Los niños son las víctimas ocultas de la crisis de Corona en América Latina – World


América Latina ha sido declarada el nuevo epicentro de la pandemia mundial de COVID-19. Con sistemas de salud débiles, economías informales y altos niveles de desigualdad, la crisis presenta un desafío sin precedentes para las familias con dificultades. Los niños son particularmente vulnerables y sus familias corren el riesgo de colapsar.

En América Latina y el Caribe, nueve de cada diez niños de entre tres y cuatro años están expuestos a al menos uno de los principales factores de riesgo de violencia psicológica, violencia doméstica y castigo, no educación temprana, falta de apoyo y atención inadecuada. Debido a COVID-19, es probable que la situación empeore, ya que las medidas de aislamiento y la falta de ingresos aumentan el riesgo de abuso infantil y violencia en el hogar.

"Los nuevos factores estresantes en los padres y tutores que pueden estar sin trabajo pueden aumentar el riesgo de pérdida de la atención parental para los niños", dijo Fabiola Flores, directora internacional de Aldeas Infantiles SOS en América Latina. "En una región donde las tasas de violencia doméstica son alarmantes, el estrés emocional puede conducir a la violencia".

Con más del 95% de los niños que no van a la escuela debido a la crisis, y solo un pequeño porcentaje tiene acceso a la educación en línea, existe un mayor riesgo de que los niños y los jóvenes se retrasen e incluso abandonen la escuela. colegio. No asistir a la escuela también significa que alrededor de 80 millones de niños en América Latina faltan a las comidas escolares. Para algunas familias, la presión de poner comida sobre la mesa en tiempos de crisis también puede ser difícil de superar.

"Los niños se están convirtiendo en las víctimas ocultas de esta pandemia, y tendrá efectos a corto y largo plazo que afectarán su salud, bienestar, desarrollo y perspectivas", dijo Flores.

Sistemas de salud débiles y economías informales.

La cobertura del sistema de salud en América Latina y el Caribe está muy segregada según los niveles de ingresos de los hogares. Según la Organización Mundial de la Salud, el 30% de la población no tiene acceso a los servicios de salud debido a limitaciones financieras y geográficas. En comparación con los países desarrollados, los gobiernos de América Latina han invertido tres veces menos en los sistemas de salud pública.

Para agravar la crisis de salud, 140 millones de latinoamericanos en huelga tienen empleos informales. Debido a la pandemia, la contracción de la economía pondrá en peligro el bienestar de millones de personas. Esto, combinado con sistemas de salud débiles, deja a muchos vulnerables y en riesgo, dice Flores.

"Sin ninguna otra fuente de ingresos o red de seguridad que pueda compensar la repentina falta de ingresos, esta crisis obliga a millones de personas a decidir cada día proporcionar alimentos o exponerse al virus", dijo. .

Los gobiernos y las organizaciones, agrega, deben apoyar a las familias durante este tiempo de crisis.

Por su parte, Aldeas Infantiles SOS brinda apoyo médico, higiénico, de subsistencia y psicosocial, y se compromete a proporcionar cuidado alternativo para los niños en caso de ruptura familiar.

"Es esencial que ayudemos a las familias a evitar violaciones de los derechos de los niños, así como a brindar atención alternativa de calidad cuando no hay posibilidad de que los niños quedarse con sus familias ", dijo la Sra. Flores.

Prioridades de Aldeas Infantiles SOS en América Latina

Brasil es uno de los países más afectados por la pandemia en todo el mundo, el segundo después de Estados Unidos. Con el primer caso identificado a fines de febrero, el país enfrenta ahora tasas alarmantes de infección y muerte, mientras que el gobierno aún tiene que declarar una emergencia e imponer medidas de distanciamiento social. . Aldeas Infantiles SOS Brasil ofrece apoyo emocional y asistencia para necesidades inmediatas, dice Alberto Guimaraes, director nacional de Aldeas Infantiles SOS Brasil.

"A medida que la crisis empeora, nuestras preocupaciones se relacionan con el aumento del desempleo y las consecuencias inmediatas para las familias de cubrir las necesidades básicas de los niños, así como el retraso en la educación niños debido a la falta de acceso y herramientas adecuadas ", dijo Guimaraes.

Agrega: "En el futuro, debemos trabajar para ayudar a los padres y tutores a reingresar a la fuerza laboral, así como para mejorar el acceso de los niños a la educación y ayudar a los jóvenes. Brasileños para entrenar y encontrar trabajo ".

Según la directora del programa regional SOS, Patricia Sainz, el principal desafío a corto plazo es llegar a familias y niños durante el cierre patronal. Con un enfoque mixto entre llamadas telefónicas y visitas ocasionales dependiendo de las restricciones del país, Aldeas Infantiles SOS busca brindar apoyo emocional mientras satisface las necesidades inmediatas de las familias vulnerables.

"Debemos apoyar a las familias con artículos de higiene y alimentos, pero también debemos tener en cuenta el desarrollo a largo plazo de los niños", dijo la Sra. Sainz. "Estamos repensando y cambiando la forma en que apoyamos a las familias al tiempo que respetamos nuestros estándares de calidad de cuidado y protección infantil".

El invierno en el hemisferio sur intensifica la difícil situación de los venezolanos desplazados – Venezuela (República Bolivariana de)


Este es un resumen de las declaraciones del portavoz del ACNUR, Shabia Mantoo, a quien se puede atribuir cualquier cita, en la conferencia de prensa de hoy en el Palacio de las Naciones en Ginebra.

A medida que América Latina parece ser el nuevo epicentro de la pandemia COVID-19, ACNUR, la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados, advierte sobre el empeoramiento de las condiciones de vida para Los venezolanos se mudaron a la región sur del continente a medida que se acerca el invierno.

Además de los riesgos para la salud, las medidas de contención y contención relacionadas con COVID ya han causado graves dificultades a los refugiados y migrantes venezolanos. Muchos han perdido sus medios de vida y se enfrentan a la pobreza, la miseria, el desalojo, el hambre generalizada y la inseguridad alimentaria, así como a mayores riesgos de protección.

Dado que las capacidades nacionales se están agotando, el acceso a servicios de salud pública y atención médica oportunos también es un desafío, especialmente para las personas en situación irregular.

El ACNUR teme que su difícil situación se deteriore con el inicio del invierno, ya que las temperaturas caen en Argentina, Bolivia, Chile, Paraguay, Perú y Uruguay, que en conjunto albergan a más de 1, 5 millones de venezolanos.

Al acercarse el frío, el ACNUR se está preparando para un empeoramiento de la crisis. La temporada de invierno aumentará en gran medida la necesidad de asistencia médica y humanitaria, especialmente para responder a otros tipos de enfermedades respiratorias, como la gripe.

El ACNUR espera un aumento en el número de aquellos que ahora necesitarán refugio de emergencia y artículos de invierno como mantas, ropa abrigada, medicinas y combustible para calentar sus hogares.

Los refugios, los alimentos, los kits de higiene y la asistencia monetaria ya son esenciales para muchos refugiados y migrantes venezolanos vulnerables que viven en condiciones precarias, que corren el riesgo de quedarse sin hogar o vivir en las calles.

El ACNUR está intensificando su respuesta para enfrentar este doble desafío. Junto con sus socios, el ACNUR continúa brindando refugios de emergencia, subsidios de alquiler y otra ayuda material. El ACNUR también está fortaleciendo sus alianzas humanitarias para que pueda brindar atención médica esencial a los refugiados en condiciones vulnerables.

En la región sur del continente, el ACNUR también brinda asistencia a través de intervenciones en efectivo para ayudar a los refugiados y migrantes a priorizar sus necesidades más urgentes en invierno.

En Chile, casi 790 familias venezolanas ya han recibido vales virtuales versátiles que les permiten comprar productos en tiendas y supermercados locales, incluyendo ropa, combustible o comidas calientes.

En Perú, donde se esperan lluvias torrenciales y nieve en invierno, el ACNUR ha dado prioridad al apoyo en áreas que albergan refugiados, como Cuzco, que está a 4.000 metros sobre el nivel del mar. y donde las temperaturas pueden caer muy por debajo de cero grados centígrados.

Hasta la fecha, se han distribuido más de 2,000 kits esenciales y 4,700 mantas a venezolanos vulnerables y sus comunidades de acogida, mientras que las transferencias de efectivo continúan para los más expuestos.

La asistencia de invierno también está prevista para los venezolanos desplazados vulnerables en Argentina, Uruguay y Bolivia, ya que el frío golpeará la región en las próximas semanas.

El ACNUR agradece las recientes promesas hechas el martes en una conferencia virtual de donantes internacionales para refugiados y migrantes venezolanos. En la conferencia, los donantes comprometieron $ 2.79 mil millones para apoyar a refugiados, migrantes y comunidades de acogida en países de la región donde los venezolanos han encontrado seguridad, atención médica y trabajos.

Para obtener más información sobre este tema, comuníquese con:

En Panamá, William Spindler, spindler@unhcr.org, +507 6382 7815
En Panamá, Olga Sarrado, sarrado@unhcr.org, +507 6640 0185
En Ginebra, Shabia Mantoo, mantoo@unhcr.org, + 41 79 337 7650
En Nueva York, Kathryn Mahoney, mahoney@unhcr.org, +1 347 443 7646

El Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja hace un llamamiento por 3,1 mil millones de francos suizos (US $ 3,19 mil millones) para frenar la propagación de COVID-19 y ayudar a los más vulnerables del mundo durante una pandemia – World


Ginebra, 28 de mayo de 2020 – El Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja pide 3,1 billones de francos suizos (3,19 billones de dólares USA) para acelerar urgentemente su respuesta global a para frenar la rápida propagación de COVID-19 y ayudar a las personas más vulnerables del mundo en medio de la pandemia.

Este llamamiento coordinado se basa en el precedente lanzado el 26 de marzo de 2020 y tiene como objetivo aumentar los servicios vitales y el apoyo para hacer frente tanto a los efectos inmediatos de la pandemia como a sus duraderas repercusiones sociales y económicas.

Cinco meses después de su inicio, la pandemia ha amenazado todos los aspectos de la vida de las personas, ampliando las desigualdades, desestabilizando las comunidades e invirtiendo los avances en el desarrollo logrados durante la última década.

Jagan Chapagain, Secretario General de la Federación Internacional, dijo: "En contextos humanitarios frágiles, la pandemia COVID-19 crea nuevas vulnerabilidades para aquellos que ya están en mayor riesgo. Condiciones económicas y falta de servicios de salud agua pública, segura, saneamiento e higiene ".

"Los voluntarios locales y el personal de las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja proporcionan servicios y equipos vitales para contener la propagación de la pandemia y combatir el deterioro de los medios de vida y el estatus socioeconómico de las personas vulnerable. La protección y el apoyo de estas comunidades requiere una intensificación sostenida y coordinada de la acción local de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja junto con los esfuerzos de respuesta mundial en curso. "

El Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja tiene tres partes: el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR) y 192 Sociedades Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja.

Robert Mardini, Director General del CICR, dijo: "Esta pandemia crea necesidades duraderas en crisis, ya sea para apoyo de salud mental, asistencia médica en zonas de conflicto o para Ayuda a los medios de vida: el CICR colabora con el Movimiento de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, en la intersección de la pandemia, el conflicto armado y la violencia, para garantizar que estamos ayudando, ahora y más allá de los efectos inmediatos de la pandemia, a ayudar a las familias a largo plazo ".

  • La Federación Internacional hace un llamamiento a 1.900 millones de francos suizos (1.9500 millones de dólares USA) para ayudar a las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja a proporcionar servicios de salud y agua. y saneamiento, y para mitigar los impactos socioeconómicos para los más vulnerables. Los fondos también fortalecerán las capacidades de las Sociedades Nacionales como actores locales clave para proporcionar estos servicios y programas esenciales y garantizar que sus voluntarios / personal estén protegidos y respaldados durante esta crisis. De los 1.900 millones de francos suizos, 450 millones de francos suizos se recaudarán a través de la Secretaría de la Federación Internacional de Sociedades Nacionales.

  • El CICR solicita 1.200 millones de francos suizos (1,24 millones de dólares USA) para responder a situaciones de conflicto y violencia, apoyar instalaciones médicas y lugares de detención, limitar la propagación entre las personas desplazadas y detenidos y garantizar su acceso, y apoyar a las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja en su respuesta. Esto incluye 366 millones de francos suizos para respaldar su respuesta crítica e inmediata a COVID-19, y 828 millones de francos suizos para apoyar actividades destinadas a hacer frente al impacto más amplio de la pandemia. El CICR busca responder a las necesidades más urgentes, en particular garantizando el acceso al agua potable y las condiciones de vida higiénicas; apoyar la gestión segura y digna de los restos humanos; y permitir a las comunidades en riesgo tener acceso a información y servicios vitales.

Desde el comienzo de la pandemia, el Movimiento ha ayudado a las Sociedades Nacionales a aumentar sus servicios de salud, participación comunitaria y actividades de preparación para pandemias para poblaciones vulnerables. Las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja de todo el mundo han intensificado su respuesta para satisfacer las diferentes necesidades sanitarias y socioeconómicas de sus países. Los voluntarios de primera línea también ayudan a encontrar contactos, aislar y tratar a las personas con COVID-19.

El Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja es la red humanitaria más grande del mundo. Sus voluntarios y personal de base comunitaria ayudan a los más vulnerables del mundo, incluidos aquellos que viven en países donde los sistemas de salud y protección social no cuentan con los recursos necesarios; personas que se recuperan de desastres recientes; migrantes y personas desplazadas; aquellos en zonas de conflicto que enfrentan violencia continua; residentes de barrios marginales urbanos; los reclusos y personas que sufren el impacto socioeconómico de COVID-19.

Para más información:

CICR: Ewan Watson, portavoz, +41 792 446 470, ewatson@icrc.org Jason Straziuso, portavoz, +41 79949 3512, jstraziuso@icrc.org Chris Hanger, portavoz, +41 79574 06 36, cambio @ icrc. org

FICR: Laura Ngo-Fontaine, portavoz, +41 79 570 4418, laura.ngofontaine@ifrc.org Matthew Cochrane, +41 79 708 43 67, matthew.cochrane@ifrc.org

Actualización de emergencia en Chad – Externo 25 de mayo de 2020 – Chad


ANTECEDENTES – La violencia en Darfur en Sudán obliga a miles a huir

Desde finales de diciembre de 2019 hasta enero de 2020, los enfrentamientos entre comunidades rivales en El Geneina, en el estado de Darfur, en el oeste de Sudán, obligaron a más de 16,000 refugiados a viajar al vecino Chad. La mayoría de ellos son mujeres y niños. Llegaron exhaustos, traumatizados y a menudo con signos de desnutrición. Tras una alerta de las autoridades en el este de Chad, una misión conjunta compuesta por el ACNUR, el Programa Mundial de Alimentos (PMA), la Comisión Nacional para la Recepción y Reintegración de Refugiados y Retornados (CNARR) ) y Chad La provincia de Ouaddai fue conducida a lo largo del área fronteriza para monitorear la situación y conocer a los recién llegados. Una evaluación rápida de la población de refugiados reveló que estaba compuesta principalmente por mujeres, niños y ancianos que necesitaban asistencia urgente, incluidos los servicios de salud, agua y saneamiento, vivienda y necesidades básicas. Como resultado, el ACNUR, en colaboración con las autoridades locales y sus socios, identificó un nuevo sitio en Kouchaguine-Moura y comenzó a trabajar de inmediato para prepararlo para recibir a los refugiados. Al 18 de mayo de 2020, 14,938 personas (4,337 hogares) estaban prerregistradas. La situación en Sudán sigue siendo volátil e impredecible. El ACNUR mantiene una estrecha vigilancia transfronteriza y de protección. El 17 de mayo de 2020, se recibió información sobre la llegada a Chad de unas 1.600 personas después de un incidente en el oeste de Darfur, en el que tres aldeas fueron incendiadas por Milicias de Janjaweed el 16 de mayo. La situación se evalúa en la frontera para recibir apoyo urgente.

Medidas relacionadas con la pandemia de COVID-19

El gobierno de Chad ha implementado varias medidas de mitigación de riesgos para prevenir la propagación de COVID-19. Entre otras medidas, se han cerrado las fronteras de Chad con Sudán y la República Centroafricana (RCA). Asimismo, el aeropuerto internacional de Yamena permanece cerrado para vuelos comerciales. Las mismas medidas se extienden a los principales puntos fronterizos de entrada en todas las provincias de Chad. Aunque la suspensión de vuelos se limita a los vuelos comerciales y no se extiende al flete, se teme que las restricciones al movimiento global puedan afectar el flujo de suministros a Chad. Las escuelas, universidades, restaurantes, cafeterías y muchos otros lugares públicos permanecen cerrados y las reuniones masivas o reuniones de más de 50 personas siguen prohibidas.

La FAO advierte sobre los múltiples efectos de virus, plagas y daños económicos que alimentarán el hambre en Asia y el Pacífico – World


28/05/2020 Bangkok, Tailandia

Mientras el mundo lucha por frenar la propagación de COVID-19, la peor pandemia conocida en un siglo, los países del sur de Asia están respondiendo simultáneamente a las plagas de langostas, ciclones y una enfermedad mortal. El ganado, que amenaza con exacerbar el hambre y el sustento de millones, advirtió hoy a la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación ( FAO).

Enjambres de langostas, nativas de África, se trasladaron rápidamente al oeste de Asia, atacando la vegetación en partes de Irán y Pakistán, y ahora amenazan los cultivos en la India. Estos enjambres son los peor experimentados por más de una generación.

El gusano del ejército del otoño, una plaga destructiva del maíz que emigró a Asia desde África en 2018, también se extendió por todo el continente y llegó a Australia.

Mientras tanto, la peste porcina africana (PPA) ha resurgido en la región de Asia y el Pacífico y se ha detectado por primera vez en la India. La PPA, que devastó la producción de cerdos en China en 2018 y 2019, también se descubrió por primera vez en la subregión del Pacífico, con casos confirmados en Fiji y Papua Nueva Guinea.

Ciclones como Amphan y Vongfong han empeorado el daño en algunos de los países ya abrumados por sus respuestas a la pandemia de COVID-19.

Múltiples desafíos para una región que ya está luchando

Si bien los cierres de países de la región en respuesta a COVID-19 han causado estragos en las economías, las vidas y los medios de vida de millones, la convergencia de estas plagas de plantas, tormentas severas y enfermedades animales no que se suman al sufrimiento.

"No podemos ni debemos subestimar el daño a la vida y los medios de vida que la convergencia de estas crisis tendrá sobre la seguridad alimentaria y el hambre en esta parte del mundo, que ya alberga a la mayoría de sus poblaciones. desnutridos ", dijo Jong-Jin Kim. , Representante Regional Adjunto de la FAO y Jefe de la Oficina Regional de la FAO para Asia y el Pacífico. "A medida que continuamos la batalla para salvar vidas y contener la propagación de COVID-19, ahora debemos librar una guerra que tenga múltiples frentes y enemigos diversos aquí en la región de Asia y el Pacífico", agregó Kim.

Peste porcina africana: no es peligrosa para los humanos, pero mortal para los cerdos y financieramente ruinosa para los criadores

La peste porcina africana (PPA) se ha convertido en una gran preocupación en Asia con unos 5.000 hogares en la región y más recientemente en la subregión del Pacífico. La región de Asia y el Pacífico representa más del 50% de la producción mundial de cerdos (cifras de 2018 según el STAT de la FAO) y el cerdo es una de las principales fuentes de proteína animal.

La enfermedad, mortal para los cerdos pero no dañina para los humanos, ha provocado la muerte y el sacrificio de millones de cerdos en China, el país más afectado en 2018 y 2019. Este año , por primera vez, se descubrió PPA en India. Una vez más, las autoridades están tratando de responder a la epidemia al mismo tiempo que responden a COVID-19 y la amenaza de langostas.

Langosta del desierto: la plaga más destructiva del mundo

Las langostas del desierto pueden devorar grandes cantidades de vegetación, incluidas plantas silvestres, árboles y prados, pero también atacan los cultivos de hortalizas y los árboles frutales.

Un solo enjambre de langostas puede cubrir un kilómetro cuadrado y contener alrededor de 80 millones de insectos. Los expertos de la FAO estiman que la cantidad de langostas podría aumentar veinte veces durante la próxima temporada de lluvias en el sur de Asia, a menos que se adopten medidas adicionales para contrarrestar los enjambres. La FAO sigue los movimientos en África, Asia y Oriente Medio.

El gusano del ejército de otoño camina por Asia

En muchos países afectados por la caída del gusano del ejército (FAW), los bloqueos de COVID-19 han resultado en una reducción o en el cese completo de las actividades de control de plagas. La FAO ha publicado una nota de orientación para responder a los brotes de FAW durante los desafíos concurrentes que enfrentan las respuestas de los países a COVID-19

Los agricultores necesitan un apoyo significativo para gestionar FAW de manera sostenible en sus sistemas de cultivo a través de actividades de Manejo Integrado de Plagas (MIP). La FAO ha lanzado un esfuerzo global para controlar FAW en respuesta a la amenaza internacional que FAW representa para la seguridad alimentaria y los medios de vida de millones de pequeños agricultores.

La FAO continúa apoyando a los países miembros en Asia y el Pacífico

"La FAO continúa apoyando a nuestros países miembros en respuesta a estas y otras amenazas en estos tiempos muy difíciles", dijo Kim. "Juntos, superaremos esto, por nuestro propio bien y el de las generaciones futuras".

Millones en riesgo de inseguridad alimentaria en América Latina y el Caribe – World


CIUDAD DE PANAMÁ – El impacto socioeconómico de la pandemia COVID-19 en América Latina y el Caribe en términos de 14 millones de toneladas * de personas vulnerables en seguridad, severamente duraderas y en el programa del Programa Mundial sus iniciales en inglés). Esta perdido amerita atención urgente para salvar vidas.

"Es vital y urgente que la asistencia prealimentaria de los alimentos de las personas vulnerables en la región, así como las acuarelas que dependen de un trabajo informal", alerta Miguel Barreto, Director Regional para América Latina y el PMA del Caribe. "Estamos a tiempo de evitar que la pandemia COVID-19 converja en una pandemia de hambre".

El PMA estima que cada 10 millones de personas adicionales tienen dificultades adicionales aún más la pobreza y el hambre en 11 países de la región y en pequeños Estados insulares en desarrollo en el Caribe. En 2019, 3,4 millones de personas se verán absortas en la seguridad alimentaria. Es significativo que los afectados están en situación de emergencia y no pueden satisfacer sus necesidades alimentarias básicas tanto en cantidad como en diversidad.

La nueva cifra se basó en la comparación entre las evaluaciones de seguridad alimentaria realizadas en 2019, en el análisis de indicadores económicos tras el brote de COVID-19, y en los resultados de encuestas remotas realizadas en 2020 para evaluar el impacto de la pandemia en el acceso a mercados, la seguridad alimentaria y los medios de vida.

El análisis de indicadores económicos para 2020 no es environsador. Con la pandemia, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) estimó una contracción promedio regional de -5.3% para este año. El impacto de dicha contracción de la actividad económica agravada la condición y precaria de millones de personas vulnerables que necesitan trabajar para poder tener acceso a alimentos. Las restricciones de movimiento y aislamiento obligatorio les dificultan o impiden hacerlo en este momento. Estimaciones de CEPAL y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre pérdida de empleos por parte de la clase trabajadora pobre y pérdida de ingresos provenientes de las remesas del extranjero también fueron negativas.

El PMA instó a los países que reciben apoyo de las personas a que sus programas nacionales de protección social y también a ampliar su alcance a más grupos, como migrantes y personas sin empleo formal. Para poder responder rápidamente y escalar al enorme desafío presentado por COVID-19, algunos países, a su vez, recibirán asistencia de instituciones financieras internacionales y de la comunidad internacional.

"Trabajando juntos, podemos minimizar el riesgo de inseguridad alimentaria y proteger a los países y comunidades más vulnerables de los efectos potencialmente devastadores de la pandemia", dijo el Sr. Barreto.

Clave de datos para América Latina y el Caribe:
Las proyecciones de inseguridad alimentaria severa de WFP se enfocan en países y subregiones donde la organización presta asistencia técnica a los gobiernos y tiene operaciones en curso. Este es el caso de Bolivia, Colombia, Cuba, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, Nicaragua, Perú, República Dominicana, y pequeños Estados insulares en desarrollo en el Caribe.

  • El número total de personas en inseguridad alimentaria severa aumentaría de 3.4 millones en 2019 a 13,7 millones durante el 2020 debido a gran parte a COVID-19.
  • En Haití, el número de personas en seguridad alimentaria será de 700,000 a 1.6 millones.
  • La población de migrantes venezolanos en Colombia, Ecuador y Perú tiene una inseguridad alimentaria severa de 540.000 personas a más de 1 millón.
  • En El Corredor Seco de Centroamérica, el número de personas con inseguridad alimentaria severa de más de 1.6 millones a cerca de 3 millones.
  • En junio inicia la temporada ciclónica en la región, un riesgo adicional para el cual los gobiernos necesitan prepararse.

En el 2019, el PMA lanzó un proyecto de gestión de implementación del proyecto que alcanzó a 5.1 millones de personas vulnerables a transferencias de efectivo y alimentos. El PMA se ha adaptado a las operaciones para mantenerse al día con la seguridad durante la pandemia. Hemos tomado medidas para proteger la salud de las comunidades que sirven, nuestros socios y el personal del PMA. Continuamos asistiendo a gobiernos y llegando a personas necesitadas con soluciones estratégicas de acción rápida: alimentación escolar con entregas de raciones para llevar a cabo una casa, distribución de alimentos, y entregas de dinero en efectivo o bonos para comprar en los comercios.

Fotos de las operaciones de PAM en América Latina y el Caribe disponibles aquí.

Informado de revisiones recientes y el impacto de COVID-19 en términos de acceso a bienes, seguridad alimentaria y medios

* La cifra ha sido calculada solo para países donde el PMA tiene presencia.

###

El Programa Mundial de Alimentos es el organismo de asistencia humanitaria más grande del mundo: salva vidas humanas en situaciones de emergencia, promueve la prosperidad y ayuda para lograr un futuro sostenible para las poblaciones que se recuperan de un conflicto, un desastre o el impacto del cambio climático.

Síguenos en Twitter @wfp_es

Contacto

Para más información, por favor contactar con (correo electrónico: nombre.a apellido@wfp.org):

Norha Restrepo,
PAM Panamá
Mov. +507 66715355

COVID-19: Millones en riesgo de inseguridad alimentaria severa en América Latina y el Caribe – World


CIUDAD DE PANAMÁ – El impacto socioeconómico de la pandemia de COVID-19 en América Latina y el Caribe podría potencialmente dejar a unos 14 millones * de personas vulnerables en una grave inseguridad alimentaria este año, lo que garantiza una atención urgente para ahorrar vidas, según las proyecciones del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA).

"Es vital y urgente proporcionar ayuda alimentaria al creciente número de personas vulnerables en la región, así como a aquellos que dependen del trabajo informal", dijo Miguel Barreto, Director Regional del PMA para América. América y el caribe. "Todavía tenemos tiempo para evitar que la pandemia de COVID-19 se convierta en una pandemia de hambre".

La estimación sugiere que otros 10 millones de personas pueden verse sumidas en la pobreza y el hambre en 11 países de la región, incluidos los pequeños Estados insulares en desarrollo del Caribe. En 2019, 3,4 millones de personas se enfrentaron a una grave inseguridad alimentaria, lo que significa que se encontraban en una situación de emergencia y no podían satisfacer sus necesidades alimentarias. Básico en cantidad y diversidad.

La proyección del PMA se basa en la comparación entre las evaluaciones de seguridad alimentaria realizadas en 2019, un análisis de indicadores económicos después del brote de COVID-19 y los resultados de encuestas remotas completadas en 2020 para evaluar el impacto de La pandemia de acceso al mercado, seguridad alimentaria y medios de vida.

El análisis de los indicadores económicos para 2020 no es alentador. Con la pandemia, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPALC) pronostica una contracción regional promedio de -5.3% para este año. El impacto de esta contracción en la actividad económica puede empeorar la situación ya precaria de millones de personas vulnerables que necesitan trabajar para acceder a los alimentos. Las restricciones de movimiento y las órdenes de refugio en el sitio hacen que sea difícil o imposible hacerlo en este momento. La CEPAL y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) también han estimado que la pérdida de empleos para la clase trabajadora pobre y la pérdida de ingresos de las remesas del exterior son negativas.

El PMA insta a los países a brindar apoyo adicional a los beneficiarios de los programas nacionales de protección social y extender su cobertura a más grupos, como los migrantes y los desempleados. Para responder rápidamente y a gran escala al enorme desafío planteado por COVID-19, algunos países necesitan la ayuda de las instituciones financieras internacionales y la comunidad internacional.

"Al trabajar juntos, podemos minimizar el riesgo de inseguridad alimentaria y proteger a los países y comunidades más vulnerables de los efectos potencialmente devastadores de la pandemia", dijo Barreto.

Con el fin de crear conciencia sobre lo que enfrentan las comunidades afectadas por COVID, el PMA se lanza hoy #MissingThisMeal campo, una oportunidad para que las personas muestren solidaridad con los más vulnerables a los efectos de la pandemia. La campaña comienza el Día Mundial del Hambre.

Cifras clave para América Latina y el Caribe:
Las graves proyecciones de inseguridad alimentaria del PMA se centran en los países y subregiones en los que la organización proporciona asistencia técnica a los gobiernos y realiza operaciones en curso. Es el caso de Bolivia, Colombia, Cuba, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, Nicaragua, Perú, República Dominicana y los pequeños Estados insulares en desarrollo del Caribe.

  • El número total de personas que experimentan inseguridad alimentaria severa podría aumentar de 3.4 millones en 2019 a alrededor de 13.7 millones en 2020, en gran parte gracias a COVID-19.
  • En Haití, el número de personas que experimentan una inseguridad alimentaria severa podría caer de 700,000 a 1.6 millones.
  • La población migrante venezolana en Colombia, Ecuador y Perú que sufren de inseguridad alimentaria severa podría aumentar de 540,000 a más de un millón.
  • En el corredor seco de Centroamérica, el número de personas que sufren de inseguridad alimentaria severa podría aumentar de más de 1.6 millones a casi 3 millones.
  • La temporada de huracanes en el Caribe comienza en junio, un riesgo adicional para el que los gobiernos deben prepararse.

En 2019, el PMA ayudó a los gobiernos de la región a implementar programas que llegaron a 5,1 millones de personas vulnerables mediante transferencias de efectivo y alimentos. El PMA ha adaptado sus operaciones para continuar trabajando de manera segura durante la pandemia, protegiendo la salud de las comunidades a las que servimos, nuestros socios y el personal del PMA. El PMA continúa ayudando a los gobiernos y llegando a los necesitados con soluciones estratégicas rápidas: comidas escolares con entrega de raciones para llevar a casa, distribución de alimentos y entregas de efectivo o cupones. Garantizar la seguridad alimentaria y estimular los mercados locales.

Las fotos de las operaciones del PMA en América Latina y el Caribe están disponibles aquí.

Informes de evaluación remota sobre el impacto de COVID-19 en el acceso al mercado, la seguridad alimentaria y los medios de vida.

* La cifra se ha calculado solo para los países donde está presente el PMA.

Niños en hogares monetarios pobres y COVID-19: Nota técnica – Mundo


COVID-19: se espera que el número de niños que viven en la pobreza familiar aumente en 86 millones para fin de año

Un nuevo análisis de Save the Children y UNICEF revela que sin una acción urgente, el número de niños que viven en hogares pobres en países de ingresos bajos y medios podría aumentar en un 15% a 672 millones

NUEVA YORK, 28 de mayo de 2020 – Las consecuencias económicas de la pandemia de COVID-19 podrían empujar a hasta 86 millones de niños más a la pobreza familiar a fines de 2020, un aumento del 15%, según las noticias. análisis publicado hoy por Save the Children y UNICEF.

El análisis señala que sin una acción urgente para proteger a las familias de las dificultades financieras causadas por la pandemia, el número total de niños que viven por debajo de la línea de pobreza nacional en países de ingresos bajos y medianos podría llegar a 672 millones a finales de año. Casi dos tercios de estos niños viven en África subsahariana y el sur de Asia.

Los países de Europa y Asia Central podrían experimentar el mayor aumento, hasta un 44% en la región. América Latina y el Caribe podría experimentar un aumento del 22%.

"La pandemia de coronavirus ha desatado una crisis socioeconómica sin precedentes que está agotando los recursos de las familias de todo el mundo", dijo Henrietta Fore, directora ejecutiva de UNICEF. "La magnitud y la amplitud de las dificultades financieras de las familias amenazan con revertir años de progreso en la reducción de la pobreza infantil y dejar a los niños sin servicios esenciales. Sin una acción concertada, las familias que apenas salen de ella podrían verse sumidas en la pobreza, y las familias más pobres podrían enfrentar niveles de privación que no se han observado en décadas. "

Save the Children y UNICEF advierten que el impacto de la crisis económica mundial causada por la pandemia y las políticas de contención relacionadas es doble. La pérdida inmediata de ingresos significa que las familias son menos capaces de pagar las necesidades básicas, como alimentos y agua, y es menos probable que tengan acceso a la atención médica o la educación. y más en riesgo de matrimonio infantil, violencia, explotación y abuso. En caso de una contracción presupuestaria, también se puede reducir el alcance y la calidad de los servicios de los que dependen las familias.

Para las familias más pobres, la falta de acceso a servicios de protección social o medidas compensatorias limita aún más su capacidad de cumplir con las medidas de confinamiento y distancia física y, por lo tanto, aumenta aún más su exposición a las infecciones.

"Los efectos impactantes sobre la pobreza de la pandemia de Covid-19 afectarán duramente a los niños. Los niños son muy vulnerables incluso a períodos breves de hambre y desnutrición, que pueden afectarlos durante toda su vida. Si actuamos con decisión ahora, podemos prevenir y contener la amenaza de una pandemia que enfrentan los países más pobres y algunos de los niños más vulnerables. Este informe debería ser una bandera roja para el mundo. La pobreza no es inevitable para los niños ", dijo Inger Ashing, CEO de Save the Children International.

Antes de la pandemia, dos tercios de los niños del mundo no tenían acceso a ninguna forma de protección social, lo que impedía a las familias resistir los choques financieros cuando golpeaban y profundizaban el círculo vicioso de la pobreza intergeneracional. . Solo el 16% de los niños en África están cubiertos por la protección social.

Cientos de millones de niños siguen siendo multidimensionalmente pobres, lo que significa que carecen de acceso a la atención médica, educación, nutrición adecuada o vivienda adecuada. que a menudo refleja inversiones gubernamentales desiguales en servicios sociales.

Para los niños que viven en países ya afectados por conflictos y violencia, el impacto de esta crisis aumentará aún más el riesgo de inestabilidad y pobreza en el hogar. La región de Medio Oriente y África del Norte, que alberga el mayor número de niños necesitados debido al conflicto, tiene la tasa de desempleo más alta entre los jóvenes, mientras que casi La mitad de todos los niños de la región viven en la pobreza multidimensional.

Para abordar y mitigar el impacto de COVID-19 en los niños de hogares pobres, Save the Children y UNICEF exigen una expansión rápida y a gran escala de los sistemas y programas de protección social, incluidos transferencias de efectivo, alimentación escolar y asignaciones familiares: todas las inversiones esenciales que necesitan necesidades financieras inmediatas y sientan las bases para que los países se preparen para futuras crisis.

Los gobiernos también deben invertir en otras formas de protección social, políticas fiscales, empleo e intervenciones en el mercado laboral para apoyar a las familias. Esto incluye expandir el acceso universal a una atención médica de calidad y otros servicios; e invertir en políticas favorables para la familia, como tiempo libre remunerado y cuidado de niños.

Desde el lanzamiento de COVID-19, muchos países ya han intensificado sus programas de protección social. Por ejemplo:

  • En Indonesia, el programa Kartu Sembako, que proporciona asistencia mensual en efectivo para el consumo familiar básico, se ha expandido a 20 millones. La asistencia mensual en efectivo a las familias aumentó de Rs 150,000 a Rs 200,000;
  • En Mongolia, el gobierno ha aumentado la entrega mensual del programa Money Child en cinco veces, de 20,000 TND por mes a 100,000 TND por 6 meses.
  • En Argentina, el programa universal de prestaciones infantiles ha proporcionado un aumento de 3.100 pesos argentinos (47 dólares estadounidenses) a sus beneficiarios actuales;
  • Y en Sudáfrica, varios esquemas de protección social, incluida la asignación de manutención infantil que afecta a 12.8 millones de niños, proporcionan suplementos adicionales.
  • En Georgia, el programa de Asistencia Social Dirigida (CST) se expandirá temporalmente para brindar apoyo a 70,000 familias adicionales; además de proporcionar 100 GEL adicionales (US $ 31) por mes a 21,000 hogares con TEA con tres o más niños durante 6 meses.
  • En Armenia, las familias elegibles inscritas en el sistema de beneficios familiares recibirán un suplemento correspondiente al 50% del beneficio.
  • En Colombia, el gobierno creó el Programa de Ingresos Solidarios para proporcionar transferencias de efectivo a los hogares que actualmente no se benefician de ningún otro programa del gobierno nacional. Al 21 de mayo, más de 2 millones de familias vulnerables habían recibido una transferencia de 320,000 pesos (equivalente a $ 81) a través de dos pagos iguales realizados en marzo y mayo.
  • En Perú, el gobierno está otorgando un bono de solidaridad a los hogares rurales, los trabajadores independientes y las familias vulnerables, así como una nueva obligación universal para 6.8 millones de hogares. Se necesita especial atención para llegar a las personas que viven en zonas remotas, los pueblos indígenas y los migrantes.

Notas para los editores:

El análisis se basa en proyecciones económicas del FMI y el Banco Mundial, datos históricos sobre cambios pasados ​​en la distribución de ingresos de UNU WIDER y datos demográficos de MICS y DHS. Los datos por condado cubren más de 100 países de bajos y medianos ingresos.

Sobre Save the Children

Save the Children cree en un mundo en el que todos los niños sobrevivan, tengan la oportunidad de aprender y estén protegidos contra el abuso, la negligencia y la explotación. A través de nuestro trabajo en alrededor de 117 países, llegamos a los niños más desfavorecidos y marginados, ayudándoles a sobrevivir, aprender y estar protegidos.

Para obtener más información sobre Covid-19, visite: www.savethechildren.net/coronavirusresponse

Sobre UNICEF

UNICEF trabaja en algunos de los lugares más difíciles del mundo, llegando a los niños más desfavorecidos del mundo. En más de 190 países y territorios, trabajamos para cada niño, en todas partes del mundo, para construir un mundo mejor para todos.

Sigue a UNICEF en Gorjeo y Facebook

Para obtener más información sobre COVID-19 y consejos sobre cómo proteger a los niños y las familias, visite: www.unicef.org/coronavirus

Para más información póngase en contacto:

Georgina Thompson, UNICEF Nueva York, Tel: +1917238 1559, gthompson@unicef.org

Natasha Dos Santos, Save the Children, Tel: +44 7787 191957, Natasha.dossantos@savethechildren.org

Rik Goverde, Save the Children, Tel: +7 732 602 301, rik.goverde@savethechildren.org

Yemen ayuda a salvavidas cerca del "punto de ruptura": Agencia de las Naciones Unidas para la Alimentación – Yemen


Los proyectos de ayuda humanitaria en Yemen, devastado por la guerra, están en un punto de quiebre, y se necesitan unos $ 870 millones para continuar brindando asistencia vital a millones de personas vulnerables durante los próximos seis meses, advirtió el martes. Programa Mundial de Alimentos (PMA).

El llamado a una nueva inyección de dinero se produce después de más de cinco años de combates en el país de la Península Arábiga, entre el gobierno de Abd Rabbu Mansour Hadi, ahora con sede en el sur, y el Oposición dirigida principalmente por los hutíes, que ocupan la capital, Sana & # 39; a, en el norte.

Yemen ya era uno de los países más pobres del mundo antes de la escalada de violencia en marzo de 2015, y hoy millones de personas no tienen acceso a suficientes alimentos. , combustible y medicamentos, casi todos importados. Según la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados, el ACNUR, alrededor del 80% de la población yemení necesita asistencia humanitaria.

En una conferencia de prensa remota, Elisabeth Byrs, portavoz principal del PMA, señaló la preocupación particular de la agencia por más de 20 millones de yemeníes con inseguridad alimentaria. Casi 10 millones de los cuales padecen inseguridad alimentaria aguda, y agregó que el PMA espera que el coronavirus "empuje a muchos más niños en Yemen a la desnutrición aguda". Más de dos millones de niños en Yemen ya sufren de desnutrición aguda, y esta es una cifra que el PMA teme que aumente ".

La ONU teme por la salud de la población yemení

Hasta el lunes por la noche, la Organización Mundial de la Salud (OMS) había reportado casi 50 muertes confirmadas por COVID-19 en Yemen, pero le preocupa en gran medida que la situación sea mucho peor.

También se teme ampliamente que, con casi la mitad de las instalaciones de salud del país cerradas, Yemen no puede permitirse el lujo de prevenir esta última amenaza para una población ya debilitada que enfrenta la omnipresente amenaza del cólera. y el conflicto en curso que ha desplazado a más de cuatro millones de personas.

ACNUR, la agencia de las Naciones Unidas para los refugiados, se ha hecho eco de las preocupaciones de que la situación de ayuda en Yemen amenaza con salirse de control, describiéndola como la peor crisis humanitaria del mundo con preocupaciones de protección sin precedente.

Entre los proyectos más amenazados del ACNUR se encuentran los programas de asistencia en efectivo para comunidades de acogida desplazadas y empobrecidas. Bajo este programa, cada familia elegible recibe aproximadamente $ 170 en cuotas de seis meses para ayudar a pagar el alquiler, comprar alimentos, ropa y combustible adicionales, así como medicamentos y otros problemas. urgente. Hasta un millón de personas están en riesgo si los proyectos se detienen a menos que se encuentren fondos.

El próximo martes está programada una conferencia de compromiso de las Naciones Unidas en Yemen, organizada por Arabia Saudita, que lidera una coalición internacional en apoyo del presidente Hadi.

Nuevos recursos para salvar vidas y reducir el sufrimiento de los afectados por la crisis venezolana – Venezuela (República Bolivariana de)


Más de 700 millones de euros recaudados hoy demuestran el compromiso de los gobiernos y los donantes para responder a la crisis de refugiados y migrantes en Venezuela.

El aumento en el financiamiento anunciado por los gobiernos y los donantes en la Conferencia de Promesas de contribuciones representa alrededor del 50% del presupuesto regional solicitado para hacer frente a la crisis. Este esfuerzo de recaudación de fondos es un paso vital para ayudar a más de cinco millones de refugiados y migrantes venezolanos en países de la región en medio de la crisis del coronavirus, dijeron siete organizaciones de ayuda. “Coalición de la sociedad civil para la defensa de los derechos de los refugiados, migrantes y personas desplazadas en América Latina y el Caribe (Coalición LAC RMD)”.

"Esperamos que estos nuevos recursos lleguen a los más vulnerables de manera oportuna y eficiente. Millones de refugiados y migrantes venezolanos están experimentando una crisis en una crisis porque han sido marginados de las respuestas del coronavirus y viven en condiciones de hacinamiento, sin acceso a la salud, bonificaciones extraordinarias o subsidios. "Emergencia por desempleo", dice Asier Hernando Malax-Echevarría, subdirector de Oxfam para América Latina y el Caribe.

“Dada la dureza de esta pandemia, casi 50,000 migrantes venezolanos han regresado, muchos han cruzado la frontera entre Colombia y Venezuela. Los nuevos recursos prometidos deberían llegar a quienes más lo necesitan para aliviar su sufrimiento. Miles de personas han perdido sus empleos, no tienen suficiente dinero para comida, medicinas o alquiler ", dijo Dominika Arseniuk, Directora Nacional del Consejo Noruego para los Refugiados en Colombia.

Es esencial que los nuevos fondos de donantes y gobiernos generosos se asignen rápidamente a través de organizaciones que tienen presencia local y personas con mayores necesidades. Este llamado fue lanzado por 29 organizaciones y redes de la sociedad civil, que también enfatizaron la necesidad de garantizar la participación de la sociedad civil en los mecanismos de coordinación interinstitucionales y mejorar el diálogo entre las organizaciones.

El resultado de esta conferencia representa una oportunidad renovada para miles de migrantes venezolanos que permanecen sin ningún tipo de documento o estatus legal entre los países de la región. Muchos de ellos no tienen acceso a servicios básicos ni a garantías de sus derechos fundamentales como la educación o el trabajo decente. La asistencia sostenible es vital para apoyar a los migrantes, especialmente mujeres, niñas y niños, que están expuestos a riesgos como la explotación sexual y laboral, la trata de personas, la violencia y xenofobia.

Organizaciones firmantes:

Preocuparse
Consejo Noruego para Refugiados – NRC
IPPF / RHO
Oxfam
Plan Internacional
Salva a los niños
World Vision International

Nota para los editores.

Actualmente, hay 5.095.283 refugiados y migrantes de Venezuela en los países de la región. A fines de 2019, había 1.777.237 en Colombia.

Según la Organización Mundial de la Salud (22 de mayo de 2020), los cuatro países de la región con el mayor número de refugiados y migrantes venezolanos han reportado la siguiente situación epidemiológica: Brasil: 271,628 casos confirmados y 7,971 muertes ; Perú: 99.483 casos confirmados y 2.914 muertes; Ecuador: 34.151 casos confirmados y 2.839 muertes; y Colombia: 16.935 casos confirmados y 640 muertes.

Care, HIAS, IPPF / RHO, el Consejo Noruego para Refugiados – NRC, Plan International, Oxfam, Save the Children y World Vision International y la Federación Internacional son miembros de la "Coalición de la Sociedad Civil para los Derechos de los Refugiados, Migrantes y personas desplazadas "Los pueblos de América Latina y el Caribe" (Coalición RMD de ALC). Estas organizaciones tienen programas humanitarios para migrantes y personas desplazadas, víctimas de conflictos armados y comunidades de acogida en Venezuela, zonas fronterizas y lugares de difícil acceso en Colombia, Ecuador y Perú. .

Contacto con los medios

Carlos Eduardo García en Bogotá, Colombia | carloseduardo.garcia@oxfam.org | +57 3507846084

Marcela Olarte Acosta en Bogotá, Colombia | marcela.olarte@nrc.no | +57 320 8572738

Para obtener más información, siga @Oxfam y @Oxfam_es

A %d blogueros les gusta esto: