Notas de prensa sobre la violencia en Darfur Occidental – Sudán


Portavoz del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos: Marta Hurtado
Localización: Ginebra
Con fecha de: 9 de abril de 2021

Estamos consternados por el último recrudecimiento de la violencia entre las tribus masalit y árabes en Darfur Occidental, Sudán, que ha dejado al menos 87 muertos, más de 191 heridos y obligado a miles a huir de sus hogares. También nos preocupa el lento progreso logrado para garantizar la rendición de cuentas por esta violencia y las anteriores, a pesar de los repetidos llamamientos de las víctimas y sus familias.

El último episodio de violencia estalló el 3 de abril en la ciudad de Al Geneina cuando asaltantes desconocidos dispararon contra un grupo de hombres de la tribu Masalit, matando a dos personas e hiriendo a una. En respuesta, elementos armados de las tribus masalit y árabes se movilizaron, lo que provocó enfrentamientos entre ellos.

En la noche del 5 de abril, las calles de Al Geneina estaban llenas de decenas de cadáveres, incluidos mujeres y niños. Estas escenas recuerdan a las vistas en Darfur Occidental luego de enfrentamientos anteriores a fines de 2019 y, más recientemente, a mediados de enero de 2021.

Durante la violencia del pasado fin de semana, se destruyeron o dañaron propiedades públicas y privadas, incluido un hospital y un complejo de las Naciones Unidas. Al menos una ambulancia fue atacada y el personal médico resultó herido.

Al igual que en situaciones de violencia anteriores en Al Geneina, las autoridades no lograron detener los enfrentamientos a pesar de la fuerte presencia de las fuerzas de seguridad en la ciudad. Instamos a las autoridades a que asuman plenamente su papel de proteger a la población sin discriminación. En este sentido, pedimos al Gobierno del Sudán que acelere la implementación del Plan Nacional para la Protección de Civiles.

Todas las tribus responsables de la violencia en Darfur deben ser desarmadas y el estado debe poder mantener el orden y garantizar el estado de derecho, incluida la prevención de que los civiles armados busquen justicia por sí mismos.

Reconocemos que después de los últimos enfrentamientos, las autoridades han tomado medidas para contener la situación en la región. También acogemos con beneplácito el compromiso del Gobierno de abordar las causas fundamentales de la violencia, en particular las disputas por la tierra, las tierras de pastoreo y los recursos hídricos, disputas que están en el centro de las arraigadas divisiones tribales. Estos compromisos deben conducir a acciones concretas.

Deben iniciarse sin demora investigaciones independientes, imparciales y exhaustivas sobre estos actos de violencia. Deben establecerse procesos efectivos de rendición de cuentas para allanar el camino hacia una verdadera reconciliación y una paz duradera.

Observamos que el Fiscal General de Sudán ha anunciado que se ha enviado a 15 fiscales a Darfur Occidental para investigar la violencia reciente. También acogemos con beneplácito la decisión de llevar ante la justicia a 33 presuntos perpetradores por los enfrentamientos de enero de 2021, así como el establecimiento del comité establecido para investigar un incidente similar en diciembre de 2019.

Instamos al gobierno a garantizar un seguimiento rápido, transparente y eficaz de estas investigaciones. Todos los responsables de abusos contra los derechos humanos deben rendir cuentas. Las quejas de ambas partes deben abordarse después de décadas de disputas étnicas alimentadas por el régimen anterior.

Nuestra oficina en Sudán está dispuesta a ayudar al Gobierno del Sudán a lograr la rendición de cuentas y la justicia.

TERMINAR

Para obtener más información y consultas de los medios, comuníquese con:
Marta Hurtado – + 41 22 917 9466 * / *mhurtado@ohchr.org o
Rupert Colville + 41 22 917 9767 / rcolville@ohchr.org o
Liz Throssell + 41 22917 9296 / ethrossell@ohchr.org

Etiquetar y compartir
** Twitter **@UNHumanRights
**Facebook **derechos humanos
** Instagram **@unidadeshumanas

Las comunidades desplazadas por la violencia reciente en Mozambique ofrecieron respiro y asistencia al nuevo centro de tránsito – Mozambique


Pemba – Cientos de personas desplazadas por los recientes ataques en Palma, norte de Mozambique, encontraron refugio temporal esta semana en un centro de tránsito establecido en la ciudad de Pemba por el gobierno de Mozambique con el apoyo de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y sus socios.

Ayer (08/04), la Matriz de Seguimiento de Desplazamientos (DTM) de la OIM registró cerca de 14.000 personas desplazadas a Nangade, Mueda, Montepuez y Pemba por la última ola de violencia. Este número aumenta día a día.

"Lo que he visto no puede ser invisible", dijo Flavia Hilário, sobreviviente del ataque de Palma. "Nunca pensé que la muerte pudiera ser así. Me las arreglé para escapar de Palma con mis dos hijos pequeños". “Fuimos al distrito de Mwizi, donde estuvimos tres días sin comida, luego a Macanja por cinco días en las mismas condiciones. Una vez en Afungi, nos llevaron en avión a Pemba, donde recibimos asistencia en el lugar de tránsito.

Los supervivientes del ataque de Palma se dispersaron por el norte de Mozambique en busca de seguridad, viajando en autobús, avión y barco. Se cree que miles de personas atraviesan densos bosques y se dirigen hacia el sur a pie.

Los niños representan más del 40% de las personas que el DTM ha registrado como desplazadas; al menos 170 no están acompañados y han sido separados de sus cuidadores.

Desde los ataques, la OIM ha intensificado su asistencia humanitaria a los desplazados internos (PDI) en Cabo Delgado, en cooperación con socios humanitarios y gubernamentales.

La Organización ha brindado asistencia en salud mental, psicosocial y protección a más de 1.000 personas recientemente desplazadas; derivación facilitada a servicios sociales y de salud; y distribuyó sillas de ruedas, muletas y otras ayudas en especie. La OIM y los socios de gestión y coordinación de campamentos (CCCM) también apoyan la recepción y el alojamiento de las personas que llegan a sitios temporales o de reasentamiento.

El centro de tránsito apoyado por la OIM en Pemba ofrece a los sobrevivientes un lugar para pasar la noche y recibir asistencia. La Organización también ha instalado iluminación y otras mejoras en las instalaciones para garantizar que el espacio sea seguro y accesible para personas con necesidades especiales.

"Los equipos de la OIM están ayudando a los sobrevivientes que continúan llegando a áreas más seguras de Cabo Delgado luego de su dolorosa experiencia de huir de estos ataques", dijo Laura Tomm-Bonde, jefa de misión de la OIM en Mozambique.

Casi 700.000 personas han sido desplazadas en el norte de Mozambique desde que comenzó la violencia en octubre de 2017. La ciudad de Pemba y otros lugares que albergan a un gran número de desplazados internos están abrumados por su capacidad para proporcionar servicios de emergencia a las personas desplazadas y las comunidades de acogida.

La OIM ha brindado asistencia para salvar vidas a más de 900.000 personas afectadas por desastres y conflictos en Mozambique desde 2019. Las operaciones humanitarias que la OIM y sus socios necesitan para satisfacer las crecientes necesidades siguen estando en gran parte subfinanciadas.

"Estamos agradecidos por el apoyo adicional de los donantes para las operaciones humanitarias e instamos a la comunidad de donantes a continuar con estos esfuerzos para que miles de familias más desplazadas por la violencia en Cabo Delgado en los últimos años puedan recibir ayuda y comenzar a recuperarse", agregó Tomm-Bonde.

Las actualizaciones diarias de DTM están disponibles aquí.

Para obtener más información, comuníquese con Paul Dillon en la Sede de la OIM, Tel: +41 79 636 9874, Correo electrónico pdillon@iom.int o Angela Wells, Tel: +41 79 403 5365, Correo electrónico: awells @ iom.int; o Sascha Nlabu de la OIM en Mozambique, teléfono: +258 86801 2222, correo electrónico SNLABU@iom.int

Venezuela: Mujeres y niñas en mayor riesgo ya que miles escapan de la violencia debido a las operaciones militares en la zona fronteriza con Colombia


[Bogotá, Colombia, 7 de abril de 2021] Al menos 5.500 venezolanos han cruzado la frontera entre Apure y el departamento colombiano de Arauca en las últimas dos semanas. Huyen de violentos enfrentamientos entre el ejército venezolano y los grupos armados irregulares colombianos que operan en su territorio. Las mujeres y niñas que cruzan están expuestas a violencia de género o abuso sexual a su paso por Colombia.

Además, se esperan llegadas en los próximos días, con personas que cruzan en pequeños grupos hacia áreas controladas por grupos armados irregulares.

“Un nuevo grupo de personas llegó a la ciudad colombiana de Saravena el miércoles 31 de marzo y si la situación actual continúa, podemos esperar más. Personas que huyen de la violencia han llegado a un lugar mal equipado para recibirlas, muchas durmiendo en campamentos improvisados ​​en una escuela y una cancha pública de baloncesto en la localidad de Arauquita " dice Tatiana Bertolucci, directora regional de CARE para América Latina y el Caribe

Quienes llegaron a Colombia informaron que amenazas, detenciones arbitrarias y bombardeos aéreos fueron el principal motivo de su huida. El gobierno colombiano ha establecido servicios de emergencia para los recién llegados; sin embargo, sus recursos son limitados y tiene una gran demanda. Colombia ya alberga la mayor cantidad de migrantes venezolanos; más de 1,7 millones.

CARE y sus socios están trabajando en Colombia para brindar asistencia humanitaria a los migrantes venezolanos y las comunidades de acogida en las regiones de Nariño, Santander y Norte de Santander. Centrarse en apoyar a las mujeres migrantes y las comunidades de acogida, prevenir la violencia de género al brindar acceso a servicios de salud reproductiva, asesoramiento legal y psicosocial y empoderar a las mujeres en las áreas fronterizas para resolver conflictos y dialogar en sus comunidades.

Bertolucci dice; “Esta crisis es un nuevo escenario para las organizaciones humanitarias que trabajan con migrantes y refugiados venezolanos. Los enfrentamientos armados deben ser un factor determinante para garantizar la protección internacional en Colombia y en otros lugares. Los conflictos armados exacerban la ya terrible situación de los necesitados y exacerban la vulnerabilidad de las mujeres y las niñas. "

FIN

Notas para el editor:

  • CARE tiene voceros disponibles en el país para entrevistas.
  • Según UNICEF y las organizaciones humanitarias sobre el terreno, 4 de cada 10 personas desplazadas son niños y 1 de cada 3 son mujeres.

Solicitantes de asilo varados en condiciones espantosas en la región de Gambella en Etiopía – Etiopía


Miles de solicitantes de asilo que huyeron de Sudán del Sur han estado varados durante meses en condiciones espantosas en un centro de recepción en la región de Gambella en Etiopía, sin acceso real a servicios esenciales, especialmente ayuda alimentaria. Y a medida que se acerca la temporada de lluvias, Médicos Sin Fronteras / Médicos Sin Fronteras (MSF) temen que las condiciones se deterioren aún más.

Nyaluak Tang * caminó durante casi un mes con su esposo y sus seis hijos para huir del estado de Jonglei en Sudán del Sur a la aldea fronteriza etíope de Pagak, donde llegaron en agosto de 2020. "Salimos debido a las graves inundaciones en nuestro distrito, que nos dejaron . sin comida ”, dijo el joven de 30 años. “Otro motivo fue la inseguridad. Uno de nuestros hijos fue secuestrado por otro grupo étnico y temíamos por la seguridad de nuestros otros hijos. "

La familia llegó a Etiopía con la esperanza de establecerse en un campo de refugiados y recibir asistencia alimentaria y un lugar seguro para vivir. Etiopía alberga un gran número de solicitantes de asilo y refugiados. Solo en la región de Gambella, más de 337.000 refugiados viven en siete campamentos. Sin embargo, el registro y la reubicación de los recién llegados se ha suspendido durante meses debido al COVID-19 y otros problemas.

Durante ocho meses, Tang y su familia están varados en un centro de recepción en Pagak destinado a alojar a los solicitantes de asilo durante un corto período de tiempo. En este sitio propenso a las inundaciones, unos 16.000 solicitantes de asilo de Sudán del Sur, todos del grupo étnico nuer, la mayoría de los cuales son mujeres y niños, viven en un espacio pequeño, vallado y superpoblado encajado entre los asentamientos del anfitrión. comunidad.

Las condiciones de vida son espantosas, con miles de personas apiñadas en una docena de edificios decrépitos que son poco más que cobertizos, la mayoría sin colchones ni mantas. Cientos de otras mujeres y niños, incluidas las madres embarazadas y los bebés, duermen al aire libre, muchos sin siquiera láminas de plástico sobre las que acostarse o mantas para cubrirlos y sin ninguna protección contra los elementos. Las condiciones de higiene en el centro son malas y las letrinas se desbordan con frecuencia. En febrero y marzo, MSF trató a 1.233 niños con diarrea acuosa aguda.

"Nadie nos ayuda"

Sin estar registrados, los solicitantes de asilo no tienen un acceso significativo a los servicios esenciales. Las personas no han recibido ayuda alimentaria desde que llegaron a Pagak. Todo el mundo tiene hambre.

“Recojo bayas y hojas y cocino para mis hijos”, dijo Nyachuol Tut *, de 45 años. En todo el centro de recepción, las mujeres están cocinando hojas de color verde brillante en ollas en chimeneas improvisadas. Para muchos, esto es todo lo que han comido durante meses. Otros recogen leña y la venden en el mercado local para comprar mijo u otros alimentos.

Aventurarse en el bosque para recolectar leña puede ser peligroso. “A veces vemos soldados de Sudán del Sur cruzando el río en Etiopía y nos golpean”, dijo Nyachuol. Los solicitantes de asilo también afirman que los niños que juegan cerca del río cercano que separa Etiopía de Sudán del Sur han sido secuestrados.

Muchas madres están al final de su cuerda, como Nyabol Lam *, de 28 años, que llegó a Pagak en febrero. Huyó del estado de Jonglei con sus tres hijos y tres sobrinas y sobrinos después de que su hermana y su cuñado murieran en enfrentamientos entre comunidades. El niño más pequeño tiene solo un año.

Todos duermen afuera. "Ni siquiera tengo un recipiente para cocinar, (y) ningún utensilio", dijo. “No tenemos nada para comer. Los niños duermen simplemente porque no tienen energía. No tenemos ropa ni mantas. Nadie nos está ayudando.

Las lluvias empeorarán las condiciones

Con la próxima temporada de lluvias, que comenzará a fines de abril, la situación se deteriorará aún más si no se encuentra una solución. Las lluvias ocasionales ya han convertido partes del campamento en pantanos. Una vez que comiencen las lluvias, la gente ya no podrá dormir al aire libre.

“Cuando llueve, todos buscamos refugio en los hangares”, dijo Gatluak Deng *, de 67 años, quien duerme afuera con sus hijos y nietos. "Debido a que hay tanta gente en ese momento, tenemos que sentarnos toda la noche. Nadie tiene espacio para acostarse. La temporada de lluvias también dificultará la recolección de leña, hojas y bayas del bosque y cocinar al aire libre.

Los estanques de agua estancada del sitio también son un caldo de cultivo ideal para los mosquitos, que propagan la malaria. "La malaria ya es una de las principales enfermedades entre los niños menores de cinco años", dijo Audrey van der Schoot, directora nacional de MSF. “En febrero y marzo, tratamos a 593 pacientes con malaria. Esperamos que las cifras aumenten una vez que comience la temporada de lluvias, junto con los casos de enfermedades transmitidas por el agua, como la diarrea acuosa aguda.

COVID-19 también es motivo de preocupación. En marzo, se registraron cuatro casos confirmados de la enfermedad en el centro de recepción de Pagak. Con personas que viven tan juntas, sin máscaras y sin las medidas adecuadas de prevención y control de infecciones, COVID-19 y otras enfermedades transmisibles pueden propagarse rápidamente. Es probable que la situación empeore una vez que comiencen las lluvias, cuando todos estén acurrucados bajo los pocos techos disponibles.

"La situación debe abordarse con urgencia", dijo van der Schoot. “Los solicitantes de asilo deben registrarse de manera oportuna y el proceso de establecer un centro de recepción adecuado en un lugar más adecuado en la región donde recibirán alimentos, protección y asistencia. Otros servicios deben acelerarse. Mientras tanto, instamos a otras organizaciones a que intensifiquen la prestación de servicios esenciales a Pagak. "

MSF inició actividades médicas en el puesto de salud de Pagak en febrero de 2021 y llevó a cabo más de 6.870 consultas médicas hasta finales de marzo, tratando tanto con los solicitantes de asilo como con la comunidad de acogida. Las cinco principales morbilidades en los niños menores de cinco años son la diarrea acuosa aguda, las infecciones del tracto respiratorio superior e inferior, la malaria y las infecciones oculares.

* Los nombres se han cambiado para proteger el anonimato.

La pandemia de COVID-19 agrava el hambre en todo el mundo – world


Aprenda de la crisis e inicie el cambio

Un año después del inicio de la pandemia de coronavirus, se han confirmado muchos temores sobre el aumento del hambre y la pobreza. Les analyses des institutions internationales, notamment les Nations Unies et la Banque mondiale, montrent à quel point la pandémie a été dévastatrice pour les objectifs mondiaux de développement durable du Programme 2030, en particulier ceux axés sur l'élimination de la faim et de pobreza. La crisis ha retrasado los esfuerzos de desarrollo durante años, si no décadas.

El Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA) estima actualmente el número de personas en riesgo de hambruna en más de 270 millones. Esto es el doble de la cifra prepandémica. La crisis de COVID ha exacerbado dramáticamente la situación de quienes ya sufren de pobreza, conflicto armado y crisis climática. El Banco Mundial predice que para fines de este año, la pandemia empujará de 111 a 149 millones de personas en todo el mundo a la pobreza extrema. Incluso antes de la pandemia, había vuelto a aumentar el número de personas que padecían hambre crónica. Lejos del "hambre cero", la cifra debería acercarse ahora a los mil millones. La pandemia ha llevado a la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) a ajustar sus estimaciones, y ahora espera que entre 860 y 909 millones de personas pasen hambre para 2030.

La falta de financiación obliga al Programa Mundial de Alimentos a recortar las raciones de alimentos en Sudán del Sur – Sudán del Sur


JUBA – El Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA) está recortando las raciones de alimentos para los refugiados y los desplazados internos debido a las grandes brechas de financiación.

Las raciones se reducirán a partir de este mes y afectarán a casi 700.000 refugiados y desplazados internos que ahora recibirán el 50 por ciento de una ración completa, frente al 70 por ciento. Una ración completa proporciona 2.100 kilocalorías por persona y el 50 por ciento equivale a 1.050 kilocalorías.

“Es una decisión muy dolorosa tomar a los hambrientos para dárselos a los hambrientos, pero es la realidad; Debido al alarmante aumento de la inseguridad alimentaria en las zonas remotas, el PMA necesita reducir el tamaño de sus raciones en algunas comunidades, incluidos los refugiados y los desplazados internos, que se encuentran en una situación menos precaria ", dijo Matthew Hollingworth, Representante del PMA y Director de País en Sudán del Sur.

Los recursos del PMA en Sudán del Sur se están agotando en un momento en que los niveles de inseguridad alimentaria están en su nivel más alto en una década y los donantes lidian con el impacto económico de COVID-19.

"Debemos tratar de salvar las vidas de quienes corren el riesgo de morir de hambre durante la temporada de escasez si no reciben suficiente ayuda. El PMA simplemente no tiene suficientes recursos para proporcionar raciones completas a todos aquellos en Sudán del Sur que dependen de nuestra ayuda para sobrevivir ”, dijo Hollingworth.

El PMA necesita con urgencia 125 millones de dólares para sus operaciones de asistencia alimentaria durante los próximos seis meses a fin de proporcionar alimentos suficientes, incluidas raciones de alimentos más grandes para los refugiados y los desplazados internos.

Las poblaciones afectadas incluyen unas 440.000 personas desplazadas en Bentiu, Bor, Juba, Malakal, Mingkaman y Wau, así como cerca de 260.000 refugiados de la República Democrática del Congo, la República Centroafricana, Etiopía y Sudán, que dependen de la asistencia del PMA para hacer frente a la mayor parte de sus necesidades alimentarias.

“Sabemos lo difícil que es para las personas vulnerables que luchan todos los días por sobrevivir y mantener a sus hijos. Al introducir estos recortes ahora, el PMA se asegura de que todos los refugiados y personas desplazadas sigan recibiendo nuestra asistencia alimentaria, aunque en cantidades más pequeñas. "

Es probable que estas reducciones resulten en tasas más altas de desnutrición y anemia, retraso en el crecimiento en los niños y aquellos que recurren a estrategias de afrontamiento. Las personas que luchan por satisfacer sus necesidades alimentarias básicas se las arreglan omitiendo o reduciendo las comidas, obteniendo préstamos con altos intereses, vendiendo activos y recurriendo al trabajo infantil. También suele haber un aumento de la violencia doméstica cuando las personas se encuentran en esta situación.

El PMA no reducirá la asistencia nutricional a las madres y los niños refugiados o desplazados internos; El PMA proporciona alimentos especialmente nutritivos para tratar y prevenir la desnutrición en mujeres embarazadas y lactantes y en niños de seis meses a dos años.

Notas para los editores: situación de la seguridad alimentaria en Sudán del Sur

En 2021, la inseguridad alimentaria en Sudán del Sur es alarmante. La última evaluación de la Clasificación Integrada de Fase de Seguridad Alimentaria (IPC) advirtió que 7,24 millones de personas sufrirán hambre aguda grave en el apogeo de la temporada de escasez de julio, mientras que 1,4 millones de personas sufrirán hambre aguda grave. Los niños sufrirán desnutrición aguda.

El PMA está dando prioridad a 10 países de difícil acceso con inseguridad alimentaria grave y personas en situación de emergencia extrema o hambre catastrófica. Estos incluyen: Pibor, Akobo, Tonj Nord, Tonj Sud, Tonj Est, Aweil Sud, Bor Sud, Twic East, Duk y Ayod.

Las comunidades vulnerables que enfrentan una inseguridad alimentaria severa en áreas clasificadas en niveles de crisis de IPC necesitan asistencia continua para terminar con el hambre durante la temporada de escasez de mayo a septiembre.

Una ración de alimentos del PMA incluye cereales, legumbres, aceite vegetal y sal.

Cada año, el PMA ayuda a más de cinco millones de personas que padecen inseguridad alimentaria en Sudán del Sur con asistencia alimentaria, apoyo nutricional, asignaciones de efectivo y medios de vida para desarrollar la resiliencia de la comunidad, dando prioridad a las mujeres, los niños y los ancianos más vulnerables y afectados por conflictos. .

# # #

Síganos en Twitter wfp_southsudan y @wfp_africa

El Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas es el ganador del Premio Nobel de la Paz de 2020. Somos la organización humanitaria más grande del mundo, salvamos vidas en situaciones de emergencia y utilizamos la ayuda alimentaria para allanar el camino hacia la paz, la estabilidad y la prosperidad de las personas que se recuperan de conflictos, desastres y sus efectos del cambio climático.

Para obtener más información, comuníquese con (dirección de correo electrónico: firstname.lastname@wfp.org):

Musa Mahadi, PMA / Juba Sudán del Sur +211922559505, musa.mahadi@wfp.org

Peter Smerdon, PMA / Nairobi, Kenia Mob. +254707 722104, peter.smerdon@wfp.org

Mozambique: "La peor parte fue escuchar los disparos y los gritos y preguntarse, ¿seremos los próximos?" – Mozambique


El Programa Mundial de Alimentos prepara ayuda de emergencia para más de 50.000 personas que huyen de los ataques en la provincia norteña de Cabo Delgado

Yuri Arabadgi de Andrade

El miércoles 24 de marzo fue un día soleado en la ciudad de Palma, en el norte de Mozambique. Los niños jugaban al fútbol con una lata de refresco. Aunque todo parecía normal, la gente podía sentir que la atmósfera no era normal. Luego se difundieron rumores de que la ciudad iba a ser atacada.

"Estaba en casa, eran alrededor de las 4 de la tarde", dijo María, madre de dos hijos que se refugió con su familia en un centro de alojamiento temporal en Pemba, después de soportar el viaje en ferry las 24 horas en la costa de 400 km de Palma. "Escuché disparos desde la distancia seguidos de gritos. Corrí al jardín, agarré a mis dos hijos y corrí hacia los arbustos.

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) está trabajando en estrecha colaboración con los desplazados internos y las comunidades de acogida a medida que el conflicto se intensifica en el norte de Mozambique. Los ataques en curso de grupos armados no estatales han desplazado a más de 668.000 personas, de las cuales 80.000, en los inseguros distritos de Nangade y Macomia y en la ciudad portuaria de Moçimboa da Praia, están actualmente aisladas de la asistencia humanitaria.

El ataque de Palma el mes pasado dejó hasta 50.000 personas, que huyeron, necesitando ayuda urgente. El PMA estima que 23.000 personas se han quedado atrás.

Domingos, padre de tres hijos, se vio obligado a renunciar a todo tras los ataques. Para sobrevivir, él y su familia corrieron al monte donde permanecieron escondidos durante tres días sin comida ni agua. "La peor parte fue escuchar los disparos y los gritos mientras imaginaba si seríamos luego atacados", dijo.

Pudieron llegar a la península de Afungi, desde donde luego fueron evacuados a Pemba por mar, como la mayoría de las personas que llegaban hambrientas y sedientas. “Estoy agradecido de no haber perdido a mis padres en el conflicto y ahora todos estamos a salvo”, dijo.

Para Paula, madre de dos hijos, la situación no es tan buena. Aunque ella y sus hijos han sido evacuados a Pemba, su esposo todavía está en Afungi esperando unirse a la familia. "No podré descansar hasta que él esté aquí con nosotros", dijo.

"Esta es una catástrofe humanitaria más allá de proporciones épicas", dijo Antonella D’Aprile, representante del PMA y directora de país para Mozambique. “Las personas que huyen de Palma están completamente traumatizadas por la violencia que han presenciado en los últimos días y ahora, más que nunca, necesitan nuestra ayuda. Nuestra prioridad es salvar vidas y brindar ayuda de emergencia a quienes más la necesitan. "

UNHAS evacua a cientos

En respuesta a los atentados de Palma, el PMA está proporcionando asistencia alimentaria de emergencia, que incluye galletas enriquecidas de alto contenido energético y raciones de arroz, legumbres, aceite vegetal, conservas como sardinas y frijoles, y agua para las personas que llegaron por aire, mar e incluso en pie.

El Servicio Aéreo Humanitario de las Naciones Unidas (UNHAS) evacuó a 380 civiles con una necesidad desesperada (mujeres, niños y heridos) y los conectó con los servicios esenciales.

Sin embargo, por razones de seguridad, el PMA se vio obligado a suspender temporalmente los vuelos de Afungi a Pemba. El UNHAS seguirá prestando apoyo a otras operaciones del PMA en el norte de Mozambique.

A pesar de los desafíos logísticos y de seguridad, el PMA planea ayudar a 750.000 personas desplazadas por la violencia que comenzó en 2017, así como a los miembros vulnerables de las comunidades de acogida en las provincias de Cabo Delgado, Nampula, Niassa y Zambézia en los próximos meses.

El PMA necesita $ 10,5 millones por mes para brindar asistencia y $ 98 millones para brindar apoyo durante los próximos 12 meses.

El estadio deportivo en el centro de Pemba, un edificio de cemento verde descascarado, está repleto de familias. Tienen raciones de emergencia y platos calientes, ese día una ración de arroz con pollo y un plátano.

Las operaciones de rescate del PMA en el norte de Mozambique están respaldadas por generosas donaciones recibidas de Canadá, Francia, Unión Europea, Irlanda, Japón, Noruega, República de Corea, Suecia, Reino Unido y USAID.

Los presidentes africanos y los líderes mundiales apoyan una acción audaz sobre la adaptación al cambio climático en África – mundo


En una histórica y unida demostración de solidaridad por un continente que aporta solo el 5% de las emisiones globales, más de 30 jefes de estado y líderes mundiales se han comprometido a priorizar acciones que ayuden a los países africanos a adaptarse a los impactos del cambio climático y a 'mejorar construye el futuro. "

África se enfrenta ahora al doble ataque del cambio climático, actualmente estimado entre $ 7 mil millones y $ 15 mil millones cada año, y Covid-19, que se ha cobrado 114.000 vidas. El Banco Africano de Desarrollo espera que el impacto del cambio climático en el continente alcance los $ 50 mil millones cada año para 2040, con una disminución adicional del 3% cada año en el PIB a partir de 2050.

El martes, durante un diálogo virtual de líderes organizado por el Banco Africano de Desarrollo, el Centro Global de Adaptación (enlace externo) y la Iniciativa de Adaptación de África, más de 30 jefes de estado y líderes mundiales se unieron en torno a la nueva y audaz agenda para acelerar la adaptación en África. . El objetivo del programa es movilizar $ 25 mil millones para acelerar las medidas de adaptación al cambio climático en África.

El presidente Félix-Antoine Tshisekedi Tshilombo de la República Democrática del Congo, y el presidente de la Unión Africana, invitaron a sus compañeros líderes a: "revisar nuestras ambiciones climáticas y acelerar la implementación de nuestras acciones planificadas en nuestras prioridades nacionales". Para hacer esto, necesitaremos enfocarnos en acciones para adaptarnos a los impactos del cambio climático, incluyendo soluciones basadas en la naturaleza, transición energética, un marco de transparencia fortalecido, transferencia de tecnología y financiamiento climático. "

El Programa de Aceleración de la Adaptación de África está diseñado para abordar los efectos del Covid-19, el cambio climático y la peor recesión del continente en 25 años. Por eso es tan importante el apoyo sin precedentes de hoy para la financiación de la adaptación en África.

Según Ban Ki-moon, octavo secretario general de las Naciones Unidas y presidente del Centro Global de Adaptación, "la pandemia de Covid-19 está erosionando el progreso reciente en la construcción de resiliencia climática y haciendo que los países y comunidades sean más vulnerables a futuras crisis. . África debe recuperar el terreno perdido y el tiempo perdido. El cambio climático no se ha detenido debido al Covid-19, y tampoco la urgente tarea de preparar a la humanidad para vivir con los múltiples efectos del calentamiento global. "

El presidente de Gabón, Ali Bongo Ondimba, y el presidente de la Iniciativa de Adaptación de África dirigida por la Unión Africana, discutieron el historial de Gabón en la reducción de emisiones. Dijo que Gabón es uno de los pocos países del mundo que tiene una huella de carbono positiva. "Debemos insistir en que se preste la misma atención a la adaptación y mitigación del cambio climático en la financiación climática. África pide a los países desarrollados que asuman una responsabilidad histórica y se unan a la agenda para acelerar la adaptación en África ”, dijo el presidente Bongo.

El presidente del Banco Africano de Desarrollo, Dr. Akinwumi A. Adesina, dijo: “Junto con nuestros socios, tenemos la intención de movilizar $ 25 mil millones en financiamiento para el éxito de la adaptación del Programa Acelerador en África. Es hora de que los países desarrollados cumplan su promesa de proporcionar $ 100 mil millones al año para financiamiento climático. Y una gran parte de eso debería destinarse a la adaptación climática. Hasta ahora, se han invertido más de 20 billones de dólares en paquetes de estímulo Covid-19 en países desarrollados. El plan del Fondo Monetario Internacional de emitir $ 650 mil millones en nuevos Derechos Especiales de Giro (DEG) para aumentar las reservas globales y la liquidez será extremadamente útil para apoyar el crecimiento verde y la financiación climática para la recuperación económica **. ** Aplaudo el liderazgo del gobierno de los EE. UU. Y la secretaria del Tesoro de EE. UU., Janet Yellen, en particular, por este gran impulso.

El Secretario General de la ONU, António Guterres, dijo: “Las naciones africanas están mostrando liderazgo … La Agenda de Aceleración de la Adaptación de África y muchas otras iniciativas africanas ambiciosas deben ser empoderadas para lograr plenamente sus objetivos. "

Guterres agregó: “El acceso universal a la energía en África, una prioridad en los próximos años, podría lograrse principalmente a través de energías renovables. Solicito un paquete completo de apoyo para lograr ambos objetivos antes de la COP 26. Es factible, es necesario, es tarde y es tarde … es inteligente. "

Hablando en nombre del presidente de Estados Unidos, Joseph R. Biden, la secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, dijo: “Estados Unidos sigue siendo un socio de desarrollo comprometido para África y un firme partidario del Banco Africano de Desarrollo. África ha contribuido menos al cambio climático, pero está sufriendo el peor de sus efectos. Felicito al Banco Africano de Desarrollo y al Centro Mundial de Adaptación por desarrollar el Programa de Aceleración de la Adaptación de África. Apoyamos el programa … para ayudar a garantizar que juntos podamos evitar los peores efectos del cambio climático. "

El Programa de Aceleración de la Adaptación de África, lanzado por el Banco Africano de Desarrollo y el Centro Global de Adaptación, se basa en varias iniciativas de transformación:

Tecnologías digitales climáticamente inteligentes para la agricultura y la seguridad alimentaria tiene como objetivo ampliar el acceso a tecnologías digitales climáticamente inteligentes para al menos 30 millones de agricultores en África. la Acelerador de resiliencia de la infraestructura africana Incrementar las inversiones en infraestructura urbana y rural resiliente al clima en sectores clave. Estos incluyen la gestión del agua, el transporte, la energía y los residuos para una economía circular. Empoderar a los jóvenes para el espíritu empresarial y la creación de empleo en la resiliencia climática * equipará a un millón de jóvenes con habilidades de adaptación climática y apoyará a 10,000 pequeñas y medianas empresas dirigidas por jóvenes para crear empleos verdes. * Iniciativas financieras innovadoras para África ayudará a cerrar las brechas de financiamiento de la adaptación, mejorará el acceso al financiamiento existente y apalancará nuevas inversiones de los sectores público y privado.

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva, dijo: “Además de la crisis económica y de salud causada por la pandemia, los países africanos se encuentran entre los más vulnerables a los efectos del cambio climático. Hacer frente a este doble desafío requiere situar la adaptación en el centro de la recuperación de África, para que los países desarrollen resiliencia al cambio climático e impulsen la actividad económica. Esta pandemia nos ha demostrado la importancia de invertir en las personas. Y así es, tan valioso para África, que tiene una población joven en rápido crecimiento. Comienza con la mejora de la educación, la atención médica y la seguridad alimentaria y, en este contexto, doy una calurosa bienvenida a la Agenda de Aceleración de la Adaptación de África.

Hablando en nombre del presidente francés Emmanuel Macron, director general de la Agencia Francesa de Desarrollo, Rémy Rioux dijo: “África está proporcionando soluciones al cambio climático, incluida la Gran Muralla Verde y la iniciativa Desert to Power del Banco Africano de Desarrollo para construir el más grande del mundo zona solar en el Sahel de África. Francia apoya plenamente el programa para acelerar la adaptación en África. "

Al facilitar el diálogo de los líderes, el Dr. Patrick Verkooijen, director ejecutivo del Centro Global de Adaptación, dijo: “África tiene una oportunidad única de avanzar exponencialmente en su desarrollo si invierte ahora en el futuro respetuoso con el clima e inteligente sobre la base de un profundo conocimiento del riesgos y soluciones que ponen a la naturaleza y a las personas en el centro. "

Lea el llamado a la acción global aquí

El UNFPA proporciona servicios esenciales a las víctimas de las inundaciones: las peores inundaciones en 40 años matan a 32 personas y a más de 10.000 personas sin hogar en Timor-Leste – Timor-Leste


DILI, 6 de abril de 2021 – Las fuertes lluvias en Timor-Leste durante el fin de semana dejaron 32 muertos, más de 10.000 personas sin hogar e innumerables desaparecidos.

Según el viceprimer ministro de Timor-Leste, José Reis, estas son las peores inundaciones que ha conocido el país en 40 años.

Las inundaciones han dejado el Palacio Presidencial anegado, la mayoría de las carreteras de Dili inaccesibles y el suministro eléctrico cortado.

Durante la sesión informativa diaria, el Director General de la Dirección Nacional de Protección Civil, Sr. Ismail Babo, señaló que de los 2.065 hogares en total afectados por las inundaciones, más del 70% de las víctimas (1.579 hogares) son de Dili.

“Hasta la fecha, 2.065 hogares se han visto afectados por las inundaciones y actualmente se encuentran en 11 centros de evacuación que hemos establecido en Dili para ayudar a quienes necesitan suministros de emergencia.

"Estamos pidiendo el apoyo de las organizaciones internacionales para hacer frente a la emergencia y satisfacer las necesidades inmediatas de las familias afectadas", dijo Babo.

“Las Naciones Unidas en Timor-Leste están profundamente entristecidas por la pérdida de vidas y la infraestructura causada por el desastre natural. Las inundaciones también han afectado a muchos miembros del personal de la ONU y a sus familias. En nombre del equipo de las Naciones Unidas en el país, expreso mi más sentido pésame a los afectados. Estamos siguiendo de cerca la situación. El equipo de las Naciones Unidas en el país y los socios humanitarios están comprometidos a apoyar la respuesta nacional y las medidas de emergencia ", dijo Roy Trivedy, Coordinador Residente de las Naciones Unidas en Timor-Leste.

Las Naciones Unidas, en colaboración con el Gobierno de Timor-Leste, coordinaron una respuesta de emergencia y una evaluación de las necesidades para las peores inundaciones que el país ha presenciado recientemente.

Después de una sesión informativa de emergencia, se estableció una secretaría actualmente ubicada en el edificio del Ministerio del Interior en Caicoli, Dili para coordinar la ayuda de emergencia de los socios para el desarrollo.

La secretaría está integrada por representantes del gobierno de Timor-Leste, agencias de Naciones Unidas, agencias humanitarias internacionales y organizaciones no gubernamentales locales, entre otras.

El UNFPA se ha unido a otras agencias de la ONU para proporcionar servicios esenciales y artículos de socorro a las víctimas de las inundaciones en Timor-Leste.

El UNFPA donó artículos de higiene y de higiene como toallas sanitarias en un paquete conocido como "Dignity Kits". Los kits también contienen otros artículos para satisfacer las necesidades de mujeres y niñas en edad fértil. Por ejemplo, jabón, artículos sanitarios, cepillos de dientes y pasta de dientes para ayudar a los más vulnerables en los centros de evacuación. Los elementos ayudan a garantizar la seguridad de mujeres y niñas durante el desplazamiento.

El UNFPA, en colaboración con el Ministerio de Salud, también facilitó el transporte de parteras desde los centros de salud a los centros de evacuación para apoyar la prestación de servicios esenciales a las mujeres embarazadas, proporcionando hospitales de maternidad móviles y asilos de ancianos. Material básico para las mujeres embarazadas en las instalaciones identificadas .

Con las autoridades de Timor-Leste informando que se esperan lluvias en las próximas semanas, el gobierno está preocupado por los daños a la infraestructura de prevención y respuesta al COVID-19, incluido el laboratorio nacional y las instalaciones de cuarentena en las áreas de Vera Cruz y Tasitolu en la capital, Dili.

Después de los incendios devastadores, el futuro de los refugiados rohingya sigue siendo incierto – Bangladesh


El mes pasado, un incendio masivo devastó el campo de refugiados más grande del mundo en Cox's Bazar, Bangladesh, hogar de casi un millón de refugiados rohingya. El fuego mató a 15 personas y quemó miles de refugios e instalaciones de salud, dejando a más de 45.000 desplazados.

Nuestros equipos conocieron a Ismael, de 35 años, en medio de la multitud y la confusión. Cenizas y escombros quemados son todo lo que pudimos ver. Con los ojos fijos en el horizonte, Ismael le dijo a uno de los trabajadores psicosociales de Acción contra el Hambre: “Estaba en el salón de té cuando escuché un incendio. Cuántas veces más veré mi refugio reducido a cenizas …

Para Ismael y sus vecinos, el incendio les trae recuerdos dolorosos de su huida a Bangladesh en 2017. Cientos de miles de rohingyas vieron cómo sus casas quemaban y sus comunidades arrasaban, lo que los obligó a huir del estado de Rakhine hace casi cuatro años. "Quemaron mi casa y todo lo que tenía", recuerda Ismael.

Hoy, viviendo en campamentos superpoblados, la difícil situación de los rohingya desplazados sigue siendo extremadamente frágil. “A la luz de los furiosos incendios, mi futuro aún es oscuro”, dice Ismael.

LA LECHE DE FUEGO DE MIL TRAUMATIZADOS

El incendio destruyó viviendas, propiedades y documentos importantes, incluidas tarjetas de identidad y de datos, que permiten a los refugiados rohingya trabajar y acceder a alimentos y servicios esenciales en Cox's Bazar. Muchas personas, especialmente niños, fueron separados de sus familias mientras corrían para encontrar seguridad en medio del caos y la confusión extremos.

Las crisis y el estrés repetidos han provocado un aumento de las necesidades de salud mental. Los equipos de Acción contra el Hambre están trabajando incansablemente para brindar primeros auxilios psicológicos, además de servir comidas, rehabilitar instalaciones y puntos de agua y reconectar a las familias.

Cuando huyeron de Myanmar, Ismael se movilizó para convertirse en un líder comunitario conocido como el Majhi. "Ayudar a la gente me da esperanza", dice. "Me mantiene en marcha".

Como Majhi, siente la gran responsabilidad de cuidar de su comunidad. Después del incendio, no podía dejar de pensar en las víctimas atrapadas en el incendio, y qué más podría haber hecho para ayudarlas: 'Yo' podría haber actuado rápidamente … Estaba seguro de que el fuego no lo haría. llegar a nuestro bloque. "

Los equipos de trabajadores psicosociales de Action Against Hunger se han desplegado para ofrecer asesoramiento y apoyo a cientos de personas como Ismael, que enfrentan sentimientos de culpa, ira, miedo y más como resultado de este nuevo trauma. Durante su sesión de asesoramiento, Ismael comenzó a comprender cuán normales eran sus sentimientos. Mientras hablaba y nuestro trabajador psicosocial escuchaba, comenzó a sentirse un poco más ligero.

Las conmociones fuertes y mortales continúan golpeando a la comunidad rohingya, dejando profundas marcas en toda la sociedad, especialmente en los niños. Los campos de refugiados son el último recurso para las comunidades perseguidas, que no tienen adónde ir. La comunidad humanitaria, junto con otras partes interesadas clave, debe buscar soluciones duraderas y dignas para los rohingya desplazados, y para entonces los campos de refugiados deben reconstruirse de una manera más segura para evitar futuros incendios y otros peligros.

A %d blogueros les gusta esto: