La Acción Humanitaria en 2018-2019: Sin cambios en tiempos de inconnidumbre – World



Los compromisos para paliar el impacto de las crisis humanitarias siguen siendo claramente insuficientes

  • La ayuda humanitaria internacional creció apenas un 1% en 2018, muy por debajo de los medios de los cuatro ejercicios anteriores, situada en torno al 7,5%.
  • En España, la ayuda oficial al desarrollo redujo en más del 15% en 2018.
  • En 2018, la ayuda humanitaria pública descendió un 7,63% respecto a 2017. Desde 2009, cuando el presupuesto anual llegó a superar los 465 millones de euros, ha sufrido un recorte superior al 90%.
  • MSF alertó sobre las tendencias crecientes de criminalizar a la población civil atrapada en zonas de conflicto y las organizaciones humanitarias que le prestan ayuda

Madrid, 19 de diciembre de 2019. El Informe anual sobre ayuda humanitaria española e internacional del Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria (IECAH) y Médicos Sin Fronteras (MSF), presentado esta mañana en Madrid, destaca la ayuda humanitaria internacional en 2018 por los 28,900 millones de dólares, lo que supuso un incremento respecto a 2017 de tan solo un 1%. Una cifra que está muy por debajo de los medios de crecimiento de los cuatro años anteriores, situada en torno al 7,5%.

Este estancamiento en la ayuda no debería corresponrse con un período (2018-2019) en el que a las dos emergencias nivel tres (según la ONU) en Siria y Yemen, han añadido la emergencia provocada por el ciclón Idai en Mozambique y la crisis provocada por el agravamiento de la epidemia de ébola en la República Democrática del Congo (RDC).

Esta situación agrava al contemplar otras crónicas como las de República Centroafricana, Etiopía, Bangladesh, Myanmar, Nigeria y Somalia. Además, otras situaciones de crisis política, económica y social como las que sufren el Triángulo Norte centroamericano o Venezuela cada vez tienen más implicaciones humanitarias.

“En un panorama en el que los conflictos internacionales y las situaciones de violencia son cada vez más complejos y en las implicaciones y los riesgos que derivan de la emergencia climática son cada vez mayores, un estancamiento así no puede justificarse de modo alguno ”, Afirma Jesús A. Núñez, codirector de la IECAH.

El informa "La acción humanitaria en 2018-2019: sin cambios en tiempos de inconformidad" revela que también ayuda humanitaria de la UE tampoco ha estado a la altura. A pesar de haber aumentado gradualmente durante los últimos 5 años, su ritmo de crecimiento se ha ido reduciendo, pasando de un aumento del 10% en 2015 a uno de tan solo el 3% en 2018.

LA AYUDA AL DESARROLLO ESPAÑOLA SIGUE CAYENDO

El contexto de inestabilidad política que vive España desde 2017 ha hecho que tras muchos años consecutivos de incremento de la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD), en 2018 habrá producido una caída del 15.77%. Además, el peso de la AOD respecto al total del PIB del país ha disminuido un 4% respecto a 2017, situándola en un paupérrimo 0.18%, cifra cada día más lejana del comprometido 0.7%.

A su vez, las importaciones totales de la acción humanitaria española pública se han situado en 50,76 millones de euros, suponiendo una disminución del 7,63% respecto a 2017. Desde 2009, cuando el presupuesto anual llegó a superar los 465 millones de euros, se ha productido un recorte superior al 90%. Esta notable disminución se encuentra actualmente en la acción humanitaria en porcentaje del 2,36% respecto a la AOD, cifra similar a la de 2017, año en el que representaba el 2,15%.

“Desde 2007, el compromiso de la cooperación española era la acción humanitaria supusiera el 10% de la AOD, en línea con lo controlado por otros líderes. Es esencial que aproveche al máximo su trabajo. L & # 39; acción humanitaria española a ido reduciéndose año tras año y es una de las políticas públicas más afectadas por los recortes. Es también el instrumento de cooperación al desarrollo que más ha sufrido los rigurosos presupuestarios ajustados ”, afirmó Francisco Rey, codirector de IECAH.

EL NÚMERO DE PERSONAS DESPLAZADAS Y REFUGIADAS MARCA UN NUEVO CONFIABLE

El descenso de la ayuda humanitaria se combina con un aumento en la complejidad de las crisis. La nueva cifra es una población desplazada y refugiada, 70.8 millones de personas, es un buen ejemplo de ello.

En 2018, notamos que los países con hombres recurriendo cada vez más a un número mayor y un mayor proporción de población desplazada. Así, un 39% del total de la población desplazada fue acogido en países de renta baja y un 54% en países de renta media. Tan solo un 7% lo fueron en países de renta alta.

Mientras tanto, va cobrando aún más fuerza el discurso ultranacionalista de perfil cada vez más abiertamente xenófobo.

Un discurso que tiene lugar en las mujeres migrantes como una amenaza y que interesadamente que nueve de cada diez migantes africanos y ocho de cada diez asiáticos quedan en su propio continente.

“La brecha entre necesidades y recursos sigue agrandándose, dejando a cada vez más poblaciones sin la asistencia y protección adecuada. El sistema internacional humanitario no está siendo capaz de responder y mucho menos de prevenir las situaciones de crisis, desastres y violencia ", afirmó Rey.

"SE ESTÁ CRIMINALIZANDO LA AYUDA Y TAMBIÉN A LAS POBLACIONES A LAS QUE ASISTIMOS"

Informa a advierte que la tendencia creciente a criminalizar a la población civil atrapada en zonas de conflicto, considerando como enemigo, así como las organizaciones humanitarias que prestan ayuda.

Donantes y gobiernos están presionando cada vez más a las organizaciones humanitarias para que estas particupen en sus intereses en materia de lucha contra el terror, lo que está limitando y condicionando la capacidad de llevar a cabo ayuda a quienes más lo necesitan. "Los médicos no deciden versos forzados a decidir quién es un paciente bueno o malo. Eso está prohibido por la ética médica y por el Derecho

Internacional Humanitario. Nuestro papel debería ser tratado a quien quiera que nos necesite, un recorrido de cualquier línea de frente que los grupos hayan trazado ", dijo Marta Cañas, directora general de Médicos Sin Fronteras.

"En el noreste de Nigeria, por ejemplo, el Gobierno ha apostado por crear & # 39; ciudades cuartel & # 39; bajo control del Ejército y los trabajadores humanitarios no podemos acceder a las zonas que están fuera de estas localidades. Como consecuencia de ello, quienes están detrás de lo que el Ejército define como líneas enemigas también son afectadas como el enemigo y virtud de su localización geográfica. Otro ejemplo claro es Yémen, donde la coalición militar liderada por Arabia Saudí declaró provincias enteras objetivo militar sin distinción entre combatientes y no combatientes ”, concluye Cañas.

EXPORTACIÓN DE ARMAS, EQUIPOS Y MATERIALES MILITARES: CINCO PAÍSES CONTROLAN EL 75% DEL MERCADO

El informa también destaca que el gasto militar mundial en 2018 incrementó en un 2.6% con respecto al año anterior, mientras que las transferencias mundiales de equipo, material y armamento aumentado en el período 2014-2018 un 7.8% con respecto al periodo 2009-2013. Estados Unidos, Rusia, Francia, Alemania y China copan las primeras posiciones como exportadores (con un 75% del total mundial), mientras que España, con un 3,2% del total, se encuentra en el séptimo puesto de esta lista.

Más información:

IECAH: Laura Mula / 91 377 14 98 / laura.mula@iecah.org

MSF: Fernando Calero / 630 536 419 / fernando.calero@madrid.msf.org

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: