Muchos niños afganos tienen miedo de salir, según una nueva encuesta de Save the Children – Afganistán



La gran mayoría de los encuestados dijo que los niños se sentían menos seguros cuando iban a la escuela, en el mercado o cerca de un edificio del gobierno o una estación de policía. el control.

Una gran parte de los niños afganos padecen síntomas como depresión y ansiedad, pero no tienen acceso a servicios de asistencia esenciales para ayudarlos a sobrellevar la situación.

Mientras el mundo conmemora el trigésimo aniversario de la ratificación de la Convención de la ONU sobre los Derechos del Niño el 20 de noviembre, los niños afganos solo han experimentado la guerra y graves consecuencias para su salud mental. .

Según un informe reciente de Save the Children, dos tercios de los padres encuestados en partes de Afganistán dijeron que sus hijos tenían miedo de explosiones, secuestros u otras formas de violencia extrema cuando estaban estaban volviendo a la escuela. Una encuesta (i) de 600 padres y 90 niños en cuatro provincias revela cómo los niños temen constantemente sus vidas y carecen de apoyo para ayudarlos a superar sus experiencias dolorosas.

En algunas partes del país, el 95% de los padres encuestados dijeron que sus hijos habían experimentado conflictos. En la capital, Kabul, era del 65%.

Los niños viven con miedo a los explosivos, la violencia armada y el sonido de los helicópteros de ataque cuando van a la escuela, la escuela, el mercado o simplemente juegan afuera con amigos. Solo el 30% de los niños se sienten seguros en la escuela y las niñas se sienten menos seguras que los niños. Muchos de los niños entrevistados estaban demasiado asustados para salir.

Una niña de 14 años de Sar-e-Pul dijo:

"Cuando estalla la lucha, no hay un lugar seguro en nuestro pueblo, pero en casa siempre es mejor que afuera. Nos escondemos en los rincones de las habitaciones.

Una niña de 16 años de Kabul dijo:

"Mi hermano de 14 años estaba cerca de un ataque en Darulaman (carretera), y después del ataque, todavía estaba asustado y preocupado. Se levantaba cada vez que había un ruido en la casa, incluso el sonido de una puerta que se cerraba "

Otros hallazgos clave del informe incluyen:

  • El 62% de los padres informaron que sus hijos tuvieron experiencias conflictivas, directas o indirectas, que incluyen:
  • El 38% de los padres informan que los niños se lastiman a sí mismos debido al conflicto, una reacción que es más común entre las niñas que entre los niños.
  • El 73% de los padres informaron que sus hijos tenían sentimientos de miedo y ansiedad debido al conflicto.
  • El 48% de los padres informaron que sus hijos habían experimentado tristeza prolongada e insomnio debido al conflicto.

Aditionellement:

  • El 70% de todos los padres informaron que los enfrentamientos armados entre el ejército afgano y los grupos armados de oposición representaban la mayor amenaza para la seguridad de sus hijos.
  • La mayoría de los padres informaron que sus hijos tenían más miedo cuando iban a la escuela (64%) y al mercado (55%). El 70% de los padres declararon que no tenían acceso a servicios de asesoramiento para sus hijos.

Hemat, de 10 años, vive en una pequeña aldea en la provincia de Kabul, donde asiste a una escuela informal creada por Save the Children porque no hay escuela en su área. Le gusta ir a la escuela, pero teme el viaje diario a clase.

Hemat, de diez años, le dijo a Save the Children:

"De camino a la escuela, temo los atentados suicidas, los secuestros y (me temo) que alguien me está matando". Hay guerra en mi país. La gente mata niños; No estamos protegidos. Y no tenemos escuelas adecuadas. Tengo miedo porque hay guerra en nuestro país. Muchas personas han sido asesinadas y no hay un lugar seguro para las personas. "

Onno van Manen, director nacional de Save the Children para Afganistán, dijo:

"Después de 18 años, la guerra en Afganistán se ha normalizado tanto que los niños apenas se estremecen cuando escuchan una explosión distante o cuando superan las terribles consecuencias de un bombardeo". Todo esto se ha convertido en una rutina preocupante.

"Treinta años después de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño, el tratado de derechos humanos más ratificado de la historia, ¿por qué todavía no podemos para proteger a los niños inocentes de los estragos de la guerra?

"Nuestra investigación muestra que los niños afganos enfrentan una crisis de salud mental de proporciones épicas, están rodeados de violencia extrema y prácticamente no tienen servicios de apoyo para ayudarlos a sobrellevar la situación". Las comunidades afectadas por conflictos deben tener acceso a un asesoramiento profesional centrado en el niño.

"Los niños deben estar protegidos en el camino a la escuela y las escuelas deben permanecer prohibidas en los conflictos armados. Los niños tienen un derecho básico a la educación y nunca deberían verse obligados a abandonar la escuela solo porque es demasiado peligroso ir a la escuela. "

#StopTheWarOnChildren

Portavoces disponibles. Para obtener más información o concertar una entrevista, comuníquese con:

Bhanu Bhatnagar

Bhanu.Bhatnagar@savethechildren.org

+66 82 6868 318 (Bangkok)

Fuera de las horas

Media@savethechildren.org.uk

+44 7831 650409 (Londres)

Los conflictos siguen representando una grave amenaza para la educación de los niños. Los informes del Ministerio de Educación (MoE) indican que 1.153 escuelas han sido afectadas por el conflicto en curso desde 2013. Los años han estado marcados por una clara tendencia al alza en la focalización de las escuelas. , 2018 fue el año con el mayor número de escuelas seleccionadas (377). El aumento en el número de ataques contra las escuelas en 2018 se atribuye en gran medida al uso de las escuelas como centros de votación para las elecciones parlamentarias. Los registros del Ministerio del Medio Ambiente también revelan que en los últimos seis años, se han registrado 2,787 casos de pérdida de personal escolar, el número más alto (862) registrado en 2014, seguido por 237 y 377 en 2016 y 2018.

Save the Children realizó esta investigación para evaluar el impacto del conflicto en el empeoramiento de los problemas de protección infantil en Afganistán. Los resultados del estudio formarán la base de la programación y promoción de Save the Children sobre la mejor manera de proteger a los niños víctimas del conflicto en Afganistán. Los resultados del estudio también se utilizarán para influir en las políticas y decisiones gubernamentales sobre la protección de los niños afectados por conflictos.

Save the Children ha estado trabajando en Afganistán desde 1976. Actualmente estamos implementando programas en 16 de las 34 provincias, directamente oa través de socios, y llegamos a más de 700,000 niños.
Save the Children trabaja en estrecha colaboración con la sociedad afgana en todos los niveles. Trabajamos con niños, padres, maestros, consejos comunales, líderes religiosos, ministerios y otras ONG nacionales e internacionales. Nuestra forma de trabajar con las personas, a su manera, nos ha permitido llevar un cambio duradero a decenas de miles de niños en el país.

(i) La investigación se realizó durante un período de dos semanas en abril de 2019 en distritos seleccionados de las provincias de Kabul, Balkh, Faryab y Sar-e-Pul, utilizando una combinación de herramientas cualitativas y cuantitativas. La investigación cualitativa incluyó 30 entrevistas con informantes clave (6 mujeres, 24 hombres), incluidos funcionarios gubernamentales relevantes a nivel nacional y subnacional, y socios de desarrollo nacionales e internacionales. Además, se organizaron ocho grupos focales, dos por provincia, con niños de las comunidades encuestadas. Se recogieron datos cuantitativos en una encuesta de hogares, incluidas entrevistas personales con 600 padres (50% de los cuales eran mujeres) y 90 niños, 50% de los cuales eran niñas. La edad promedio de las niñas que participaron en las discusiones grupales fue de 11 años y la de los niños de 10 años.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: