Desplazados en la primera línea de la emergencia climática – Mundo


Desde el Sahel hasta América Central, el cambio climático está impulsando el desplazamiento y aumentando la vulnerabilidad de quienes ya se vieron obligados a huir.

La emergencia climática es la crisis que define a nuestro tiempo y el desplazamiento es una de sus consecuencias más devastadoras. Poblaciones enteras ya están sintiendo los efectos, pero las personas vulnerables que viven en algunos de los países más frágiles y afectados por conflictos se ven afectadas de manera desproporcionada.

Los refugiados, los desplazados internos (PDI) y los apátridas se encuentran en la primera línea de la emergencia climática. Muchos viven en "puntos calientes" climáticos donde normalmente carecen de los recursos para adaptarse a un entorno cada vez más inhóspito.

El desafío decisivo

El cambio climático es real y las actividades humanas son la causa principal. Las emisiones de gases de efecto invernadero están aumentando la temperatura global promedio más rápido que en cualquier otro momento de la historia de la civilización moderna. Los últimos seis años han sido los más cálidos registrados.

Los efectos del calentamiento global ya se están sintiendo en todo el mundo. Los niveles del mar están subiendo, el hielo marino está retrocediendo, las precipitaciones estacionales son más impredecibles y los fenómenos meteorológicos extremos son cada vez más frecuentes e intensos.

Desplazamiento por desastres

Durante la última década, los fenómenos meteorológicos han provocado un promedio de 21,5 millones de nuevos desplazamientos * cada año, más del doble del desplazamiento causado por el conflicto y la violencia.

* "Nuevos movimientos" se refiere al número de movimientos. Un individuo puede verse obligado a moverse más de una vez, y cada movimiento cuenta como un nuevo movimiento.

La mayoría de las personas desplazadas por desastres permanecen en sus países de origen, a menudo viviendo en áreas con una alta exposición a peligros climáticos, como inundaciones y tormentas. Algunos de ellos no pueden regresar a sus hogares y se convierten en desplazados internos, mientras que un número menor busca seguridad en otros países y pueden necesitar protección internacional.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: