Huyendo de la violencia en el estado de Zamfara – Nigeria



Proyecto de actualización | 15 de octubre de 2019

Los grupos criminales y la violencia extrema en el estado de Zamfara, en el noroeste de Nigeria, han provocado que cientos de miles de personas huyan de sus aldeas y busquen refugio en la ciudad de Anka.

El equipo de emergencia de Médicos Sin Fronteras (MSF) pasó varias semanas brindando atención en varios lugares de la ciudad de Anka. Ahora brinda atención primaria de salud y distribuye utensilios básicos a las familias recién desplazadas en uno de los barrios informales de la ciudad. Con las granjas abandonadas, una crisis nutricional amenaza cada vez más.

Muhammad * no habla. El niño se encuentra triste en un vasto terreno pedregoso en el sitio de construcción de un nuevo palacio para el emir de Anka. La construcción está en espera y cientos de personas desplazadas de las aldeas del estado de Zamfara viven en edificios inacabados o refugios construidos en el sitio por MSF.

"El pueblo de Muhammad, como todos los pueblos de la población, fue atacado y destruido por pandillas armadas", dice Anja Batrice, médico de MSF. "Creemos que fueron estas experiencias las que lo hicieron tan retraído".

Anja enfatiza que las personas desplazadas lo han perdido todo.

"Los ataques mortales los obligaron a huir de sus aldeas, dejando atrás todas sus pertenencias. Ahora viven en refugios improvisados ​​en el sitio de construcción y en los edificios escolares ", dice ella.

"La gente se avergüenza de sus malas condiciones de vida aquí. Es por eso que nuestros equipos están tratando de mostrarles que todavía son seres humanos como tú y yo. Especialmente nuestros colegas nigerianos, que hablan el idioma local, bromean con ellos y juegan con sus hijos. "

Atención médica para los desplazados.

Es la temporada de lluvias en Zamfara, lo que significa un pico de casos de malaria. La malaria es la enfermedad más común tratada en la sala de pediatría de MSF en el Hospital General de Anka. En clima húmedo, los mosquitos portadores de malaria están en pleno apogeo. Anja y su equipo de médicos y trabajadores de la salud dirigen una clínica de carpa permanente en el sitio del Palacio del Emir. El equipo médico puede realizar diagnósticos básicos y tratar dolencias menores.

De mayo a septiembre de este año, el equipo de emergencia de MSF en Nigeria organizó 12,677 consultas externas para personas desplazadas en la ciudad de Anka. Entre abril y junio, poco más de 1,000 familias se beneficiaron de la distribución de artículos no alimenticios, incluidos utensilios de cocina y productos de higiene personal.

Obligado a huir de la violencia, secuestros y asesinatos

Aisha *, de 10 años, fue llevada a la clínica de la tienda por su madre, Zuwaira *. Un análisis de sangre rápido confirmó que la niña tenía malaria.

Hace siete meses, Zuwaira, Aisha y el resto de su familia huyeron de su hogar a una aldea cerca de Anka, luego de repetidos ataques de hombres armados, que exigieron que los mataran. Dinero y quién los amenazó con violencia.

"Les trajimos dinero, pero dijeron que estábamos mencionando y que necesitábamos más", dice Zuwaira. "Amenazaron con matarnos si descubrían que les estábamos escondiendo más dinero".

Los atacantes regresaron a la aldea varias veces, robando o destruyendo la propiedad de la población y, a veces, utilizando la violencia.

"Una vez, secuestraron a tres jóvenes", dice Zuwaira. "No hemos tenido noticias suyas desde hace mucho tiempo. Ahora sabemos que fueron asesinados. "

Muchos hombres en su aldea, incluido el esposo de Zuwaira, se ganaban la vida explotando oro. La extracción de oro artesanal alrededor de Anka a menudo conduce a la contaminación de la tierra, causando envenenamiento por plomo, especialmente en niños. Dos de los niños de Zuwaira fueron envenenados con plomo.

"MSF trató a nuestros hijos cuando se enfermaron. Ahora están mejor ", dice Zuwaira.

La medicina que Aisha recibió en la clínica de MSF parece haber tenido un efecto. Ayer, se había enfermado y tenía sueño en el piso de la clínica de la tienda; Hoy, ella ha vuelto a jugar con los otros niños en el patio.

"Espero que todos puedan regresar a sus aldeas en algún momento", dice Anja Batrice.

Desde el edificio principal donde viven Aisha y su familia hay dos ruinas invadidas por la vegetación. Alojan a algunas familias que prefieren quedarse entre ellas. Si bien la mayoría de las personas desplazadas en Anka pertenecen al grupo étnico Hausa, estas familias son Fulani, miembros de una tribu de pastores a menudo nómadas.

Amina Alh Shehu, de 30 años, vive en una de las ruinas durante más de tres años, evidencia de que la inseguridad en el noroeste de Nigeria no es un fenómeno reciente.

Los equipos de MSF han estado tratando a niños que han sufrido envenenamiento por plomo durante unos diez años en la región de Anka. En 2018, 337 niños fueron tratados. Anteriormente, los equipos viajaron a aldeas remotas para buscar y tratar a niños enfermos, pero en los últimos meses la amenaza de secuestro y robo a mano armada ha hecho que esto sea imposible.

En la actualidad, las familias deben llevar a los niños con síntomas de intoxicación por plomo al Hospital Anka, que a menudo viajan a áreas inseguras, con gran riesgo.

Buscando un techo sobre sus cabezas

Aisha y su madre Zuwaira ahora viven en un edificio escolar abandonado. La mitad de las partes de la estructura de hormigón gris no tienen techo. Con las fuertes lluvias que caen casi a diario, es urgente reparar si las docenas de familias que viven allí deben permanecer secas.

En el patio abierto, se ha formado una gran piscina de agua estancada, un caldo de cultivo ideal para los mosquitos. En tales condiciones, no es sorprendente que Aisha se haya enfermado de malaria.

Una de las hijas del esposo de Amina fue secuestrada cuando regresó a su aldea para dar a luz a su primer hijo.

"Estaba embarazada de siete meses cuando hombres armados la secuestraron", dice Amina. "Tuvimos que pagar 1,000,000 de nairas (2,520 euros) por el rescate. Tuvimos que vender mucho ganado para pagarlo. Nuestras vacas, cabras y gallinas fueron nuestra seguridad para el futuro. Si sucediera algo malo, podríamos venderlos. Ahora ya no tenemos esa seguridad.

El esposo de Amina está buscando pastos para lo que queda de su rebaño de ganado. Actualmente se encuentra cerca de la aldea de donde huyeron, en constante riesgo de ser atacado y robado.

Con el sustento principal de su familia para pagar el rescate, Amina ahora está luchando por alimentar a sus hijos. Sus dos gemelos más jóvenes, Hassana y Husseini, nacieron hace cinco meses en esta ruina. Husseini ya ha sido tratado por desnutrición aguda por MSF.

Tres niños en cama

En el Hospital General de Anka, donde Amina llevó a su hijo Husseini hace unos meses, MSF dirige una sala de pediatría de 135 camas.

La mayoría de los niños aquí son tratados por malaria, desnutrición e infecciones del tracto respiratorio, mientras que otros necesitan cuidados intensivos. Debido a que el hospital funciona a plena capacidad, los niños a menudo tienen que compartir camas. Durante la temporada alta de malaria, a veces hay tres niños por cama. Los miembros de la familia a menudo duermen en el hospital también, esto puede volverse muy ruidoso y abarrotado.

En el hospital, Husseini recibió alimentos terapéuticos y finalmente fue lo suficientemente fuerte como para ser dado de alta. Sin embargo, alimentar a los dos bebés sigue siendo un desafío, dice Amina.

"No tengo suficiente leche para ambos niños", dice ella. "Los médicos me han dado medicamentos para ayudar a alimentar la leche materna, pero no funciona". Ahora compro fórmula para bebés, que es muy costosa.

Además de la malaria, tener muy poco para comer es un riesgo creciente para la salud de los niños de la región. De enero a septiembre de 2019, nuestros equipos en Anka trataron a 7,445 niños con desnutrición.

"El alto número de niños tratados por desnutrición en Anka tiene consecuencias preocupantes para la situación en el resto del estado de Zamfara", dijo la doctora Valerie Weiss de MSF, que supervisa la unidad de alta dependencia.

"Con cifras tan altas aquí en Anka, también tenemos que esperar muchos casos de desnutrición en áreas donde no podemos ir por razones de seguridad".

Acceso a la atención médica.

En la parte norte del estado de Zamfara, los pocos hospitales funcionales están abrumados por la cantidad de pacientes y por la falta de suministros médicos básicos. Además, la mayoría de las aldeas aisladas son inaccesibles y la violencia continua interrumpe la prestación de atención primaria de salud a las comunidades locales.

En septiembre, los equipos de MSF realizaron una evaluación de emergencia en Zumri y Shinkafi, dos áreas particularmente afectadas por la epidemia de violencia. En Zumri, en solo un día de detección, el equipo encontró a 73 niños que sufren de desnutrición aguda, incluidos ocho con complicaciones médicas.

MSF está trabajando con las autoridades sanitarias locales para comenzar a proporcionar apoyo nutricional de emergencia en estos lugares.

  • Los nombres han sido cambiados para proteger a los pacientes.

Líderes humanitarios piden la transformación del tratamiento de la desnutrición aguda – World



NUEVA YORK, NY, 16 DE OCTUBRE DE 2019 – El IRC, así como World Vision, Help for Children, Eleanor Crook Foundation, Concern Worldwide, Investment Fund Foundation para Estados Unidos. infancia, Amref Health Africa, la Alianza para la Acción Médica Internacional y Acción contra el Hambre, la siguiente declaración con motivo del Día Mundial de la Alimentación.

La desnutrición aguda es una gran amenaza para la salud pública en todo el mundo. Al menos 50 millones de niños menores de cinco años sufren de desnutrición aguda (una pérdida de peso extrema que perjudica la salud) y casi el 50% de las muertes de menores de cinco años se deben a la desnutrición. La desnutrición aguda ha sido, y sigue siendo, altamente tratable y prevenible. Sin embargo, a pesar de los tratamientos que salvan vidas y las dos décadas de trabajo para ayudar a los necesitados, las estrategias actuales apuntan a menos del 20% de los niños afectados.

Hoy, en el Día Mundial de la Alimentación, estamos en un punto de inflexión. Podemos optar por mantener el rumbo, dejando aproximadamente el 80% de los niños desnutridos agudos no tratados. O podemos transformar el sistema y salvar millones de vidas.

¿Qué nos detiene?

El problema es cuádruple:

1.- El enfoque actual para tratar la desnutrición aguda es fragmentado e innecesariamente complicado, con desnutrición aguda de moderada a grave tratada por separado en sistemas supervisados ​​por dos agencias diferentes de la ONU.

2.- El diagnóstico y el tratamiento de la desnutrición aguda es complicado y se limita a los establecimientos de salud, lo que significa que es responsabilidad de los padres y sus hijos viajar largas distancias para acceder a cuidados que salvan vidas.

3.- La financiación del tratamiento de la desnutrición aguda no corresponde a la escala de la crisis.

4.- Existe una falta de propiedad nacional con los ministerios de salud y finanzas que a menudo no establecen prioridades para las políticas y líneas presupuestarias relacionadas con la nutrición.

Vemos estos desafíos todos los días en los países y comunidades donde trabajamos. Se necesita con urgencia voluntad política e inversiones financieras para abordar cada uno de estos obstáculos.

Nosotros, un grupo de organizaciones humanitarias y de desarrollo líderes que trabajamos en algunos de los lugares más difíciles de alcanzar, pedimos a los líderes mundiales, desde funcionarios de las Naciones Unidas hasta ministerios de salud, que aceleren Acción para establecer un sistema de tratamiento más eficiente, más eficiente y más accesible. niño detrás

Ha llegado el momento de actuar y rendir cuentas.

En julio, los líderes de todo el sistema de la ONU anunciaron que desarrollarían un Plan de acción mundial contra los residuos. para fines de 2019 con una hoja de ruta para combatir la desnutrición aguda.

Esto representa una crítica. primer paso hacia la reforma necesaria: esperamos ver este compromiso traducido en acciones concretas y un tratamiento adecuado.

Faltan menos de dos meses para que la ONU presente el plan más completo sobre el desperdicio de la historia reciente. Estas son nuestras recomendaciones con respecto a lo que debe incluir el Plan de acción mundial (BPA):

  • El compromiso de simplificar el enfoque terapéutico actual para que todos los niños con desnutrición aguda, independientemente de la gravedad, sean tratados en un solo programa. *

  • Un plan de acción basado en el tiempo que muestra cómo la ONU se transformará en un único sistema de procesamiento, adoptado por todas las agencias de la ONU, con un liderazgo unificado establecido para garantizar una fuerte supervisión y responsabilidad del sistema global.

  • Una visión claramente articulada y un plan de implementación que explique cómo el liderazgo de la ONU impulsará este cambio a nivel de sistema dentro de las entidades de la ONU a nivel global y nacional.

  • Un compromiso de actualizar las pautas de tratamiento de la OMS para mediados de 2021 a través de esfuerzos coordinados para generar la evidencia operativa necesaria y proporcionar orientación provisional cuando la evidencia esté disponible. específico para el contexto ya existe.

  • Un compromiso para promover más enfoques continuos de atención que combinen el tratamiento con la prevención.

  • Se establecerá una hoja de ruta que explica cómo alcanzar los objetivos de reducción de desechos de la Asamblea Mundial de la Salud y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), con un enfoque en la promoción de la apropiación nacional.

  • Un compromiso de movilizar recursos para asegurar la financiación necesaria para cumplir con el objetivo de reducción de desechos de WHA para 2025 y los objetivos de reducción de ODS para 2030, Nutrición para El crecimiento en 2020 es una oportunidad clave para los compromisos de los donantes y los Estados miembros.

  • Compromiso y planificación del compromiso de la sociedad civil en el desarrollo e implementación de BPA.

Y debido a que todos tenemos una responsabilidad, estamos listos para trabajar juntos para asegurar que el Plan de Acción Global sea ambicioso, con un límite de tiempo y que ofrezca medidas concretas para enfrentar las realidades de la crisis. responsabilizar a los líderes por los compromisos adquiridos; continuar fortaleciendo nuestros programas, estrategias y asociaciones que se centran en ampliar el acceso a los servicios curativos y preventivos; y abogar ante los Ministerios de Salud y Finanzas para que estas soluciones se adopten en los planes de acción y presupuestos nacionales de salud y nutrición.

Ha llegado el momento de pasar de la buena voluntad a la acción y dar a este problema de salud desatendido la atención y los recursos que merece y necesita. Algunas crisis mundiales parecen insuperables. Pero no es uno de ellos. Cuando nos encontramos en este momento, sabemos que no podemos mantener el rumbo. Debemos aprovechar la oportunidad que ofrece el PAG para interrumpir positivamente el statu quo.

Ha llegado el momento de actuar.

Solicitantes de asilo varados y expuestos a la violencia en México – México



Miles de personas que buscan asilo en los Estados Unidos están varadas en lugares peligrosos a lo largo de la frontera mexicana debido a la política de "conteo" implementada por el gobierno de los Estados Unidos e implementada por México para En el verano de 2019. Esta política, que limita el número de solicitudes de asilo que se pueden hacer todos los días en los puntos de entrada en la frontera entre los dos países, deja a más y más personas vulnerables atrapadas en áreas donde el crimen es endémico. Los solicitantes de asilo, muchos de los cuales ya han sufrido una violencia terrible en su viaje hacia el norte, no tienen acceso suficiente a la protección o asistencia humanitaria que necesitan.

Hace un año, el único refugio para migrantes en la ciudad fronteriza de Reynosa, en el estado de Tamaulipas, México, estaba casi vacío. Hoy, esta instalación, con capacidad para 180 personas, alberga a más de 400. Uno puede ver la misma situación en otras ciudades fronterizas como Nuevo Laredo o Mexicali.

Desde principios de 2019, el número de migrantes y solicitantes de asilo que llegan a Reynosa ha aumentado. De enero a junio, los equipos de Médicos Sin Fronteras (MSF) pasaron de 20 consultas diarias a 35 en el refugio de Reynosa. Durante el mismo período, nuestro equipo de promoción de la salud hizo 1,366 referencias a servicios médicos y psicosociales.

"Un estado muy vulnerable"

"Vemos a mujeres y hombres solos, pero también vemos que muchas familias llegan a una ciudad que no tiene capacidad humanitaria para recibirlos", dijo Anayeli Flores, oficial de apoyo social de MSF en Reynosa. "Llegan a un estado extremadamente vulnerable después de encontrarse con peligros a lo largo de la ruta migratoria mexicana".

Entre junio de 2018 y junio de 2019, el 45% de los 2,315 pacientes con enfermedades mentales tratados por MSF en Reynosa y Matamoros informaron haber sido víctimas de violencia a lo largo de las rutas migratorias. De estos, el 33% había sido agredido físicamente y el 19% había sido abusado sexualmente.

Como el único refugio de Reynosa está en su punto máximo, explica Flores, muchas personas no tienen más remedio que encontrar otro hogar en esta ciudad de gran renombre. "Los pacientes que vemos nos dicen que han sido víctimas de extorsión, asalto y secuestro", dijo. "Están en una situación precaria".

Desde 2017, MSF brinda asistencia médica humanitaria a víctimas de violencia en las regiones fronterizas de Tamaulipas a través de un proyecto integral de salud. Se brinda atención médica, psicológica y social en diferentes puntos de la frontera, incluido el Hospital General, el Refugio para Migrantes de la Senda de Vida, el Refugio Casa Guadalupe, el Instituto de Migración Tamaulipas y un clínica fija

A partir de 2018, hemos expandido nuestro negocio a Matamoros, a una hora de Reynosa, donde brindamos servicios de salud a solicitantes de asilo y migrantes que intentan llegar a los Estados Unidos y a las personas. Recientemente expulsado.

Devolución forzada

La mayoría de los migrantes mexicanos obligados a regresar a sus hogares dejan familias y trabajos en los Estados Unidos. Por estas razones, están dispuestos a intentar cruzar la frontera nuevamente, incluso después de ser detenidos.

Muchos retornados llegan a México con historias de sufrimiento en detención en los Estados Unidos. "Estaba en el 'refrigerador', un espacio muy pequeño para 15 o 20 personas como máximo, pero teníamos más de 40", dice Julio * cansado, refiriéndose a los pasillos helados. Hieleras. Mari *, una retornada de 27 años, dijo que ella también había sido detenida en una instalación superpoblada. "Dormimos en el piso. Había mujeres embarazadas y nietos separados de sus familias ", dijo.

Las necesidades médicas son visibles. La mayoría de los repatriados tratados por MSF sufren problemas respiratorios o estomacales que pueden ser las consecuencias de la detención en espacios fríos y superpoblados. También hemos documentado problemas de salud mental causados ​​por las experiencias traumáticas de pacientes en su país de origen, a lo largo de su ruta de migración, durante su detención y deportación.

Reynosa y otras ciudades del estado de Tamaulipas no tienen la capacidad de responder a las necesidades de los migrantes, solicitantes de asilo y repatriados.

MSF hace un llamado a los gobiernos de México y Estados Unidos para que dejen de implementar políticas de migración dañinas que ponen en riesgo la vida de las personas. Estos gobiernos deben garantizar que los migrantes y los solicitantes de asilo estén protegidos y tratados con dignidad y proporcionar asistencia humanitaria a las personas vulnerables que han huido de la violencia y la persecución.

Una estación de agua en el noreste de Siria está fuera de uso, afectando a 400,000 personas mientras continúa la violencia – República Árabe Siria – República Árabe Siria



Declaración del Representante de UNICEF en Siria, Fran Equiza

DAMASCO, 18 de octubre de 2019 – "Mientras la violencia continúa hoy en la ciudad de Ras Al-Ain, la estación de agua de A'llouk ha estado fuera de uso por más de una semana. La estación, ubicada cerca de los combates, suministra agua a casi 400,000 personas, incluidos muchos niños.

"Las dos líneas eléctricas principales que abastecen la estación de agua fueron dañadas durante los combates, lo que puso fin a su operación.

"Los equipos técnicos pudieron llegar a la estación de agua a principios de esta semana. Sin embargo, no han podido reparar completamente el daño causado por los combates en el área.

"La conexión a un suministro de agua alternativo de Al-Himme, una estación de bombeo cercana, cubre menos de un tercio de las necesidades de la población. Las personas ahora se ven obligadas a depender de agua no sanitaria de pozos poco profundos, lo que expone a los niños a un mayor riesgo de enfermedades transmitidas por el agua. "En coordinación con los socios y las autoridades locales, UNICEF está abordando la grave escasez de agua entre las comunidades afectadas, que incluye:

  • Entrega diaria de 95,000 litros de agua y 12 tanques de agua para aliviar la escasez de agua en los refugios de la ciudad de Al-Hasakeh, además de 50 m3 en Tel Tamer se refugia en los últimos seis días;

  • Camión de agua a los campamentos de Al-Hol y Areesha con un promedio de 600 m3 por día, llegando a 77,000 desplazados y refugiados;

  • Reparaciones menores a la estación de agua de Allouk.

"Una pausa en la violencia permitirá a UNICEF proporcionar 16,000 litros de combustible para que funcione la estación de agua Allouk hasta que se reparen los sistemas eléctricos y para ayudar a aumentar la capacidad de la fuente". Fuente de alimentación alternativa Al-Himme.

"Las partes en conflicto en el noreste de Siria deberían facilitar el acceso seguro a especialistas en agua para que puedan reparar el daño a la estación de agua lo antes posible". .

"Todas las partes en conflicto y todos los que tienen influencia sobre ellas deben detener los ataques y las actividades militares en o cerca de la infraestructura civil en el noreste y Siria".

Contactos de medios

Salam Al-Janabi
UNICEF Siria
Tel: +963 950044371

e-mail:

sabdulmunem@unicef.org

Juliette Touma
UNICEF Amman
Tel: +962 79 867 4628

e-mail:

jtouma@unicef.org

Nuevos refugiados llegan a Irak luego de una semana de violencia en el noreste de Siria – Irak



Este es un resumen de las declaraciones hechas por el portavoz del ACNUR, Andrej Mahecic, a quien se pueden atribuir citas, en la conferencia de prensa de hoy en el Palacio de las Naciones en Ginebra.

Por cuarto día consecutivo, ACNUR, la agencia de la ONU para los refugiados, recibe a cientos de refugiados que cruzan la frontera iraquí desde el noreste de Siria. Los refugiados provienen principalmente de las ciudades del norte de Siria: Kobani, Amoda y Qamishly y las aldeas circundantes.

Desde esta mañana, más de 1.600 refugiados sirios han sido transportados desde las zonas fronterizas al campo de refugiados de Bardarash, ubicado a unos 150 kilómetros al este de la frontera sirio-iraquí. El sitio ha sido preparado para recibir a los recién llegados que huyen de los combates en el norte de Siria.

Los refugiados recién llegados dijeron a nuestro personal que les llevó días llegar a la frontera mientras huían en medio de los bombardeos y los combates. La mayoría de los recién llegados son mujeres, niños y adultos mayores. Su estado físico general parece ser bueno, pero algunos han requerido apoyo psicosocial.

En apoyo de la respuesta de las autoridades locales, nuestros equipos y los de otras agencias de ayuda y socios han trabajado incansablemente para transportar refugiados al campamento de Bardarash y satisfacer sus necesidades inmediatas. Se han instalado tiendas familiares para proporcionar refugio, sistemas de abastecimiento de agua y saneamiento, así como otras instalaciones básicas.

A su llegada, los refugiados reciben comidas calientes, agua, asistencia básica, incluidos colchones, mantas, utensilios de cocina, bidones y otros artículos. Los equipos médicos con ambulancias y una unidad médica móvil están presentes para proporcionar asistencia médica si es necesario. Nuestros equipos trabajan con socios para proporcionar los servicios necesarios, incluido el apoyo psicosocial y los servicios de protección. Los refugiados se registran con la ayuda de una exploración biométrica en el iris y se evalúan sus necesidades específicas para determinar el tipo de asistencia que puedan necesitar.

Al mismo tiempo, en Siria, después de una semana de violencia en el noreste del país, nuestros socios y nosotros hemos podido brindar asistencia vital a casi 60,000 sirios recién desplazados, así como a aquellos que tienen tuvo que huir de un campamento a otro. Casi 23,000 personas recibieron ayuda esencial y artículos de invierno en los campamentos. El ACNUR también brindó la misma asistencia a otras 35.700 personas que viven en refugios colectivos y comunidades de acogida.

La ONU estima que unas 166,000 personas se han visto obligadas a huir de sus hogares en los últimos siete días. Las familias recién desplazadas continúan buscando refugio en campamentos, sitios improvisados, refugios colectivos, con familiares, amigos o conocidos. Muchos de ellos han sido desplazados repetidamente de una región a otra en Al-Hassakeh, Tal Tamer y Raqqa.

Siempre que sea posible, los equipos del ACNUR realizan evaluaciones de protección y nuestra respuesta continúa. Nuestros socios de protección identifican a aquellos que necesitan atención especializada todos los días.

La violencia ha causado estragos entre los civiles, golpeando con fuerza a los más vulnerables. Nuestros equipos contaron la historia de un niño Ras-Al-Ain de 13 años que corrió para salvar su vida en medio de intensos combates y fue separado de sus padres. Siguió a la multitud y fue a uno de los refugios comunales en Al-Hassakeh, donde los voluntarios del ACNUR fueron implacablemente a los refugios comunitarios hasta el día siguiente. Pueden reunir al niño con su familia.

Dadas las nuevas y significativas necesidades humanitarias, el ACNUR reitera sus llamamientos para la protección de los civiles y la infraestructura civil. También es esencial que los trabajadores humanitarios tengan acceso humanitario sin trabas para llegar a las personas recién desplazadas y ayudarlas cuando sea necesario.

Para obtener más información sobre este tema, comuníquese con:

  • En Iraq, Firas Al-Khateeb, khateeb@unhcr.org, +964780918 9700
  • En Siria, Mysa Khalaf, khalafm@unhcr.org, +963 9933 57 860
  • En Amman, Rula Amin, aminr@unhcr.org, +962 790 04 58 49
  • En Ginebra, Andrej Mahecic, mahecic@unhcr.org, +41 79642 97 09

El centro de monitoreo ayuda a los refugiados rohingya a comunicar sus necesidades en los campamentos de Bangladesh



Bazar de Cox – La temporada de monzones de este año estuvo marcada por las fuertes lluvias y vientos de los últimos dos años. Gul Faraj y su familia no tienen hogar cuando su refugio fue destruido durante una violenta tormenta que cayó en la Bahía de Bengala. El techo y las paredes frágiles se rompieron y la familia finalmente se vio obligada a establecerse con los vecinos.

Los grupos de ayuda le dieron a Gul herramientas y equipos para reparar su casa, pero sin habilidades de carpintería, su refugio no fue reparado. "Soy una viuda soltera y no sé nada sobre reparaciones o carpintería", dijo desde el campo de refugiados rohingya, a un kilómetro y medio de la frontera con Myanmar.

Gul, de 50 años, se enteró por sus amigos de que el Centro de Información e Información (ICF) de la OIM se había lanzado recientemente en la Oficina de Gestión del Campamento. Entonces, ella visitó y contó su historia. En seis días, llegó un equipo de la OIM e hizo las reparaciones necesarias.

Cientos de miles de refugiados rohingya se han refugiado en los campamentos de Cox's Bazar desde agosto de 2017, y aunque las condiciones en el terreno han mejorado gradualmente, muchos han luchado por dar a conocer sus necesidades a la comunidad. humanitaria. Esto a menudo condujo a un enfoque de arriba hacia abajo para el trabajo humanitario que tuvo un impacto negativo en la prestación de servicios y dejó a los beneficiarios subrepresentados.

Un mecanismo recientemente diseñado y mejorado de quejas, comentarios y respuestas en los campamentos administrados por la OIM está abordando este problema organizando reuniones de comentarios individuales y grupales y abriendo quioscos donde los residentes puede dar a conocer su punto de vista.

Los casos se ingresan en un sistema digital y se envían a la agencia responsable de responder a un problema en particular. Los principales canales para recibir quejas y reacciones son las reuniones comunitarias a nivel de bloque y subbloque, así como las visitas a domicilio del personal de la OIM.

Los beneficiarios reciben una respuesta, independientemente de la categoría, y pueden o no resolverse. Si el tiempo de reclamo es lento, los beneficiarios reciben una respuesta que indica el motivo de la espera. Una vez que se resuelve el caso, la OIM contacta al destinatario. Si demora más de ocho días, el personal de la OIM se comunicará con la agencia correspondiente para solicitar un seguimiento.

Se recibió un total de 63.892 quejas entre junio de 2018 y mayo de 2019. De estas, 44.724 se resolvieron durante este período. El asistente de campo de la OIM, Sayadul Amin Himo, quien se ocupó directamente de los comentarios de los refugiados, dijo que el número de quejas que ha manejado ha aumentado a 10- 15 por día en promedio y la mayoría de ellos fueron sobre infraestructura y daños.

Además de proporcionar una salida para quejas y reacciones, la FIC democratiza el proceso de ayuda y permite a los refugiados expresar sus puntos de vista, según el coordinador técnico Daniel Coyle. "Los refugiados no eligen las agencias que los ayudan. El proceso de ICF requiere que cumplamos con estándares más altos y requiere que respondamos. La OIM ve esto como una práctica necesaria para garantizar que nuestros programas satisfagan las necesidades de la comunidad rohingya y garantizar que tenga una manera de satisfacer sus necesidades. Dijo.

Otros programas de la OIM planean utilizar centros de retroalimentación similares para fortalecer sus programas. Por ejemplo, los expertos en protección que buscan ampliar la conciencia de los hombres sobrevivientes de violencia sexual afirman que podrían usar sistemas de retroalimentación para alentar a las víctimas a presentarse. También se espera que la representación en los campamentos cambie en los próximos meses y se necesitarán sistemas de comunicación más fuertes.

A pesar de los primeros éxitos del sistema, los problemas persisten. Muchos refugiados aún necesitan ser sensibilizados a la FIC, lo que puede ser difícil debido a las bajas tasas de alfabetización. El idioma rohingya no tiene un sistema de escritura y la mayoría de los refugiados no tienen educación en birmano. Los problemas de género también son un desafío, ya que las mujeres a menudo se desaniman de realizar actividades fuera del hogar. Coyle dice que una mejor conciencia resolverá estos problemas en los próximos meses.

Mira el video aquí.

Para obtener más información, comuníquese con George McLeod en IOM Cox's Bazar, Tel: +880 18 7071 8078, Correo electrónico: gmcleod@iom.int

Niños que huyeron de la violencia en Burkina Faso al borde del hambre – Burkina Faso



Desde el 28 de septiembre de 2019, la ciudad de Kongoussi, en la región centro-norte de Burkina Faso, ha acogido a miles de personas que han tenido que huir de sus hogares como resultado de los ataques de grupos armados en sus comunidades. origen, en Zimtenga, Bourzanga, Tongomayel y Kongoussi.

Hasta ahora, los ataques han dejado casi 20 muertos y muchos heridos. Como resultado de estos ataques, más de 45,000 personas, incluidos unos 30,000 niños menores de 18 años, han sido desplazados internamente.

Emilie Fernandes, directora nacional de Save the Children en Burkina Faso:

"Estas personas llegaron a Kongoussi con nada más que ropa a la espalda, después de dejar sus pertenencias, perdieron su ganado, vieron sus casas destruidas y no pudieron llevar ninguna reserva de alimentos. Más del ochenta por ciento de las familias no tienen comida.

"Debido a la inseguridad, la pobreza y el aumento de los precios de los alimentos, el hambre amenaza a casi la mitad de los hogares y es probable que los niños sufran porque Los niños desnutridos son propensos a las enfermedades, algunas familias reducen la cantidad de comidas, otras van a su tierra a pesar de los peligros ".

"En total, casi medio millón de personas están desplazadas en el país ahora y estos últimos ataques sin duda agregarán consecuencias desastrosas si no se hace nada". La población está alojada principalmente por familias que viven en el país. áreas pobres que comparten sus necesidades Existe una necesidad urgente de alimentos, servicios de salud, educación, protección y las organizaciones humanitarias necesitan acceso a las personas desplazadas para apoyarlas.

"Save the Children ya apoya a los afectados: hemos establecido espacios seguros donde los niños pueden jugar e interactuar con los demás, para que puedan sentirse nuevamente como niños después de sus terribles experiencias. El gobierno en su respuesta al vacunar y también proporcionar artículos no alimentarios, apoya a las madres estresadas para que puedan continuar amamantando a sus hijos y participar en actividades con niños que han tenido que huir de su hogar y de los niños. hogares vulnerables que los alojan.

"Sin embargo, tener los recursos para continuar haciendo frente a esta crisis es un desafío, especialmente con respecto a la protección de los niños y el rápido deterioro de la situación, y necesitamos fondos para fortalecer nuestra respuesta humanitaria". a más tardar No es probable que la situación se calme.

"Junto con el gobierno de Burkina Faso, que ya está comprometido a apoyar a sus ciudadanos vulnerables, la comunidad internacional debe actuar ahora, de lo contrario podríamos enfrentar una nueva crisis sin precedentes en Burkina Faso con terribles consecuencias para los niños". ".

Portavoces están disponibles. Para concertar una entrevista, comuníquese con Florence Cissé en Senegal Florence.Cisse@savethechildren.org / Mob +221 77 359 07 77. Fuera del horario de oficina, comuníquese con media@savethechildren.org.uk / +44 7831 650409

Inundaciones sin precedentes afectan a miles de residentes y refugiados en Sudán del Sur – Sudán del Sur



JUBA, SUD-SUDÁN, 18 de octubre de 2019: las inundaciones sin precedentes en el condado de Maban, en el sur de Sudán, afectaron a casi 200,000 personas, incluidos refugiados y poblaciones de acogida.

Ubicada en el estado del Alto Nilo, el área afectada alberga a más de 150,000 refugiados sudaneses.

Sudán del Sur se encuentra en un camino de recuperación gradual después de seis años de guerra civil y ahora enfrenta inundaciones que la región no ha visto en las últimas décadas.

ACNUR, la agencia de la ONU para los refugiados, que trabaja con socios y autoridades locales, brinda apoyo urgente. Las personas buscan seguridad contra inundaciones donde sea que encuentren tierras áridas, principalmente en pequeñas islas, ya que niveles de agua sin precedentes han sumergido grandes áreas.

La región cerca de Bunj, la capital de Maban, está expuesta a inundaciones en esta época del año debido a las fuertes lluvias estacionales. El exceso de agua en las tierras altas de Etiopía, donde las precipitaciones se vuelven cada vez más intensas y erráticas, también se está abriendo camino a través de los vecindarios en los grandes ríos de flujo rápido.

La población afectada necesita urgentemente asistencia humanitaria.

"Los refugiados y las personas en Sudán del Sur huyeron de sus hogares con sus pertenencias y se reunieron en pequeñas islas de tierras áridas", dijo Adan Ilmi, representante del ACNUR en Sudán del Sur. "Las aguas de la inundación se han sumergido, dificultando el acceso a los campos de refugiados para los trabajadores humanitarios. Las escuelas en la región también permanecen cerradas ", agregó.

"Las inundaciones también han afectado el acceso a los servicios públicos, incluidos los hospitales dañados y las instalaciones de saneamiento, lo que aumenta los riesgos para la salud". Todavía nos preocupa que las inundaciones puede aumentar el riesgo y la propagación de la enfermedad. Sudán del Sur ha sido recientemente declarado libre de cólera, por temor a que la enfermedad mortal pueda reaparecer.

"El ACNUR y sus socios, así como el gobierno, ya han comenzado las evaluaciones en los campos de refugiados de Maban y las comunidades aledañas. Las principales necesidades identificadas hasta la fecha son refugios de emergencia, alimentos, agua y saneamiento. Los refugiados y las comunidades locales necesitan urgentemente apoyo internacional, que enfrenta una de las peores inundaciones en las últimas décadas ", dijo Ilmi.

Como respuesta inmediata, el ACNUR ha colocado previamente kits de refugios de emergencia y asistencia material para ayudar a más de 5,000 familias afectadas / aproximadamente 25,000 personas a reconstruir y reparar refugios dañados, pero Se necesita apoyo adicional.

Sudán del Sur alberga actualmente a casi 300,000 refugiados, principalmente del Nilo Azul y el Kordofán del Sur. Casi 1.5 millones de personas más están desplazadas en el interior del país.

FIN
Para más información, contacte a:
Eujin Byun, Jefe de Información y Comunicaciones
Teléfono: +211922405683 | Correo electrónico: byun@unhcr.org
Quedar conectado:
www.facebook.com/SouthSudanUNHCR
www.data2.unhcr.org/en/country/ssd

Filipinas: terremotos – julio de 2019


vista previa del archivo

Este es el informe final sobre el terremoto de magnitud 5.4 del 27 de julio de 2019 a las 4:16 que sacudió el municipio de Itbayat, Batanes (20,90 ° N, 121,85 ° E – 012 km N 04 ° E ) con un origen tectónico y una profundidad de enfoque de 12 km. El terremoto también se sintió en los municipios vecinos de Batanes.

Fuente: Boletín Terremoto DOST-PHIVOLCS

I. Situación de las familias / personas afectadas.

Un total de 1,025 familias o 2,982 personas fueron afectadas por el terremoto en 5 barangays en Itbayat, Batanes (ver Tabla 1).

Once organizaciones humanitarias advierten a cientos de miles de personas que huyen de la violencia en la RDC, que necesitan desesperadamente el enfoque de la temporada de carestía, – República Democrática del Congo



Cientos de miles de personas que han huido de sus hogares en la provincia de Ituri en la República Democrática del Congo necesitan desesperadamente alimentos, agua, refugio y medicinas, anunció hoy. 11 agencias humanitarias.

Cinco meses después de un aumento de la violencia espantosa, las personas mueren todos los días de enfermedades prevenibles debido a sus pésimas condiciones de vida, dijeron las agencias, incluidos el Consejo Noruego para los Refugiados, Oxfam y Tearfund. La situación se está deteriorando a medida que la temporada de carestía ya ha duplicado algunos precios de los alimentos, obligando a más personas a pasar hambre.

La mayoría de los desplazados internos viven en familias de acogida vulnerables, extendiendo comunidades ya pobres, con recursos limitados o sin recursos, hasta el punto de ruptura. Otros viven apretados en lugares públicos, como iglesias y escuelas, o apenas sobreviven en campamentos improvisados ​​superpoblados. Las agencias han indicado que en algunos casos hasta 500 personas deben compartir el baño, mientras que otras deben beber agua sucia que las infecte con enfermedades de origen potencialmente mortales. agua. Muchos duermen en el suelo en refugios frágiles que ofrecen muy poca protección contra las fuertes lluvias. Las condiciones también aumentan el riesgo de violencia sexual para mujeres y niñas.

Desde mayo de este año, cientos de personas han muerto durante ataques desenfrenados de hombres armados en los territorios de Djugu y Mahagi, y más de 360,000 personas se han visto obligadas a huir para salvar sus vidas. vida, dejando todos sus pueblos destruidos. Las organizaciones humanitarias piden la protección de todos los civiles y el fin de la violencia. Casi todas las personas desplazadas con las que hablaron fueron testigos de atrocidades.

Una mujer, Marie *, tuvo que enfrentar el horror inimaginable de perder a su madre, sus dos hijas adolescentes y sus dos hijos pequeños, de tres y dos años, todos brutalmente decapitados por un grupo armado.
Mary dijo: "Todos mis hijos han sido decapitados. Mi madre tambien. Los hombres llegaron a las 10 de la mañana. Algunos disparaban al aire, otros se cortaban la cabeza con machetes y cuchillos. Rodearon el pueblo y quemaron todas las casas. Asesinaron a todos los que intentaron huir y cazaron a todos los que se escondían en el bosque. Es un milagro que haya escapado.

Otra mujer, Rachel *, perdió trágicamente a sus cuatro hijos y a su esposo cuando fueron agredidos. Ella trata de sobrevivir trabajando en el campo, pero dice que teme por su vida todos los días.
Rachel dijo: "Vine aquí (en la comunidad de acogida) hace unos meses para escapar de la violencia en mi pueblo. Era la segunda vez que tenía que huir. Perdí a mis cuatro hijos y a mi esposo porque pertenecían a otra etnia. Aquí, para vivir, voy a trabajar a diario al campo, pero no es seguro. Como uso un machete para cultivar, la gente piensa que soy uno de los atacantes. "

El aumento de la violencia, que tiene causas múltiples y complejas, ha reavivado las tensiones entre las diferentes comunidades, con consecuencias devastadoras.
La gente ya no puede llegar al mercado por temor a ser atacada. Muchos estaban a punto de cosechar, pero se vieron obligados a abandonar sus campos y cultivos. Ahora han perdido una cuarta temporada agrícola consecutiva, lo que, en una economía en gran parte rural, no significa alimentos ni ingresos.
La llegada de la temporada de escasez ejercerá aún más presión sobre la poca comida disponible; En algunos lugares, el precio de los frijoles y otros alimentos básicos ya se ha más que duplicado. Casi la mitad de la población en el área afectada enfrenta graves niveles de crisis de hambre.

Corinne N'Daw, directora de país de Oxfam en la República Democrática del Congo, dijo: "La situación es catastrófica y muchos niños están desnutridos". La mayoría de las personas han perdido todo lo que poseen y han sido testigos de horribles atrocidades. Hoy se enfrentan a un dilema mortal. ¿Les falta comida o arriesgan sus vidas para regresar a sus campos? "

Dado que las personas se extienden por todas partes en áreas remotas, las once agencias dijeron que era extremadamente difícil llegar a todos los que lo necesitaban.

Martine Villeneuve, Directora Nacional del Consejo Danés para Refugiados en la República Democrática del Congo, dijo: "No hay suficiente agua potable, comida o refugio e instalaciones como baños". Los centros de salud y los puntos de agua potable están agotados. Con una gran cantidad de personas viviendo en condiciones de hacinamiento y desnutrición severa, la situación es un cóctel tóxico extremadamente propicio para la rápida propagación de la enfermedad. "

Debido a que hay muy pocos medicamentos, las enfermedades prevenibles como el sarampión, la malaria, la poliomielitis y las infecciones del tracto respiratorio son legión. Oxfam fue a Kasenyi en un campamento informal donde muchas personas desplazadas vivían en condiciones de hacinamiento cerca de una iglesia. Tres niños murieron el día anterior y ocho más en un mes.

Maureen Philippon, directora nacional del Consejo Noruego para Refugiados en la República Democrática del Congo, dijo: "Este nuevo gran movimiento está afectando a las personas que ya están luchando por recuperarse de la violencia previa. Muchos de ellos se han visto obligados a huir varias veces, volviéndose cada vez más vulnerables cada vez que son desarraigados de sus hogares y comunidades, y se ven obligados a abandonar sus propiedades y medios de subsistencia. ".

También es el comienzo del año escolar en la República Democrática del Congo, pero muchas escuelas se han quemado o todavía se utilizan como refugios para personas desplazadas. Muchos miles de niños pequeños desplazados en aldeas y campamentos rurales no pueden y no tienen la fuerza para ir a la escuela, dejándolos con pocas perspectivas de futuro. ya sea en el futuro inmediato o lejano.

Nicolo 'Carcano de la Fundación AVSI, que ha estado trabajando durante muchos años para la educación en Ituri, dijo: "El sistema educativo está en estado crítico. No hay suficientes escuelas y las que aún existen están superpobladas y en malas condiciones. "

La mayoría de las necesidades humanitarias en la República Democrática del Congo no se satisfacen en Ituri y otras áreas del país afectadas por el conflicto, dejando a muchas de ellas muriendo de enfermedad, hambre o agotamiento. La crisis anterior de 2018 no pudo extraer lecciones de la falta de fondos y la inseguridad que impidió que las agencias llegaran a todos los que lo necesitaban. Diez meses antes del comienzo de 2019, RD Congo solo recibió el 35% de los fondos necesarios, en un país donde 15,6 millones de personas padecen inseguridad alimentaria grave. La situación en Ituri es una de las muchas crisis humanitarias en la RDC, incluido el brote de ébola, declarado emergencia internacional hace tres meses.

Benjamin Vienot, Director de País para la Acción contra el Hambre en la República Democrática del Congo, dijo: "Las agencias de ayuda no han podido llegar a todos aquellos que necesitaban ayuda durante la última crisis en 2018 debido a la falta de fondos y la inseguridad, lo que dificultó el acceso. Ahora nos enfrentamos a una imagen igualmente oscura. "

/ Finaliza

Para obtener más información o concertar una entrevista con un portavoz en Ituri, comuníquese con: Sarah Dransfield en Oxfam al: +44 7884 114825 o por correo electrónico a sdransfield@oxfamorg.uk o Tiril Skarstein en el Consejo Noruego para Refugiados al +47 90569287 o por correo electrónico a tiril.skarstein@nrc.no

Notas para los editores:

Las 11 organizaciones humanitarias son: Acción contra el Hambre, AVSI, Consejo Danés para Refugiados, Intersos, Mercy Corps, Consejo Noruego para Refugiados, Oxfam, Solidarity International, Tearfund, Trócaire y Welthungerhilfe.

* Se han cambiado los nombres para proteger las identidades.
Último ranking por fase de Seguridad Alimentaria Integrada (IPC) para RD Congo, publicado en agosto de 2019: https://manosdelmundo.online/node/3281993

El número de personas asesinadas en Ituri todavía está en debate y aún no se ha establecido una cifra definitiva. La Oficina Conjunta de Derechos Humanos registró 117 muertes en dos días entre el 10 y el 11 de junio en los territorios de Djugu y Mahagi. Sin embargo, según cifras del gobierno local, al menos 460 personas fueron asesinadas. Las cifras tampoco tienen en cuenta los asesinatos ocurridos desde entonces o los que tuvieron lugar a fines de mayo de 2019 en la frontera entre Djugu y el territorio Mahagi en el lago y para los cuales la sociedad civil en Ramogi estima que más 150 personas fueron asesinadas. matado.

A %d blogueros les gusta esto: