizar a los grupos criminales por las violaciones de derechos humanos dirigidas a miles de migrantes y refugiados en el país.

Los organismos subrayan que si prevalecen la inacción y la impunidad, se pueden esperar más pérdidas de vidas prevenibles y trágicas.

Para obtener más información, póngase en contacto:

OMI

Safa Msehli de la OIM Ginebra, Tel: +41 79 403 5526. Correo electrónico: smsehli@iom.int

Ryan Schroeder de la OIM Bruselas Tel. + 32 492 25 02 34. Correo electrónico: rschroeder@iom.int

Flavio Di Giacomo de la OIM Roma Tel: +39.347.089.89.96 Correo electrónico: fdigiacomo@iom.int

ACNUR

Para Libia, Tarik Argaz, argaz@unhcr.org, +216 29 961295

Para Libia, Caroline Gluck, gluck@unhcr.org, M / WhatsApp +218 91000 7195 (Trípoli) o M / WhatsApp +216299255 06 (Túnez)

En Amman (regional), Rula Amin, aminr@unhcr.org, +962 79004 5849

En Ammán (regional), Andreas Kirchhof, kirchhof@unhcr.org, +962 79182 5473

En Ginebra, Andrej Mahecic, mahecic@unhcr.org, +41 79642 9709

En Nueva York, Kathryn Mahoney, mahoney@unhcr.org, + 1347443 7646

El Secretario General expresa su preocupación por la escalada de violencia en Darfur Occidental, Sudán – Sudán


SG / SM / 20538

La siguiente declaración fue hecha hoy por el portavoz del secretario general de la ONU, António Guterres:

El Secretario General está profundamente preocupado por los enfrentamientos en Darfur Occidental, Sudán, este fin de semana. La escalada de la violencia entre comunidades ha dejado decenas de muertos y heridos, el desplazamiento de casi 50.000 personas y la destrucción de bienes. Expresa su más sentido pésame a las familias en duelo y desea una pronta recuperación a los heridos.

El Secretario General exhorta a las autoridades sudanesas a que hagan todo lo posible por calmar la situación y poner fin a los combates, restablecer el orden público y garantizar la protección de los civiles, de conformidad con el Plan Nacional de Protección de los Civiles del Gobierno.

Para medios de comunicación. No es un registro oficial.

Noroeste de Siria: graves inundaciones matan a niños y obligan al menos a 20.000 a abandonar sus hogares mientras el país marca casi 10 años de conflicto – República Árabe Siria


Ammán, 19 de enero de 2021 – Un niño de seis años ha muerto y más de 20.000 niños han sido desplazados por las fuertes inundaciones en el noroeste de Siria, dijo hoy Save the Children.

Al menos 41.200 personas se vieron afectadas por una fuerte tormenta que provocó inundaciones extremas el lunes en el norte de Idlib y el oeste de Alepo. La mayoría de los afectados ya han sido desarraigados de sus hogares durante años como resultado del conflicto.

Al menos 62 campamentos y 2.558 tiendas de campaña resultaron dañados o destruidos por la tormenta, lo que a menudo se llevó las únicas posesiones que tenía la gente después de casi una década de desplazamiento.

Decenas de miles de personas se han dispersado para encontrar refugio de la tormenta en curso en escuelas y mezquitas. Otros se vieron obligados a dormir al aire libre anoche, en temperaturas bajo cero.

La tormenta también causó daños a dos escuelas, lo que se sumó a los temores por la educación en un área donde los socios de Save the Children informaron haber perdido el acceso a casi el 50% de los estudiantes desde el inicio de la tormenta. ; Brote de Covid-19 en marzo del año pasado. Los dos espacios de aprendizaje temporales, temporalmente cerrados, fueron administrados por los socios de Save the Children, ATAA y Syria Relief, en campamentos en Idlib.

Mazen *, de 10 años, que vive en un campamento en el norte de Idlib, dijo:

“Aquí en el campamento, nuestras tiendas están inundadas. Hay barro y el suelo se ha convertido en un pantano. No podemos movernos ni dejar nuestras tiendas. Queremos ir a buscar pan, pero no podemos. No podemos conseguir nada. No tenemos calefacción. Hace frío y las precipitaciones son muy fuertes. Calentamos en hogueras con leña que nos proporcionan. No es suficiente ".

Con más de 1,5 millones de personas desplazadas en el noroeste de Siria, las condiciones climáticas extremas de este invierno han devastado a familias que ya se tambalean tras una década de conflicto, desplazamiento y propagación incontrolada de Covid-19 en la región.

Ayman *, de 30 años, dijo:

“Me trasladaron de la zona rural de South Idlib hace aproximadamente un año y cuatro meses. Luchamos con el mismo problema todos los años, fuertes lluvias que provocan inundaciones, un diluvio de lodo y suelos pantanosos. Una carpa aquí estaba completamente inundada, así que la rodeamos con arena [para evitar que entre agua] y la arreglamos. Necesitamos desesperadamente todas las fuentes de calor, combustible, madera, lo que sea. En estas duras condiciones, la mayoría de las personas no pueden permitirse el lujo de calentarse. "

Cientos de campamentos adicionales en la región también se han vuelto de difícil acceso, privando a miles de familias de la ayuda humanitaria que les salvó la vida.

La Directora de Respuesta de Save the Children en Siria, Sonia Khush, dijo: “Me entristece la noticia de la muerte de un niño como resultado de las graves inundaciones en el noroeste. Esta es otra pérdida de vidas en casi diez años de sufrimiento para el pueblo sirio. Miles de familias no podrán recuperarse de esta tormenta por mucho tiempo. Muchos han perdido todo por lo que trabajaron duro. Y los niños no saben dónde van a pasar la noche.

“Pedimos la intensificación urgente de los esfuerzos de ayuda para los niños y las familias en las áreas afectadas. El acceso humanitario transfronterizo debe facilitarse con urgencia y todas las partes en el conflicto deben encontrar una solución que salve del sufrimiento a miles más. "

Save the Children y sus socios están tratando de brindar asistencia humanitaria esencial, pero no han podido llegar a tres de los campamentos debido a que las carreteras se están convirtiendo en pantanos. También se han eliminado los campamentos donde un tercer socio, Violet, está implementando servicios de inmunización y donde se ha establecido un centro de planificación familiar.

Con la rápida inflación de la libra siria junto con la pandemia de coronavirus, las recientes inundaciones solo exacerbarán las necesidades sobre el terreno, dijo Save the Children. La gente necesita desesperadamente calefacción, combustible, dinero para renovar las carpas, dinero para el transporte, canastas de comida, carpas, colchones y mantas.

Los socios de Save the Children ya han comenzado a planificar su respuesta para proporcionar kits de protección contra el clima y reparar los sistemas de drenaje de agua alrededor del campamento.

Miles de centroafricanos se refugian en Camerún – Camerún


Un aumento de la violencia en la República Centroafricana ha llevado a 5.000 centroafricanos a buscar refugio a través de la frontera con Camerún.

Por Xavier Bourgois

GAROUA-BOULAI, Camerún – Sentado en el bar de un hotel en Garoua-Boulaï, una pequeña ciudad en el este de Camerún en la frontera con la República Centroafricana, un hombre de mediana edad recibe una serie de llamadas telefónicas. Hace apenas unas semanas, fue candidato a las elecciones legislativas en la ciudad centroafricana de Bouar.

Las incursiones insurgentes y la violencia pusieron fin a su campaña. Junto con muchos otros residentes de la ciudad, incluidos agricultores, comerciantes y funcionarios del gobierno, tuvo que huir a Camerún.

“Ahora estoy atascado. La carretera está bloqueada ”, explica el hombre *, que ahora busca un vuelo de regreso a Bangui, la capital centroafricana.

Durante varias semanas, no ha pasado tráfico en la carretera principal entre Douala en Camerún y Bangui, como lo demuestran las decenas de camiones de carga estacionados a un lado de la carretera en Camerún.

La violencia electoral a finales de diciembre llevó a unos 60.000 centroafricanos a buscar refugio en países vecinos.

Aunque la mayoría huyó a la República Democrática del Congo, cerca de 5.000 refugiados cruzaron el monte hacia el vecino Camerún, evitando la carretera y los grupos armados. Miles más han buscado refugio en Chad y la República del Congo.

Entre los refugiados recién llegados a Garoua-Boulaï se encuentra Gnindou Melina, quien llegó a registrarse con ACNUR, la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados, después de viajar 60 kilómetros desde Baboua en la región occidental de CAR con su joven familia.

“A partir del 19 de diciembre empezamos a ver taxis que huían de Gallo (a 40 kilómetros de distancia), que nos decían que los rebeldes se dirigían a Baboua. Salimos el 21 de diciembre a pie con los niños ”, cuenta. “Tuvimos que caminar ya que no había más taxis. Caminamos, caminamos, caminamos hacia Garoua-Boulaï.

Ahora a Melina le cuesta imaginar regresar a su país y dice que está lista para ir a cualquier parte, siempre que ella y su familia puedan vivir allí en paz.

A 30 minutos en coche de la frontera, el sitio de refugiados de Gado ya alberga a más de 26.000 refugiados centroafricanos que huyeron de la violencia anterior en 2014. Equipos de carpinteros están trabajando para construir 300 refugios de emergencia para alojar a algunos de los recién llegados, pero otros . debe encontrar refugio en las comunidades locales.

"Tengo muchos hijos. No tengo dinero, ¿con qué pagaré el alojamiento? Prefiero ir a Gado. ¿Encontraremos alojamiento en Gado? ¿Qué comer? No lo sé, no lo sé. Encontrar comida aquí es un poco difícil para los niños ”, dice Joséphine Oumarou, quien también huyó de los enfrentamientos en Bouar.

Maurice Moussouravi, jefe de la oficina del ACNUR en Meiganga, que administra el sitio de Gado, dice que la situación es manejable por ahora. “Con el apoyo de nuestros socios, podemos hacer frente a estas llegadas y proporcionar refugio, comida y atención a quienes lo deseen. Sin embargo, si la afluencia continuara, con las autoridades camerunesas dirigiremos a los refugiados al mejor lugar para ser atendidos y sobre todo para estar seguros.

El Programa Mundial de Alimentos y UNICEF también están apoyando al ACNUR en su respuesta a esta nueva emergencia, "pero los recursos siguen siendo limitados y necesitaremos toda la buena voluntad para seguir ayudando a los recién llegados, si ese es el caso. La afluencia tuvo que aumentar", Moussouravi dijo.

* Identidad denegada por motivos de protección.

Declaración conjunta de las Naciones Unidas sobre la crisis humanitaria y la escalada de violencia en el norte de Mozambique – Mozambique


Declaración conjunta sobre Mozambique de los directores regionales de las Naciones Unidas para África oriental y meridional

La ONU está profundamente preocupada por el empeoramiento de la crisis humanitaria y la escalada de violencia que está obligando a miles de personas a huir en la provincia de Cabo Delgado.

La escalada del conflicto y el deterioro de la situación humanitaria en Cabo Delgado ha dejado a las comunidades totalmente dependientes de la ayuda humanitaria. Según el gobierno, los ataques de grupos no estatales han obligado a más de 565.000 personas a huir de sus hogares y pueblos, abandonando sus cultivos y sus medios de vida.

En diciembre pasado, los Directores Regionales de las Naciones Unidas para África Oriental y Meridional visitaron Mozambique para evaluar la difícil situación y las necesidades de las poblaciones desplazadas, así como las comunidades de acogida en el norte de la provincia de Cabo Delgado, y se reunieron con funcionarios del gobierno en Maputo.

Expresaron su profunda preocupación por la situación humanitaria que se desarrolla en Cabo Delgado, donde la violencia ha expuesto a las personas a violaciones de derechos humanos y ha dejado a las personas con un acceso muy limitado a los alimentos y a los medios de subsistencia. La creciente inseguridad y la mala infraestructura significa que se ha vuelto más difícil llegar a los necesitados y, junto con las consecuencias de la pandemia de COVID-19, la crisis se ha vuelto aún más compleja.

La misión conjunta con los directores regionales de la FAO, el FIDA, la OIM, el UNFPA, el ACNUR y el PMA, así como el gerente del centro de resiliencia del PNUD y los miembros del país de las Naciones Unidas, permitió a los participantes ver de primera mano el impacto de la continuación violencia en Cabo. Delgado y mostrar su apoyo a las comunidades afectadas y al pueblo mozambiqueño.

Escucharon testimonios tremendamente conmovedores de hombres, mujeres y niños desplazados en la localidad de Pemba, la capital de Cabo Delgado, y en los distritos de Ancuabe y Chiúre, personas cuya vida se ha visto trastornada por el conflicto y la inseguridad. También se reunieron con comunidades que acogen a desplazados internos, visitaron áreas de reasentamiento planificadas y mantuvieron conversaciones con el gobernador provincial y el secretario de estado, así como con líderes religiosos y representantes de las provincias.39; organizaciones cívicas.

La crisis en el norte del país es una emergencia compleja de seguridad, derechos humanos, humanitaria y de desarrollo, que subraya el imperativo de continuar brindando asistencia para salvar vidas mientras se apoya colectivamente la construcción de resiliencia a largo plazo dirigida por el gobierno.

Si bien reconocieron que se ha hecho mucho para ayudar a las víctimas de la crisis, los Directores Regionales destacaron que con el aumento diario de los desplazamientos, la falta de alimentos, agua, agua, saneamiento adecuado, vivienda, salud, protección y educación estaba agravando un situación ya grave, que empeorará con la inminente temporada de lluvias en un país particularmente propenso a extremos climáticos, como lo ilustraron de manera devastadora los ciclones Idai y Kenneth en 2019. Más recientemente, la tormenta tropical Chalane, que afectó a las mismas poblaciones en diciembre pasado, como El ciclón Idai de hace años fue un duro recordatorio de la amenaza climática que enfrentan los mozambiqueños y la urgencia de aumentar masivamente las inversiones en recuperación y resiliencia.

Dado que COVID-19 mantiene cerradas la mayoría de las escuelas, la importancia de una sólida inversión en educación para fortalecer el capital social y humano de Mozambique es una preocupación creciente.

Existe una necesidad urgente de ampliar los programas de protección, salud, alimentación y nutrición para niños y mujeres vulnerables, las intervenciones de vacunación e inmunización y el asesoramiento psicosocial, y trabajar para permitir que las familias agrícolas y pesqueras desplazadas restablezcan medios de vida sostenibles.

Los directores regionales pidieron apoyo para el reasentamiento adecuado de las familias desarraigadas, lo que agota los recursos ya limitados de las comunidades de acogida empobrecidas y ralentiza los esfuerzos del gobierno para registrar y ayudar a las personas desplazadas de manera efectiva.

Señalaron que se necesitan inversiones urgentes en desarrollo y fortalecimiento de la resiliencia no solo para promover los derechos humanos y la justicia social, sino también para limitar el impacto de las crisis actuales y ayudar a prevenir el futuro.

Para frenar el extremismo violento, pidieron un enfoque transnacional para las iniciativas de desarrollo y priorizar el empoderamiento económico y la inclusión social y política de mujeres y jóvenes.

Instaron al Gobierno de Mozambique y a la comunidad internacional a redoblar los esfuerzos para poner fin a todas las formas de violencia en el país, incluida la violencia de género y el matrimonio infantil, y a invertir más en las mujeres, los niños y las niñas como agentes de progreso y cambio.

Los directores regionales expresaron su agradecimiento al gobierno por su papel en ayudar a satisfacer las necesidades humanitarias de las poblaciones del norte del país y reafirmaron el compromiso de las Naciones Unidas de defender los derechos humanos y promover la paz y el desarrollo sostenible para todos los mozambiqueños. .

Panorama de la seguridad alimentaria y la nutrición de la región de Asia y el Pacífico 2020: La alimentación maternoinfantil en el centro de la mejora de la nutrición – Mundo


Las agencias de las Naciones Unidas advierten sobre el impacto económico de COVID-19 y el empeoramiento de las desigualdades alimentará la desnutrición de miles de millones en Asia y el Pacífico

Dietas de niños y madres particularmente vulnerables

20/01/2021, Bangkok, Tailandia – El impacto económico de COVID-19 en la región más poblada del mundo amenaza con socavar aún más los esfuerzos para mejorar las dietas y la nutrición de los casi dos mil millones de personas en Asia y el Pacífico que ya no podían pagar alimentos saludables antes de la pandemia, dice un nuevo informe publicado hoy por cuatro organismos especializados de las Naciones Unidas.

El informe, & # 39;Panorama de la seguridad alimentaria y la nutrición regionales de Asia y el Pacífico 2020: Dietas maternoinfantiles en el corazón de una mejor nutrición "encontró que 1.900 millones de personas no podían permitirse dietas saludables en esta región, incluso antes del brote de COVID-19 y el daño que desde entonces ha causado a las economías y los medios de vida individuales. El informe fue publicado conjuntamente por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, el Programa Mundial de Alimentos y la Organización Mundial de la Salud.

Debido al aumento de los precios de las frutas, verduras y productos lácteos, se ha vuelto casi imposible para los pobres de Asia y el Pacífico tener una dieta saludable, cuya accesibilidad es esencial. Para garantizar la seguridad alimentaria y la nutrición para todos y para todos. madres e hijos. en particular.

Los precios de los alimentos y los ingresos disponibles rigen las decisiones de los hogares sobre alimentación y nutrición. Pero la epidemia de COVID-19 y la falta de oportunidades de trabajo decente en muchas partes de la región, junto con una incertidumbre significativa en los sistemas y mercados alimentarios, ha llevado a un empeoramiento de las desigualdades, ya que las familias más pobres con ingresos en declive cambian su dieta más para elegir. alimentos más baratos y menos nutritivos.

Hacer que los alimentos nutritivos sean asequibles y accesibles

Más de 350 millones de personas en Asia y el Pacífico estaban desnutridas en 2019, aproximadamente la mitad del total mundial. En toda la región, se estima que 74,5 millones de niños menores de 5 años tenían retraso en el crecimiento (demasiado pequeños para su edad) y 31,5 millones estaban emaciados (demasiado delgados para su estatura). La mayoría de estos niños vive en el sur de Asia con casi 56 millones de retraso en el crecimiento y más de 25 millones de emaciación. Al mismo tiempo, el sobrepeso y la obesidad han aumentado rápidamente, especialmente en el sudeste de Asia y el Pacífico, con un estimado de 14,5 millones de niños menores de 5 años con sobrepeso u obesidad.

La mala alimentación y la ingesta nutricional insuficiente son un problema constante. El costo de una dieta saludable es significativamente más alto que el de una dieta que proporciona suficientes calorías pero carece de valor nutricional, lo que muestra brechas significativas en el sistema alimentario para brindar opciones nutritivas para todos a un precio asequible. Estos costos son aún mayores para las mujeres y los niños, dadas sus necesidades nutricionales adicionales.

El informe pide una transformación de los sistemas alimentarios en Asia y el Pacífico, con el objetivo de aumentar la asequibilidad y el acceso de las familias a alimentos nutritivos, seguros y sostenibles. Los alimentos nutritivos y saludables deben ser accesibles para todos, en todas partes. Para que esto suceda, el informe recomienda que se necesitan enfoques y políticas integrados. Estos pasos son esenciales para superar los problemas de la no asequibilidad y para garantizar dietas saludables para la madre y el niño.

Mejorar la nutrición de la madre y el niño requiere el fortalecimiento de los sistemas vitales

La nutrición es de vital importancia a lo largo de la vida de una persona. El impacto de una mala alimentación es más severo en los primeros 1000 días, desde el embarazo hasta que el niño cumple 2 años. Los niños pequeños, especialmente cuando comienzan a comer sus 'primeros alimentos' a los 6 meses de edad, tienen altas necesidades nutricionales para crecer bien y cada bocado cuenta.

La integración de campañas de cambio de comportamiento centradas en la nutrición en todos estos sistemas debería conducir a un mejor uso del conocimiento y la sostenibilidad de los comportamientos que ayudan a las personas a adoptar dietas saludables.

La educación sobre qué constituye una alimentación saludable y cómo crear entornos higiénicos en el hogar, la escuela y la comunidad, así como las inversiones en la educación de las niñas y la infraestructura que respalda las buenas prácticas de agua, saneamiento e higiene son esenciales.

Por lo tanto, proporcionar alimentos nutritivos, inocuos, asequibles y sostenibles para todos requiere la coordinación con los asociados en los sistemas de alimentación, agua y saneamiento, salud, protección social y saneamiento.39; educación, a fin de crear colectivamente un entorno propicio.

También se necesita más atención para poner en práctica las políticas y planes nacionales destinados a mejorar la prestación de servicios de salud para la nutrición maternoinfantil y los buenos resultados nutricionales. Los servicios para mejorar la dieta de las madres y los niños pequeños deben ser priorizados como parte del paquete básico de atención de salud necesario para abordar la desnutrición, el sobrepeso y la obesidad y lograr la cobertura universal de salud.

Mientras tanto, los esfuerzos de protección social pueden proteger y estabilizar los ingresos y mejorar el acceso a alimentos saludables durante desastres y crisis. Al menos nueve gobiernos de Asia y el Pacífico han implementado un componente de COVID-19 para la madre y el niño en sus sistemas de protección social. Sin embargo, se necesita más recopilación y análisis de datos para documentar la efectividad de la protección social para mejorar la nutrición de las madres y los niños en la región.

Trae a todos a la mesa

Los sistemas alimentarios desempeñan un papel fundamental en el logro de la seguridad alimentaria y nutricional para todos. Un sistema alimentario sostenible y sensible a la nutrición es esencial para producir alimentos diversos y nutritivos para dietas saludables. Mejorar la eficiencia y la productividad de las cadenas de valor puede reducir los costos de los alimentos esenciales para hacerlos más asequibles.

Estas acciones son más necesarias que nunca a medida que la situación de la desnutrición evoluciona en Asia y el Pacífico, con alimentos altamente procesados ​​y económicos disponibles en toda la región. Estos alimentos a menudo están cargados de azúcar y grasas no saludables y carecen de las vitaminas y minerales necesarios para el crecimiento y el desarrollo. El consumo de estos alimentos aumenta el riesgo de obesidad, diabetes y enfermedades cardiovasculares.

Los gobiernos deben invertir en nutrición y seguridad alimentaria en los mercados de alimentos frescos y callejeros para promover dietas saludables. La regulación de la venta y comercialización de alimentos a los consumidores, especialmente a los niños, es importante para abordar el sobrepeso, la obesidad y las enfermedades y enfermedades relacionadas.

El informe también llama a la acción dentro del sector privado, ya que tiene un papel importante que desempeñar en el apoyo a la transformación del sistema alimentario y sus cadenas de valor para lograr dietas saludables.

Aprovechar estos sistemas, de una manera coordinada que amplíe las posibilidades de superar las barreras para acceder y consumir alimentos saludables, ayudará a los países y las personas en Asia y el Pacífico a recuperarse del impacto económico de COVID-19 más rápido y a estar mejor preparados para el futuro. . crisis.

El informe, "Panorama regional de Asia y el Pacífico de la seguridad alimentaria y la nutrición 2020: Las dietas maternoinfantiles en el corazón de una mejor nutrición" lanzado hoy en Bangkok, es publicado conjuntamente por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, el Programa Mundial de Alimentos y la Organización Mundial de la Salud.

Leer el informe

http://www.fao.org/asiapacific/news/detail-events/en/c/1370156/

# SOFI2020

Para mas informacion contacte:

Allan Dow, Oficina Regional de la FAO para Asia y el Pacífico

Pravaran Mahat, Oficina Regional de UNICEF para Asia Meridional

Shima Islam, Oficina Regional de UNICEF para Asia Oriental y el Pacífico

Kun Li, Oficina Regional del PMA para Asia y el Pacífico

Ruel Serrano, Oficina Regional de la OMS para el Pacífico Occidental

Shamila Sharma Oficina Regional de la OMS para Asia Sudoriental

Revelado: 10 millones de niños afganos necesitan ayuda para salvar vidas – Afganistán


Se necesitan $ 3 mil millones adicionales para la respuesta humanitaria

2.000 niños muertos o heridos en nueve meses

KABUL, 19 de enero: Nuevas cifras revelan que poco más de 18 millones de personas (i) en Afganistán, incluidos 9,7 millones de niños, necesitan desesperadamente asistencia para salvar vidas. Save the Children pide un aumento urgente de la financiación humanitaria para Afganistán.

Según los datos, casi la mitad de la población del país necesita algún tipo de apoyo.

Sin un final inmediato del * conflicto de décadas, Chris Nyamandi, Director de país de Save the Children en Afganistán, dijo: “Millones de personas sufren todos los días debido a la pobreza y los conflictos. Es especialmente difícil para los niños, muchos de los cuales, según las últimas cifras de la ONU (ii), cerca de 6.000 personas, incluido un tercio de los niños, murieron o resultaron heridas entre enero y septiembre del año pasado. *

* “El conflicto continúa causando daños físicos y psicológicos extremos, lo que obliga a cientos de miles de personas a huir de sus hogares cada año. Los combates seguirán alimentando las necesidades humanitarias este año. Esto amenazará el bienestar de la población y limitará el acceso a servicios esenciales como hospitales y clínicas, así como la ayuda humanitaria. *

* "Las escuelas ahora están cerradas debido a las duras condiciones invernales ** y las restricciones de COVID-19 y no volverán a abrir hasta marzo. El impacto de la pandemia de COVID-19 está exacerbando la crisis humanitaria". *

Como explica el Sr. Nyamandi, el destino del pueblo afgano se ve amenazado por la financiación humanitaria insuficiente prometida por los países ricos en una conferencia en Ginebra el pasado noviembre.

* "La ayuda a Afganistán ha disminuido de forma alarmante en un momento de crecientes necesidades humanitarias. Ahora nos encontramos en una posición insostenible en la que la ayuda no cubre las necesidades de la población". *

Brishna *, de 10 años, es de la provincia de Nangarhar. Ella le dijo a Save the Children, "Huimos al distrito de Rodat, provincia de Nangarhar, debido al intenso conflicto.La vida es dura. Mi padre, que se encarga de traernos la comida, está enfermo. Mi hermano y yo recogemos la basura para que se cocine el fuego. Había pasado mucho tiempo desde que teníamos la comida y la ropa adecuadas. Mis hermanos y hermanas y yo siempre deseamos tener tres comidas al día con frutas y una vida mejor. Pero a veces dormimos con el estómago vacío. En invierno, no tenemos mantas ni equipo de calefacción para calentar nuestra casa. "

COVID-19 en Afganistán está teniendo un impacto desastroso en millones de familias vulnerables.

En 2020, las estimaciones del Banco Mundial (iii) encontraron que la pandemia había interrumpido significativamente las importaciones, incluidos artículos domésticos vitales, lo que resultó en una inflación rápida. Las tensiones sanitarias y económicas adicionales de la pandemia acentuarán el impacto humanitario en todo el país.

En respuesta, Save the Children solicita al menos $ 3 mil millones adicionales (iv) en asistencia humanitaria para ayudar al pueblo afgano en 2021. Sin esto, la comunidad humanitaria luchará por satisfacer las crecientes necesidades de toda una generación de personas. Niños cuyas vidas se han visto afectadas por el conflicto.

“Millones de personas sufren todos los días debido al conflicto, la pobreza y ahora la pandemia de COVID-19. Es una situación desesperadamente mala que requiere la atención urgente de la comunidad internacional ", Dijo el señor Nyamandi.

* nombre cambiado para proteger la identidad del niño

FIN

Notas para el editor
Save the Children ha estado trabajando en Afganistán desde 1976. Nuestros programas ayudan a miles de niños a acceder a la educación y la alimentación saludable. Apoyamos clínicas de salud y respondemos a emergencias humanitarias. Y estamos trabajando para ayudar a limitar el impacto de los conflictos en los niños.

i) Plan de respuesta humanitaria: Afganistán
(ii) Informe de la UNAMA
(iii) Sobrevivir a la tormenta por el Banco Mundial
(iv) En la reunión de Ginebra se comprometió un monto total estimado de $ 12 mil millones para los próximos cuatro años (2021-2024), una disminución alarmante de los $ 15,2 mil millones prometidos por los donantes hace cuatro años.

Sudán del Sur: el hambre y la inminente hambruna ponen en riesgo a las niñas – Sudán del Sur


Los niños y las adolescentes corren un mayor riesgo de sufrir hambrunas, violencia y explotación sexual en algunas partes de Sudán del Sur debido a la inminente hambruna.

Solo en diciembre de 2020, 1,455 niños menores de cinco años fueron admitidos en un centro de nutrición administrado por Plan International en el condado de Pibor.

Se produce después de que el Comité de Revisión de la Hambruna de la Clasificación Integrada de Fase (IPC) de Sudán del Sur clasificara Pibor y sus alrededores como la Fase 5 de la IPC el mes pasado, lo que significa que es probable que haya hambruna.

ADOLESCENTES EN PELIGRO EN LA BÚSQUEDA DE ALIMENTOS

A medida que las familias luchan por hacer frente al impacto del hambre, que se ha intensificado en los últimos meses debido al conflicto, las inundaciones y la pandemia de COVID-19, existe la preocupación de que las adolescentes, en particular, corran el riesgo de sufrir explotación sexual mientras buscan comida.

Richard Orengo, Director de Programa de Plan International para Sudán del Sur, dijo: “Esta es una situación desgarradora de presenciar y tememos que veremos un sufrimiento aún peor si no se intensifica la respuesta humanitaria.

“Las familias de Pibor aún no se han recuperado de las catastróficas inundaciones del año pasado y la pandemia de coronavirus ha provocado que los precios de los alimentos se disparen. Como en todas las crisis, las niñas enfrentan los mayores peligros. Sabemos, por ejemplo, que buscar comida y leña pone a las niñas en riesgo de sufrir violencia, violación y otros peligros.

“Hacemos un llamado al gobierno de Sudán del Sur ya la comunidad internacional para que actúen rápidamente para prevenir un desastre humanitario en Pibor y sus comunidades circundantes. Unas semanas antes de la temporada de lluvias, el tiempo se acaba.

LA TEMPORADA DE LLUVIAS HACERÁ INACCESIBLE LA PEOR ZONA

Las agencias de ayuda humanitaria solo pueden acceder fácilmente al condado de Pibor, que forma parte del estado de Jonglei, hasta principios de abril de 2021, cuando la temporada de lluvias hace que las carreteras sean intransitables y el transporte de artículos esenciales extremadamente difícil.

Después de las inundaciones del año pasado, Plan International proporcionó a más de 6.000 hogares en Verteth, Gumruk, Lukwangole y la ciudad de Pibor alimentos, tabletas para el tratamiento del agua y artículos de nutrición para niños, madres embarazadas y lactantes y otros.

La organización trabaja con las comunidades locales para proporcionar alimentos y tratamiento para la desnutrición, así como servicios de protección infantil y programas de educación.

A partir de mañana 19 de enero de 2021: las sanciones de EE. UU. A Yemen avivarán las llamas de la guerra y el hambre para millones de personas – Yemen


Declaración del Secretario General del Consejo Noruego para los Refugiados, Jan Egeland:

“Esta decisión avivará las llamas de la guerra y el hambre para millones de yemeníes. El nuevo presidente de Estados Unidos, Joe Biden, debe hacer de Yemen una prioridad máxima y levantar estas sanciones de inmediato. Poner en peligro la ayuda y los suministros a una población que ya se encuentra en medio de la mayor crisis humanitaria del mundo es irresponsable, indefendible e inhumano.

Estos nombramientos fueron apresurados, en contra del consejo de altos funcionarios de la ONU, diplomáticos y analistas, y de las principales agencias de ayuda que trabajan en Yemen. Durante meses, hemos advertido al secretario de Estado Pompeo que tal medida sabotearía la ayuda, paralizaría el suministro de alimentos, combustible y medicinas que salvan vidas y posiblemente hundiría al país en una hambruna en toda regla.

Los importadores y proveedores de servicios financieros se han hundido en el caos y las agencias de ayuda no están seguras de poder seguir operando. Estados Unidos simplemente no puede producir exenciones de sanciones lo suficientemente amplias como para proteger al país de una gran conmoción, en un momento en que la gente ya está pasando hambre y luchando para llegar a fin de mes.

El nuevo presidente Joe Biden debe revertir esta decisión de inmediato y ayudar a evitar una crisis de proporciones sin precedentes en Yemen. Lo que Yemen necesita no son sanciones, sino un rápido aumento de la ayuda, el apoyo económico y el compromiso político para ayudar a poner fin a la guerra y salvar vidas en Yemen. "

Notas para los editores:

  • NRC tiene portavoces disponibles en Yemen.
  • La NRC es una de las agencias humanitarias más grandes que opera sobre el terreno en Yemen, proporcionando alimentos, agua, saneamiento, educación, refugio, asistencia jurídica, protección y asesoramiento.

Para obtener más información o entrevistas, comuníquese con:

  • Línea directa de NRC Global Media en el +47 905623 29 o

La educación no puede esperar y los socios lanzan un programa educativo plurianual para proporcionar educación a más de 800.000 niños afectados por las crisis en Burkina Faso – Burkina Faso


ECW inicialmente invierte US $ 11,1 millones para implementar el programa de $ 59 millones durante 3 años

14 de enero de 2021, Uagadugú, Burkina Faso – En colaboración con el gobierno de Burkina Faso, UNICEF y Enfants du Monde, Education Cannot Wait (ECW), el fondo mundial dedicado a la educación en situaciones de emergencia y crisis prolongadas, lanzó hoy un nuevo Programa plurianual que tiene como objetivo brindar educación a más de 800.000 niños y adolescentes en las regiones del país afectadas por crisis.

El nuevo programa tiene una asignación inicial de $ 11,1 millones durante tres años de ECW, que será implementado por UNICEF ($ 6,1 millones) y Children of the World ($ 5 millones) en colaboración con las Naciones Unidas y socios de la sociedad civil. Su objetivo es movilizar $ 48 millones adicionales de donantes públicos y privados para que sean totalmente financiados y lleguen a todos los niños y jóvenes seleccionados. Las intervenciones del programa están alineadas con la estrategia nacional de educación de emergencia de Burkina Faso y el plan de respuesta humanitaria del país.

“En Burkina Faso, el sector de la educación está sufriendo los efectos negativos tanto de la seguridad actual como de la crisis del COVID-19. La crisis de seguridad ha provocado el cierre de más de 2.300 escuelas y el desplazamiento masivo de más de un millón de personas. La pandemia de COVID-19 también provocó el cierre de todas las escuelas en Burkina Faso durante varios meses. Por lo tanto, aprovecho esta oportunidad para expresar mi gratitud a La educación no puede esperar por su apoyo inquebrantable en nuestros esfuerzos para apoyar la educación en situaciones de emergencia ”, declaró SE el Sr. Stanislas Ouaro, Ministro de Educación Nacional y Alfabetización en Burkina-Faso.

Al hablar en el lanzamiento en Uagadugú, la directora de ECW, Yasmine Sherif, elogió el liderazgo del gobierno y los socios educativos en Burkina Faso en el diseño de un programa que responde a los desafíos específicos de niñas y niños afectados por crisis para acceder a una educación de calidad en las comunidades afectadas por la violencia y la inseguridad. desplazamiento forzado, inseguridad alimentaria y desastres naturales y provocados por el hombre (epidemias, sequías, inundaciones).

“La crisis en Burkina Faso y en todo el Sahel central se encuentra entre las más rápidas del mundo. Podemos observar y no hacer nada, o podemos actuar ahora invirtiendo en los niños y adolescentes para empoderarlos para que desarrollen todo su potencial y se conviertan en agentes de cambio positivo para sus comunidades ”, dijo Yasmine Sherif. “En Education Cannot Wait, creemos en el poder transformador real de una educación de calidad. Con el lanzamiento de este nuevo programa, pedimos a otros donantes que se unan a nosotros para garantizar que ninguna niña o niño se quede atrás en Burkina Faso.

La Sra. Sherif subrayó el enfoque holístico de las intervenciones planificadas para abordar la gama completa de necesidades de los niños y jóvenes vulnerables, incluida la salud mental, el apoyo psicosocial y nutricional, así como el enfoque en la educación de las niñas y la promoción de un aprendizaje seguro y protector. Entornos compatibles con Safe Schools. "No podemos hacer que los niños vayan a la escuela sin saber si saldrán vivos". Se deben respetar la Declaración de Escuelas Seguras y el Derecho Internacional ”, dijo Sherif.

La financiación plurianual de ECW se dirige al 60% de las niñas y se centra en los más vulnerables, incluidos los niños desplazados por la fuerza y ​​los niños de las comunidades de acogida, así como los niños con discapacidades. El programa asegura la continuidad de la educación de la primera infancia (25% del total de niños destinatarios) en primaria (43%) y secundaria (33%).

En los últimos años, la violencia y la inseguridad han obligado a 1.000.000 de personas a huir de sus hogares en Burkina Faso. Debido a la creciente inseguridad y los ataques violentos contra la educación, los maestros y los estudiantes, los cierres de escuelas se duplicaron entre 2017 y 2019, interrumpiendo la educación de más de 400,000 niños. La pandemia de COVID-19 en 2020 exacerbó aún más las graves vulnerabilidades de niñas y niños que ya estaban en crisis.

A nivel nacional, una cuarta parte de las niñas y los niños de 6 a 11 años no asisten a la escuela, y dos tercios provienen de seis de las regiones de mayor riesgo: Boucle de Mouhoun, Centro-Este, Centro-Norte, Este, Norte y Sahel. El nuevo programa plurianual se centra en estas seis regiones, donde la tasa de finalización de la educación primaria es solo del 29%, menos de la mitad de lo que es a nivel nacional; y donde el 56% de las niñas y los niños, especialmente los adolescentes, están fuera de la escuela. No estar en la escuela expone a estas niñas, niños y adolescentes a una plétora de riesgos, incluido el reclutamiento en grupos armados, el matrimonio forzado y el embarazo y la participación en prácticas laborales nocivas.

"Confiamos en que esta asociación mejorará el acceso a la educación de los niños vulnerables gravemente afectados por la crisis y evitará la pérdida de aprendizaje, el riesgo de deserción escolar y la deserción escolar. La exposición a los riesgos del trabajo infantil y el matrimonio forzado", dijo Sandra Lattouf, Representante de UNICEF en Burkina Faso. “Sabemos que invertir en educación es esencial para empoderar a las niñas y los niños para que desarrollen todo su potencial y se conviertan en ciudadanos activos y productivos del futuro. Por lo tanto, debemos actuar ahora y acelerar nuestras acciones para proteger el financiamiento de la educación, acelerar el acceso a escuelas seguras y reintegrar a todos los niños que no asisten a la escuela, especialmente a las niñas y los niños más marginados.

“Enfants du Monde se complace en haber sido seleccionado como uno de los beneficiarios de la asignación de fondos semilla de ECW para el Programa de Resiliencia Plurianual en Burkina Faso. Estamos comprometidos a trabajar con los socios del consorcio de ONG nacionales, el Ministerio de Educación a través de la Secretaría Técnica de Educación en Emergencias y sus otros servicios técnicos, así como con el Clúster de Educación para lograr los objetivos del programa en apoyo a la Nacional. Estrategia para la educación en situaciones de emergencia ”, dijo Tougma Téné Sankara, coordinador regional del Sahel, Enfants du Monde.

El anuncio de financiación inicial de varios años eleva las inversiones totales de ECW en Burkina Faso a más de $ 21 millones desde mediados de 2019. ECW también anunció nuevas inversiones para implementar programas de resiliencia de varios años similares para abordar las necesidades educativas urgentes en los países vecinos de Malí y Níger, que también se ven afectados por las crisis en el Sahel central.

Datos y cifras clave:

El costo total del programa de resiliencia multianual 2021-2023 para Burkina Faso es de 59,1 millones de dólares. Con una generosa asignación de $ 11,1 millones en fondos iniciales de Education Cannot Wait, el programa tiene como objetivo movilizar $ 48 millones adicionales de donantes públicos y privados para su implementación completa.
El programa de resiliencia plurianual se dirige a 813.000 niñas y niños, incluidos adolescentes, en seis regiones prioritarias: Loops of Mouhoun, Centro-Este, Centro-Norte, Este, Norte y Sahel.
La financiación inicial de ECW se dirigirá directamente a 144.000 alumnos (21% del total) en tres de las seis regiones prioritarias con un paquete completo de intervenciones. Esto incluye a las personas en riesgo de sufrir problemas importantes de salud y / o seguridad, de las cuales 87.000 (60%) son niñas y adolescentes y 14.000 (10%) son niños y adolescentes con discapacidad. 9.000 niñas y niños más, incluidos los adolescentes, se beneficiarán de las oportunidades de educación no formal.

A %d blogueros les gusta esto: