COVID-19: Millones en riesgo de inseguridad alimentaria severa en América Latina y el Caribe – World


CIUDAD DE PANAMÁ – El impacto socioeconómico de la pandemia de COVID-19 en América Latina y el Caribe podría potencialmente dejar a unos 14 millones * de personas vulnerables en una grave inseguridad alimentaria este año, lo que garantiza una atención urgente para ahorrar vidas, según las proyecciones del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA).

"Es vital y urgente proporcionar ayuda alimentaria al creciente número de personas vulnerables en la región, así como a aquellos que dependen del trabajo informal", dijo Miguel Barreto, Director Regional del PMA para América. América y el caribe. "Todavía tenemos tiempo para evitar que la pandemia de COVID-19 se convierta en una pandemia de hambre".

La estimación sugiere que otros 10 millones de personas pueden verse sumidas en la pobreza y el hambre en 11 países de la región, incluidos los pequeños Estados insulares en desarrollo del Caribe. En 2019, 3,4 millones de personas se enfrentaron a una grave inseguridad alimentaria, lo que significa que se encontraban en una situación de emergencia y no podían satisfacer sus necesidades alimentarias. Básico en cantidad y diversidad.

La proyección del PMA se basa en la comparación entre las evaluaciones de seguridad alimentaria realizadas en 2019, un análisis de indicadores económicos después del brote de COVID-19 y los resultados de encuestas remotas completadas en 2020 para evaluar el impacto de La pandemia de acceso al mercado, seguridad alimentaria y medios de vida.

El análisis de los indicadores económicos para 2020 no es alentador. Con la pandemia, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPALC) pronostica una contracción regional promedio de -5.3% para este año. El impacto de esta contracción en la actividad económica puede empeorar la situación ya precaria de millones de personas vulnerables que necesitan trabajar para acceder a los alimentos. Las restricciones de movimiento y las órdenes de refugio en el sitio hacen que sea difícil o imposible hacerlo en este momento. La CEPAL y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) también han estimado que la pérdida de empleos para la clase trabajadora pobre y la pérdida de ingresos de las remesas del exterior son negativas.

El PMA insta a los países a brindar apoyo adicional a los beneficiarios de los programas nacionales de protección social y extender su cobertura a más grupos, como los migrantes y los desempleados. Para responder rápidamente y a gran escala al enorme desafío planteado por COVID-19, algunos países necesitan la ayuda de las instituciones financieras internacionales y la comunidad internacional.

"Al trabajar juntos, podemos minimizar el riesgo de inseguridad alimentaria y proteger a los países y comunidades más vulnerables de los efectos potencialmente devastadores de la pandemia", dijo Barreto.

Con el fin de crear conciencia sobre lo que enfrentan las comunidades afectadas por COVID, el PMA se lanza hoy #MissingThisMeal campo, una oportunidad para que las personas muestren solidaridad con los más vulnerables a los efectos de la pandemia. La campaña comienza el Día Mundial del Hambre.

Cifras clave para América Latina y el Caribe:
Las graves proyecciones de inseguridad alimentaria del PMA se centran en los países y subregiones en los que la organización proporciona asistencia técnica a los gobiernos y realiza operaciones en curso. Es el caso de Bolivia, Colombia, Cuba, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, Nicaragua, Perú, República Dominicana y los pequeños Estados insulares en desarrollo del Caribe.

  • El número total de personas que experimentan inseguridad alimentaria severa podría aumentar de 3.4 millones en 2019 a alrededor de 13.7 millones en 2020, en gran parte gracias a COVID-19.
  • En Haití, el número de personas que experimentan una inseguridad alimentaria severa podría caer de 700,000 a 1.6 millones.
  • La población migrante venezolana en Colombia, Ecuador y Perú que sufren de inseguridad alimentaria severa podría aumentar de 540,000 a más de un millón.
  • En el corredor seco de Centroamérica, el número de personas que sufren de inseguridad alimentaria severa podría aumentar de más de 1.6 millones a casi 3 millones.
  • La temporada de huracanes en el Caribe comienza en junio, un riesgo adicional para el que los gobiernos deben prepararse.

En 2019, el PMA ayudó a los gobiernos de la región a implementar programas que llegaron a 5,1 millones de personas vulnerables mediante transferencias de efectivo y alimentos. El PMA ha adaptado sus operaciones para continuar trabajando de manera segura durante la pandemia, protegiendo la salud de las comunidades a las que servimos, nuestros socios y el personal del PMA. El PMA continúa ayudando a los gobiernos y llegando a los necesitados con soluciones estratégicas rápidas: comidas escolares con entrega de raciones para llevar a casa, distribución de alimentos y entregas de efectivo o cupones. Garantizar la seguridad alimentaria y estimular los mercados locales.

Las fotos de las operaciones del PMA en América Latina y el Caribe están disponibles aquí.

Informes de evaluación remota sobre el impacto de COVID-19 en el acceso al mercado, la seguridad alimentaria y los medios de vida.

* La cifra se ha calculado solo para los países donde está presente el PMA.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: