La República Centroafricana en crisis: medidas esenciales para satisfacer las necesidades humanitarias y de seguridad – República Centroafricana


En diciembre de 2020, las elecciones presidenciales en la República Centroafricana (RCA) estuvieron marcadas por un fuerte aumento de la violencia. Precipitaron una crisis nacional que sumió a la población civil del país en una nueva emergencia humanitaria. El estallido de la nueva crisis en la República Centroafricana ha dañado la credibilidad de las elecciones del 27 de diciembre y podría ser el golpe final para el acuerdo de paz del país en 2019. Sin embargo, lo más preocupante es que pone en riesgo la seguridad de los centroafricanos. Desde mediados de diciembre de 2020, más de 200.000 centroafricanos se han visto obligados a huir de sus hogares y buscar refugio en otras partes del país o al otro lado de sus fronteras. Antes de la reciente ola de violencia, 2,8 millones de personas, más de la mitad de los 4,9 millones de habitantes de CAR, necesitaban asistencia humanitaria. Hoy en día, mientras los grupos armados causan estragos en todo el país, se han cortado las principales cadenas de suministro. El movimiento de suministros de socorro, incluidos alimentos y medicinas, así como bienes comerciales, está severamente restringido.
Durante las próximas semanas, las consecuencias humanitarias de estos trastornos serán desastrosas.

Las organizaciones de ayuda deben actuar rápidamente para redirigir los suministros de ayuda que llegan y encontrar otras formas de llegar a las poblaciones necesitadas. Un esfuerzo tan innovador y costoso será difícil a menos que los donantes actúen con rapidez. Las partes interesadas internacionales deben unirse para proporcionar financiación fundamental y permitir que los grupos de ayuda mitiguen las preocupantes consecuencias del deterioro del entorno de seguridad.

A pesar de la ayuda de Rusia y Ruanda, es probable que las fuerzas armadas nacionales de la República Centroafricana continúen luchando por recuperar el control ante el aumento de los ataques de los grupos armados. La Misión Multidimensional Integrada de Estabilización de las Naciones Unidas en la República Centroafricana (MINUSCA) está en funcionamiento desde 2014 para proteger a los civiles, pero el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) debe proporcionar los recursos necesarios para esta operación de mantenimiento de la paz. su mandato. Además, las fuerzas armadas de la República Centroafricana y otros agentes de seguridad internacional deben garantizar el paso seguro de los trabajadores humanitarios en la medida de sus posibilidades. En este momento crucial, las partes interesadas internacionales deben centrarse ante todo en ayudar y proteger a la población civil del país.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: